Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ELECCIONES 9 M ESPAÑA EL CARA A CARA DECISIVO: ANÁLISIS MARTES 4 s 3 s 2008 ABC Remontada de Zapatero para ganar por la mínima Rajoy comenzó arrollador. Tras los tres minutos de la exposición inicial, los lectores de abc. es se decantaban por el líder del PP con el 82 de los votos frente al 18 para su rival. Tras hablar de empleo y economía, Zapatero recuperó: recibió el apoyo del 53 por el 47 de Rajoy. En el ecuador del debate, el resultado era favorable a Zapatero, que ganaba con una diferencia de 4 puntos. Antes de la exposición final, Zapatero contaba con el 51,20 y Rajoy, con el 48,80 El discurso final no cambió nada y confirmó estos datos. Se contabilizaron 23.000 votos válidos. Los candidatos, a su llegada al Palacio Municipal de Congresos de Madrid, con la moderadora del debate, Olga Viza IGNACIO GIL Ni revancha ni puntilla Zapatero- -más agresivo- -y Rajoy- -más concreto- -repitieron el primer debate con los mismos objetivos: el socialista buscó la movilización de la izquierda con Irak y el 11- M y el presidente del PP captar indecisos con la cuestión nacional movilización del voto de la izquierda en bloque que le dio el poder en 2004, sin molestarse en hacer guiño alguno al indeciso menos ideologizado De nuevo se esforzó Rajoy en pedir el apoyo a los desengañados con el presidente del Gobierno por la cuestión nacional, las negociaciones con ETA o la negativa a admitir siquiera la existencia de la crisis económica. Ése era el desarrollo del debate que habían pactado ambos partidos para evitar cualquier fiasco claro. Y como partían de la premisa de que estos cara a cara con freno y marcha atrás, sin periodista alguno que condujera la discusión con criterio profesional, iba a mover pocos votos, Zapatero prefirió repetirse a sí mismo y Rajoy recrearse en tildar de mentiroso y vacío a su oponente. Era un recurso con el que ratificaba al electorado del PP en lo que ya sabe, pero le restaba tiempo para atraerse a los indecisos con mensajes nuevos para el futuro. El presidente del Gobierno se acercó a la revancha con el 11- M, asunto en el que Rajoy se enredó como había hecho durante media legislatura, pero se rehizo al encauzar el debate hacia los problemas de la inmigración, la unidad del Estado, la igualdad de los ciudadanos o la educación. Aunque no se olvidó de la niña, el presidente del PP cerró el debate con un discurso más convincente que el del lunes anterior, con un descarado llamamiento a los votantes del PSOE para que cambien su papeleta. Zapatero, muy agresivo, más gesticulante y concentrado en interrumpir a su adversario, dejó frases y muestras del adanismo con que ha gobernado. El PSOE es el eje central de la democracia en España dijo el jefe del Ejecutivo. Supo aprovechar las ventajas del cargo en el torrente de promesas ambiguas o concretas que no se molestó en explicar, pero que siempre suenan más creíbles cuando las hace quien está en el poder que cuando las Ángel Collado La fórmula del presunto debate, de puro encorsetada, se agotó en sí misma en la segunda edición del cara a cara Con el mismo guión y los mismos epígrafes, sólo hubo margen para registrar una mayor agresividad de Zapatero- -tenía el turno de salida- -y un Rajoy más hábil a la hora de lanzar mensajes concretos. Los mismos asuntos, parecidos datos y similares ejemplos salieron a la luz en un intercambio de muchas acusaciones y pocas propuestas. La expectación no se correspondió con la realidad. La mayor novedad fueron las innumerables interrupciones- -empezó Zapatero- -y el regreso del 11- M y la guerra de Irak. De nuevo se aplicó el candidato socialista en buscar esa Zapatero se superó en adanismo: El PSOE es el eje central de la democracia en España enuncia el jefe de la oposición. Como cada cual fue a lo suyo- -Zapatero a su izquierda con Irak y Rajoy al desencantado con su apelación a España y la gestión económica- -sólo los resultados reales del próximo domingo podrán decir si los debates sirvieron para mover el voto y quién resultó más eficaz en los debates. Para los convencidos y partidarios de cada uno de los candidatos estará clara la victoria de sus favoritos, pero la última palabra la tendrán los que todavía dudan y habrán de tomar una decisión con unos debates que han sido una mera repetición de la bronca política de toda la legislatura. Ni Zapatero se pudo tomar la revancha ni Rajoy acertó a rematar la faena del primer debate. Un dato más para añadir incertidumbre a las elecciones. La mayoría de los primeros sondeos otorgaron el triunfo final a Zapatero ABC MADRID. La adjudicación del triunfo en el debate volvió a ir por barrios, aunque abundaron más los que consideraron que el triunfo fue para Zapatero. Así, para los espectadores de Tele 5, no hubo color. A la pregunta de ¿Quién te ha parecido más convincente? el 73 apostó por el líder del PSOE por sólo el 27 que apoyó al del PP En Cuatro, el sondeo arrojó datos similares: el 74,7 a favor de ZP y el 23,6 apoyó a Rajoy. Sólo el 1,7 consideró que hubo igualdad. En Onda Cero se produjo algo más de equilibrio: el 59,78 apoyó a Zapatero y el 40,21 a Rajoy. Para los televidentes de La Sexta el triunfo fue asimismo para Zapatero, con un 49,2 mientras que únicamente el 29,8 consideró que había ganado Rajoy. Un 21 de los encuestados entendió que el duelo concluyó en empate. Para localizar algún triunfo de Rajoy había que acercarse hasta la Cope, donde sus oyentes consideraron que se había impuesto con un 54 de los sufragios por el 46 para ZP. En la web de El Mundo también se imponían las tesis del PP con un 56 por el 44 para el PSOE.