Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Lunes 3 de Marzo de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.680. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Los delirios de Marion A los artistas en general, y a los actores en particular, se les anima a opinar de cosas ajenas al arte; y así, Marion Cotillard, que tan bien interpretó a Edith Piaf, cree que las Torres Gemelas ¡no se derrumbaron! JUAN PEDRO QUIÑONERO os americanos le dieron el premio, porque, desde California, se piensa que las cantantes francesas siguen siendo como Édith Piaf, y que París sigue siendo una ciudad mugrienta con artistas bohemios que beben ajenjo arrastrándose de taberna en taberna como en los folletines del XIX... Con ese comentario poco amable, un discjockey famoso abrió la veda sobre el personaje de Marion Cotillard, oscarizada por su interpretación del personaje de Piaf en una película de éxito, La vie en rose dirigida por Olivier Dahan. La cadena Paris Dernière tuvo una idea mucho más cruel: volver a emitir una entrevista de 11 minutos de duración, grabada y emitida hace más de un año, donde la actriz afirma estar convencida que la destrucción de las Torres Gemelas de Nueva York fue un puro montaje, confesando sus dudas sobre la llegada del hombre a la luna. Paris Dernière es una cadena minoritaria, con una programación a la contra y entrevistas de fondo filmadas con una cámara al hombro, en lugares exóticos. En el caso de la entrevista de Marion Cotillard, la actriz y el entrevistador grabaron su diálogo mientras visitaban las catacumbas de París. Los primeros planos de la entrevistada alternan con primeros planos de calaveras. Quizá dejándose llevar por el ambiente, o las copas, Marion Cotillard encadena locuras y delirios: Nos mienten sobre muchas cosas. Por ejemplo, el 11- S. Está claro que no nos lo han dicho todo. En Internet se descubren muchas cosas. Por ejemplo: en España, creo que fue en España, te muestran una torre que estuvo ardiendo... ¡veinticuatro ho- EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno EL SONDEO T L Marion Cotillard posa feliz con el Oscar recibido por La vie en rose ras. ¿Antes de hundirse. le pregunta el periodista. Y la actriz se precipita en el abismo de la nadería estúpida: ¡Pero si no se derrumbaron. Ninguna de esas torres se derrumbó. En realidad, las torres eran un pozo negro de pasta tirada a fondo perdido. Para instalar el cable, para ponerlas al día en todo eso de la tecnología, era mucho más ca- REUTERS ro hacer obras que destruirlas... No contenta con dudar de la verdad del 11- S terrorista, ¿perdida en el laberinto de los euforizantes Cotillard prosiguió su delirio: ¿Es que el hombre ha caminado realmente por la luna? He visto muchos documentales. Y tengo mis dudas. En cualquier caso, está claro que no nos dicen toda la verdad odo lo que necesita para alimentarse una familia está en el supermercado- carnicería Pérez. El local es pequeño y sólo tiene una puerta de entrada, por lo que las reses partidas en dos entran por la misma puerta por la que entramos los clientes, y a mí esto me sorprende, ver entrar los animales que vamos a poner para comer ese día. Está todo dispuesto a la manera de las grandes superficies, es decir que todo queda a mano, excepto en la carnicería, donde se acumula la gente que mira hacia el frente, como en un ascensor, mientras espera y va pensando qué pedir, qué pondrá de comer ése y el siguiente día. A la derecha, está la fruta y en el suelo hay cajas con verduras del país, recién sacadas de la huerta, un poco inclinadas para que se vean más hermosas, como flores en macetas. Y, a modo de mostrador, para que nadie toque la fruta, hay un congelador cerrado sobre el que está una caja de corcho con lomos de un bacalao muy blanco, escarchado por la sal. Con el sonido de fondo del machete sobre el tronco de cerezo que otorga a la carne un color aún más rojo, en Pérez se habla de todo. Casi siempre del tiempo. Menos tras el debate. Bueno, no se habló de otra cosa hasta que Pérez, viendo que el ambiente se caldeaba, optó por decretar que en las carnicerías no se hablaba de política. Empero en una cosa estuvieron todos de acuerdo: que la vida se ha puesto por las nubes. La verdad no suele ser la respuesta a una pregunta, sino lo que se expresa espontáneamente. Por eso mañana, para saber qué ha pasado en el debate de esta noche, iré a Pérez, donde jamás se ha visto a nadie haciendo un sondeo. www. monicafernandez- aceytuno. com