Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 CULTURAyESPECTÁCULOS Claudio Magris en Ellas Crean LUNES 3 s 3 s 2008 ABC Helena Pimenta dirigirá hoy en el Teatro Alfil la lectura dramatizada de Así que usted comprenderá pieza de cámara del ensayista, dramaturgo y premio Príncipe de Asturias de las Letras Claudio Magris, dentro del ciclo Ellas Crean Interpretarán esta versión moderna del mito de Orfeo y Eurídice los actores Jeannine Mestre y Cesc Albiol, acompañados con la música del pianista Iñaki Salvador. Tras la dramatización, se unirán al coloquio Mercedes Monmany y Rosa Pereda. A pesar de que Magris había comprometido su presencia, por complicaciones de última hora no ha podido venir, pero ha enviado a los organizadores una extensa presentación, de la que ABC publica algunos extractos La parte de la sombra POR CLAUDIO MAGRIS Así que usted comprenderá se incluye, en cierto modo, en aquella escritura nocturna que desde hace unos años me fascina cada vez más y con la que me expreso cada vez más. Uso este término en el sentido que le dio el gran escritor argentino Ernesto Sábato, de quien soy amigo, y que habla de una escritura diurna y una escritura nocturna. En la primera, un escritor también cuando inventa expresa un mundo en el que se reconoce; habla de sus propios valores, su modo de ser, su sentido y su concepción y visión del mundo. En uno de sus textos diurnos, Antes del fin, que testimonia también su gran empeño ético- político en Argentina contra la dictadura y a favor de los desaparecidos, Sábato dice: Mis verdades más profundas, sin embargo, no se encuentran en este libro, sino en aquellos otros libros, tenebrosos y oscuros; tienen verdades a veces horribles, que me han traicionado es decir, que han contradicho los valores y los ideales en que él, como persona, cree intensamente. En la escritura nocturna el escritor ajusta cuentas con algo que surge de improviso dentro de él y que, quizá, no sabía que tenía: sentimientos, impulsos inquietantes y también horribles que nos asombran, nos horrorizan, nos sitúan ante un rostro que no creíamos tener, nos dicen lo que podríamos ser, lo que tememos o esperamos ser, que quizá por una simple casualidad no hemos sido. Se encuentra cara a cara con la Medusa de la vida y en ese momento no es posible enviarla al peluquero para que arregle su cabeza de serpiente y la deje presentable. Cuando un escritor encuentra a este sosias suyo, a lo mejor preferiría que dijera cosas diferentes de las que está diciendo pero, si es honesto, tiene que dejarle hablar e incluso, permitir que diga verdades desagradables; en resumen, tiene que dejar la pluma a la escritura nocturna. En esta escritura nocturna, por lo tanto, nosotros nos oímos decir cosas que no se corresponden necesariamente con nuestra filosofía de la vida, con una convicción política, moral, o religiosa, pero que nos enfrentan cara a cara con epifanías cuya existencia no conocíamos, que quizá no queríamos conocer, a veces encantadoras, pero más a menudo terribles, que nos hacen ajustar cuentas con los infiernos. Es como si del subsuelo o del trastero de nuestra personalidad emergieran algunos elementos de nuestra vida y experiencia que no habíamos utilizado en la construcción consciente de nuestra personalidad y de nuestra visión del mundo. el mito original despedazan a Orfeo, son aquí sus admiradoras, le tiran de la chaqueta y se lo disputan; el mordisco venenoso de la serpiente a Euridice se convierte en una infección venenosa como una serpiente; y así sucesivamente. Desde luego, el libro tiene su origen también en cierto material autobiográfico, en una grande y fundamental pérdida y mutilación de mi existencia: la muerte de Marisa Madieri, que fue mi mujer y murió hace 12 años, con quien compartí la existencia y también la escritura. Pero, en relación con otros textos, éste, incluso utilizando y metabolizando algunos materiales autobiográficos, no es tan estrictamente autobiográfico como, por ejemplo, otro texto teatral, La Exposición, en el que la historia de Alcestes, la novia que se sacrifica por el esposo, y la culpa de este último, calcan con violencia un fondo autobiográfico en Así que usted comprenderá. Aquí, episodios realmente ocurridos pero reelaborados y cambiados se alternan con otros completamente inventados y la misma figura femenina tiene rasgos tomados de diversos personajes. Hay episodios sacados de experiencias vividas, aunque completamente metabolizados y transformados; episodios completamente inventados; también se ponen en boca de la figura femenina (en toda la actitud) tonos, palabras, momentos en los que junto al amor hay también una voluntad de po- El mito de Orfeo y Eurídice visto por Gustave Moreau ABC Así que usted comprenderá es un monólogo femenino. Una mujer habla de una misteriosa casa de descanso, probablemente símbolo del más allá, de lo que está más allá de la muerte. Habla además a un a misterioso Presidente, figura de Dios; un Dios que no se ve, pero que aparece como el constructor y narrador, a veces incomprensible, de todo el tinglado. Se dirige a él para explicarle por qué ha decidido no dejar esa casa, no volver a la vida, a pesar de lo mucho que lo había deseado y de que su querido compañero haya bajado hasta allí para buscarla. Se trata de una versión moderna del mito de Orfeo y Euridice, pero esta vez se le da la palabra a la mujer, a Euridice. Es ella la que explica, ella la que ha decidido. En este libro está presente mi interés por el mito, por el mito como estructura profunda de la experiencia y de lo imaginario. Un mito que ha descendido a la modernidad, que pierde toda su rigidez inmóvil para convertirse en peripecia cotidiana. Así, por ejemplo, las Bacantes, que en Versión moderna del mito de Orfeo y Eurídice der o venganza, frivolidades y hasta maldad, que no proceden de material autobiográfico y en todo caso tienen su origen no en hechos vividos por mí personalmente, sino en actitudes captadas aquí y allá en muchas personas. En cambio, también en este caso la figura femenina asume no solamente la parte de la sombra, sino también muchos de los golpes destinados al hombre. Determinante para mí, en este texto, ha sido lo que llamaría la experiencia del umbral El texto se desarrolla en una imaginaria casa de reposo, figura simbólica del más allá, de la ultratumba, de la muerte. Durante algunos años, he tenido ocasión de frecuentar con bastante asiduidad una casa de reposo; no para mí ¡todavía no... sino para una anciana a la que visitaba. Se encuentra en el centro de Trieste y cada vez que entraba o salía, al cruzar el umbral, me encontraba en un mundo completamente diferente. Dentro, en la casa de reposo, el tiempo tenía otras dimensio- Se trata de una versión moderna del mito de Orfeo y Eurídice, pero esta vez se le da la palabra a la mujer, a Eurídice La mujer asume no sólo la parte de la sombra, sino la parte del conocimiento de la sombra, quizá más terrorífico aún que la sombra en sí La experiencia del umbral