Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC ELECCIONES 9 M MARTES 4 s 3 s 2008 EL CARA A CARA DECISIVO: LA CALLE ESPAÑA 25 Jóvenes, pero implicados Aunque algunos no lo crean, hay jóvenes comprometidos e interesados por los asuntos políticos s De hecho, ayer cerca de 200 estudiantes siguieron con atención el debate desde el salón de actos del colegio mayor Chaminade POR M. J. PÉREZ- BARCO MADRID. A las 21.30 horas de la noche lo anunciaron por megafonía: El cara a cara entre Zapatero y Rajoy se emitirá en la gran pantalla del salón de actos Poder de convocatoria, sin duda. Estamos en un colegio mayor de Madrid, en el Chaminade, que puede presumir de movilizar mayoritariamente a sus estudiantes ante un debate de tal calibre. El lunes pasado la sala se llenó. Había muchos estudiantes de pie, más de los 180 alumnos que tiene el aforo y tuvimos que habilitar otra sala de vídeo para que otros siguieran el debate explica José, el conserje de este centro. A esas horas, el cara a cara entre los candidatos de los partidos mayoritarios ya es el centro de algunas conversaciones. En la puerta, dos estudiantes intercambian apuntes y libros con prisas; quieren acudir a la cita con puntualidad. En el comedor, durante la sobremesa de la cena, los asuntos políticos reciben la atención de unos quince estudiantes que escuchan boquiabiertos el discurso de un profesor de Periodismo de la Universidad Complutense. Se habla de los poderes fácticos del pasado, del golpe de Estado del 23- F de 1981, del poder de empresarios y bancos... Esta vez con unos invitados de excepción: un cámara y un redactor de una televisión belga que cubren la campaña electoral española. que acontece. No se arriesgan a salirse del papel- -dice uno- tendría que haber más interacción entre los dos El primer debate me decepcionó- -le interrumpe el compañero- más por el formato que por Rajoy y Zapatero. Los analistas y asesores los tienen muy preparados y condicionados Llega una nueva compañera que suelta la gracia de turno: Son unos sosos, hasta repiten la corbata y el traje La sala se ha ido llenando poco a poco. Y los estudiantes, como buenos anfitriones, reciben a sus invitados de la pantalla con aplausos. De momento no hay rivalidades. Pero a medida que el debate sigue su curso, el ambiente se caldea. Zapatero recibe más aplausos. Y los seguidores de Rajoy se hacen valer. Lo que parece no gustar a nadie y da pie, incluso, a algún que otro comentario jactancioso y a risas generalizadas es la guerra de precios de leche y huevos en la que se han enfrascado los candidatos. El primer asalto sobre asuntos económicos discurre con mayores apoyos a Zapatero, como parece que también ocurren en el segundo bloque sobre políticas sociales. Silbidos, aplausos, abucheos... Pero cuando comienza el tercer bloque sobre seguridad y terrorismo los seguidores de Mariano Rajoy se hacen fuertes. Ahí te quiero ver, Zapatero espeta una estudiante. Claro que las bromas las hacen hasta los más despistados: ¿Han dicho que van a hacer un CSI en la Policía? Sin embargo, y pese a chistes, risas, bromas, vitores y aplausos, los estudiantes no pierden el rumbo y analizan el debate con independencia de su ideología y de lo que voten el próximo domingo. En el intermedio, comienzan las primeras impresiones: Rajoy lo está haciendo bien, con criterio y sentido es más contundente pero yo creo que eso es pura fachada, no me gusta el debate por parte de ninguno de los dos A Zapatero se le ve con más aplomo y Rajoy está a la defensiva Zp se está vendiendo mejor al público y haciendo más propuestas. Sin embargo, Rajoy se está fijando sólo en la seguridad y el terrorismo Para que luego digan que los jóvenes no se implican. Antonio García Barbeito TOROS EN OLIVENZA uando se anuncian los carteles taurinos de la Feria Ibérica, en Olivenza, los estoques hacen una consulta de frontera, por cercanía y por respeto a su historia portuguesa. En Portugal, sólo en Barranco están autorizados los estoques a firmar al volapié las faenas. Barranco, taurinamente española. Mas dejémosla en eso, no sea que el viento decida otras contiendas, que allá por Encinasola siguen los siglos marochos asomados a las torres del baluarte de San Juan vigilando la Raya de Portugal. Se mueve Olivenza entre dos amorosos brazos, y si la arquitectura le susurra fados, se españoliza en el habla y en las costumbres. Y en el alma. Callejear Olivenza es andar dos países que siempre debieron ser uno, que lo son, que en sus calles, cuando median asuntos taurinos, no sabe uno si está oyendo hablar español en Portugal o portugués en España. Suena en el aire taurino de Olivenza un canto bilingüe que se amolda a la fiesta. Por aquí, Extremadura, en la amplia dehesa de Badajoz, levanta encinas que dan bellotas de dos nacionalidades, toros que temen el brillo de los aceros curvos en su punta y toros que parecen nacidos para el baile de los recortadores. Toros en Olivenza. Extremadura, Sevilla, Madrid y Portugal ensayan el secular rito en la coqueta plaza que tuvo alguna vez un ligero sueño de Maestranza. Pero cuando se anuncian toros en Olivenza torea todo el pueblo, todo el pueblo es un desperdigado tendido que alterna el solisombra de las calles oliventinas. Carteles de lujo, tardes de lujo, y pueblo de lujo que se ofrece al visitante. El toro une lo que los hombres separaron. Las astas ensartan hilos de convivencia y zurcen el roto de viejas discordias. Portugal y España son el mismo país cuando Olivenza asusta al aire con clarines y pega carteles de toros. Cita de aficionados que saben que en Olivenza las telas animan la temporada. Sin más contiendas que las que libran torero y toro, sin más fronteras que las de la barrera y la bravura, Olivenza, sin dejar de ser portuguesa, se crece española en las tardes que el toro vuelve a escribir, con sus puntas, la palabra España a dos tintas de bravura. C Primeras impresiones Un ambiente que se contagia Desde luego, aquí la política despierta gran interés, y se vive. Aunque los estudiantes disponen de televisión e internet en cada una de sus habitaciones, prefieren acudir en masa al salón de actos. Se percibe un ambiente diferente. Se animan unos a otros- -dice el conserje- -y se contagian Falta poco para empezar y algunos ya han tomado posiciones. Son tres estudiantes de Medicina que echan en falta más libertad y naturalidad entre los candidatos cuando se enfrentan en encuentros como el Los estudiantes tienen televisión en sus habitaciones, pero prefieren verlo juntos en el salón de actos Los estudiantes del colegio mayor Chaminade de Madrid siguen el debate desde el salón de actos DE SAN BERNARDO