Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 3 s 3 s 2008 INTERNACIONAL 37 El Álamo de Hillary La campaña de la senadora por Nueva York depende más que nunca del voto hispano en las primarias de mañana en Texas, para proseguir su lucha con Obama por la nominación demócrata POR PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Entre las fabulosas mitologías de Texas, una casi inevitable es El Álamo Situado en la localidad de San Antonio, se trata del improvisado fortín donde 189 tejanos resistieron durante trece días el asalto de miles de soldados de México hasta perecer el 6 de marzo de 1836. Las ruinas constituyen un templo a la independencia de Texas, que para algunos tejanos nunca ha cesado de existir, y estos días sirven como socorrida metáfora para los apuros de la campaña presidencial de Hillary Clinton que depende más que nunca del voto hispano en el llamado Estado de la estrella solitaria. La senadora por Nueva York, de acuerdo a las expectativas fijadas tanto por su propia campaña como por su marido, tiene que imponerse en las primarias de Texas por un generoso margen si quiere seguir luchando con Barack Obama por la nominación presidencial del Partido Demócrata. Un reto que en su caso supone ganar una mayoría sustancial del voto hispano, como ya hizo en California. Ya que se espera, de cara a la cita electoral tejana de mañana, que los votantes hispanos representen más de un 35 por ciento del total de participantes. Barack Obama ha intentado plantar cara a la intensa campaña hispana de Hillary Clinton en Texas, reforzada tras haber reunido 35 millones de dólares en donaciones electorales durante el mes de febrero. Pero de nuevo, el senador por Illinois se ha topado con el llamado problema negro- marrón Es decir, la rivalidad y los recelos no públicos pero profundos que alimentan el antagonismo existente dentro de Estados Unidos entre los hispanos y afroamericanos. Esta dinámica de tensión racial en detrimento de Obama ha quedado ilustrada por la controversia generada en los últimos días por Adelfa Callejo, una octogenaria líder hispana de Texas. Al hacer campaña a favor de Hillary Clinton, la señora no ha tenido problemas en afirmar que Barack simplemente tiene el problema de ser negro Recalcando que cuando los negros tenían los números suficientes nunca hicieron nada para respaldarnos, y por eso hay un montón de sentimientos heridos y no creo que los vayamos a superar pronto Alarde de incorrección política que ha tenido que ser repudiado formalmente por la ex primera dama. Dentro del pulso por el decisivo voto hispano de Texas, y sus 193 delegados, Hillary Clinton cuenta con la ventaja de la experiencia. Ya que sus relaciones con Texas se remontan a 1972, cuando a pesar de no hablar español participó como voluntaria en una campaña para registrar votantes en el valle del Río Grande. Además de jugar con la baza a su favor del buen recuerdo que, sobre todo en la zona sur de Texas, genera todavía la gestión presidencial de Bill Clinton. Por eso, la estrategia de Barack Obama, con algunas encuestas que en estos momentos incluso le otorgan una ligera ventaja sobre su rival, se ha basado en un triple esfuerzo: reducir en todo lo posible el sólido respaldo de Hillary entre votantes hispanos (sobre todo jóvenes) consolidar a su favor el también abundante voto afroamericano y dividir a los electores blancos. Pero aún así, los partidarios de la senadora por Nueva York insisten en que nuestra amiga va a contar por lo menos con un 70 por ciento del voto hispano en Texas. En busca de respaldos, Hillary Clinton ha sumado el apoyo declarado de cuatro de los seis congresistas hispanos de Texas en Washington. Además de una influyente red de notables encabezada por figuras como Henry Cisneros, ex alcalde de San Antonio y ministro de vivienda con Bill Clinton. La Tensión racial Hillary Clinton en un mitin, el sábado, en Fort Worth (Texas) senadora también ha sido endosada por el sindicato agrario UFW y el nieto de uno de sus cofundadores, el legendario César Chávez. Por su parte, Obama cuenta sobre todo con una larga serie de políticos jóvenes y el respaldo de organizaciones como los Demócratas México- Americanos de Texas. Curiosamente, los programas políticos de Barack y Hillary no representan grandes diferencias para el electorado hispa- AP no, empezando por su respaldo compartido a multiplicar las medidas de vigilancia y barreras en la frontera con México. Con todo, entre las mayores preocupaciones de los hispanos- -que representan el 36 por ciento de la población de Texas- -destacan las cuestiones de inmigración, educación, sanidad y la guerra de Irak. Conflicto en el que los militares de origen hispano representan un 17,5 por ciento de las fuerzas de combate.