Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MADRID LUNES 3 s 3 s 2008 ABC AL DÍA Luis Prados de la Plaza ÚLTIMOS DÍAS M ás colas delante de las paradas del autobús, más demostraciones de alta tensión, debates y mítines que luego se remedan en representaciones de lo que nos ha perecido color de los trajes, el nudo de las corbatas, lo que quiso decir y no dijo, lo que se le escapó y no hubiera querido declararlo... Es como contemplar un mazo de fotocopias, cambiando con ritmo frenético de canal o de onda... de zapping matinal, media tarde, noche y madrugada, relatos nada cortos (sino todo lo contrario) en unos turnos de opiniones con demasiado griterío... Es posible que la premura de tiempo para ensayar produzca puestas en escena improvisadas que parecen viejas reyertas de tertulias de café. Aparte de ardores, sofocos, soponcios y demás riesgos apopléjicos, convendría rebajar la tensión, por mucho que alguien estime que favorece su provocación a las necesidades presentes. Los más firmes valores para exponer un programa de trabajo y un ideario sincero no van por ahí, aunque, al parecer, a la gente debe gustarle mucho el despliegue airado de las controversias más o menos profesionales. Estas elecciones- -tal como se ha dicho y tal como se ve- -han cogido por banda a Madrid, lo cual no impide que los primeros espadas y sus cuadrillas tengan que atender a la afición y poner a prueba el orden de los transportes, afición a las huelgas y espontáneas manifestaciones de protestas, aparte. Haría falta dar más de un día de reflexión al calendario, puesto quehablar y discutir se practica demasiado y el placer de reflexionar apenas se pasea por las cabezas de los que tienen que votar, estén o no estén en una lista. Aunque todo el mundo sea protagonista en un tiempoelectoral, tampoco es necesario que se deba batir un record de exhibiciones donde lo más notorio es la descalificación de unos contra otros, ambos, inclusive... Nunca hubo ningún programa ni gestión de gobierno que mereciera juicio absoluto de todo rematadamente mal Ni hay mirlos blancos aunque en esta campaña, como en las demás, cada uno asegure que los suyos son los mejores. Como dicen todos que ellos van a ganar en las urnas, opinión que seguirán manteniendo la misma noche en que el escrutinio señale que han perdido... Aquí no se cumple, lo de decir la verdad y nada más que la verdad. ¿Últimos días? Nunca se acaba. Ayer, dos días después de los altercados en la zona de Tirso de Molina, aún permanecían en las calles vehículos afectados JULIAN DE DOMINGO El Gobierno cuestiona a la Junta Electoral por autorizar el acto ultra del viernes La delegada dice que la concentración de radicales de derecha, que acabó en batalla campal, fue una provocación s Cientos de antifascistas se enfrentaron a la Policía JOSÉ M. CAMARERO MADRID. El Ministerio del Interior, del que depende la seguridad en la región, ha querido evitar cualquier tipo de responsabilidad después de los conflictos que se vivieron este fin de semana en torno a la plaza de Tirso de Molina, y la ha cargado contra la Junta Electoral de Centro. Así lo explicó a Efe la delegada del Gobierno en Madrid, Soledad Mestre, para quien el acto del viernes fue en sí mismo una provocación También recordó que fueron los responsables de este organismo administrativo- -formado por magistrados y catedráticos de Derecho, y dependiente de la Junta Electoral Central- -quienes autorizaron la concentración de dos grupos de ultraderecha (Nación y Revolución, y Combat) en Tirso de Molina cuando una marcha ilegal de antifascistas reventó el acto. No es normal que se autorice este tipo de actos, delante de la sede de la CNT señalaban portavoces de la Delegación a ABC. Con sus declaraciones, Mestre se desentiende de este problema, porque estima que es la Junta Electoral a quien le compete autorizar o prohibir manifestaciones o concentraciones en la campaña. Durante las próximas jornadas, y hasta el domingo día 9, el Ministerio del Interior se quita del camino y carga cualquier tipo de responsabilidad sobre este organismo, cuya función durante estas dos semanas depende de la Junta Electoral de Centro. La Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG) establece que, efectivamente, es la Junta Electoral quien debe autorizar las manifestaciones que se realicen durante la campaña, para evitar que estas convocatorias se conviertan en mítines electorales encubiertos. Sin embargo, la LOREG también establece, en su artículo 54.2, que se mantienen las atribuciones de la autoridad gubernativa respecto al orden público y en su artículo 21, recuerda que los acuerdos de las Juntas de Zona son recurribles ante la Junta de superior categoría Es decir, que ofrece a los responsables de seguridad- -en este caso, la Delegación del Gobierno- -la facultad de proponer alternativas a los lugares de concentración, debido a la experiencia de este tipo de organismos en la materia. Sin embargo, la delegada del Gobierno sí se ha referido a las cifras de delincuencia en la región. Mestre ha indicado que el dato que reiteran sectores cercanos al PP sobre que la delincuencia en la comandancia de la Guardia Civil de Madrid ha aumentado un 49,55 con respecto al de 2007 es radicalmente falso EL PELIGRO DE VIVIR CON LA VIOLENCIA Los vecinos de Embajadores son escépticos ante la violencia callejera. Todos los fines de semana, dicen, hay algaradas ante los propios policías POR J. M. C MADRID. Los contenedores ardiendo se han convertido en papeleras limpias; los vehículos destrozados, en coches bien aparcados; y las barricadas, en terrazas plagadas de turistas. La estampa que ofrece la plaza de Tirso de Molina era radicalmente diferente entre la noche del pasado viernes y durante el resto del fin de semana. Lo peor es que los vecinos ya se han acostumbrado a esta transformación, y a vivir con el miedo Las algaradas son constantes los fines de semana asegura Isabel. Ni siquiera los 40 años que lleva en la zona sirven buscar respuestas: ¿Por qué se deja organizar actos ilegales los domingos? Para algunos de los jóvenes, Tirso de Molina es un punto de referencia de las manifestaciones sociales como aquí se les denomina a este tipo de actos populares. Podrían haber recurrido