Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL www. abc. es internacional LUNES 3- -3- -2008 ABC Soldados israelíes conducen cegados y esposados a activistas palestinos capturados durante una operación militar en Gaza AFP Israel anuncia que no cesará ni por un solo segundo la lucha en Gaza La operación invierno caliente ha dejado ya un total de 103 muertos en la franja, los 10 últimos ayer, habrá más LAURA L. CARO CORRESPONSAL GAZA. El próximo paso de Israel será quitarnos el aire para respirar Una sensación de impotencia, de hastío hondo y demoledor, se respiraba ayer en las ciudades desiertas de la franja de Gaza el día después de la gran batalla. Primero de las tres jornadas de luto decretadas. Un cansancio en el ambiente, una hartura pesimista, como la que expresaban los vecinos que comparten calle con el cuartel general del depuesto primer ministro de Hamás, Ismail Haniye, que fue salvajemente bombardeado a primera hora de la noche del domingo, cuando estaba vacío. Los vecinos, la veintena de miembros de la familia Saath que habita junto a ocho niños un edificio entero justo frente a las oficinas, tuvo que refugiarse a la carrera en el búnker que construyeron en 1982 para protegerse a tiempo de los tres misiles que lanzó la aviación hebrea. Todos por aquí tenemos un refugio apuntan. Se escondieron bajo tierra, como lo están los dirigentes de Hamás, -Haniye, sus ministros, sus consejeros, los clérigos que alimentan el fundamentalismo islámico del partido- -aunque nunca tuvieron nada que ver con cohetes kassam. Anoche (por el domingo) con las bombas, recordé el año 48, cuando me tuve que ir de Beer Sheva lamentaba el abuelo Jamil, que fue asesor económico del Ministerio de Industria en Arabia Saudí y hoy jardinero aficionado en su jubilación. Todos permanecieron ayer sus casas, salvo para cumplir en los velatorios. Apenas unos centenares de adolescentes se aventuraron a enarbolar banderas negras de la Yihad Islámica y verdes de Hamás para participar en un par de manifestaciones marchitas por la capital en contra de la matanza del día anterior. 63 cadáveres, 29 de ellos civiles. Gaza aguantaba la respiración en una mañana de nuevos ataques israelíes, que dejaron dos muertos en Jabalia- -uno de ellos, una bebé de 21 meses- -a la misma hora que en Jerusalén el primer ministro judío, Ehud Olmert, sentenciaba a los palestinos a más fuego. A lo largo del día otras 8 personas morirían, todos pacientes que no pudieron superar la gravedad de las heridas sufridas el día anterior en los combates. Dejadme ser claro, Israel no tiene intención de cesar su lucha contra el terrorismo ni por un segundo decía Olmert en la reunión semanal de su Gabinete, en la que avanzó que el Ejército seguirá adelante actuando de acuerdo con las guías de tiempo e intensidad fijadas por el Gobierno, conforme al objetivo de golpear las organizaciones terroristas y aquellos que les dan cobertura y capacidad para operar Ni una palabra para el padecimiento civil. Un día antes de la llegada hoy a Israel de la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice y con las negociaciones de paz suspendidas por decisión de la Autoridad Nacional Palestina, Ehud Olmert desafiaba los reproches internacionales, incluido el de la ONU exigiendo ayer que nadie tiene el derecho moral de criticar a Israel por ejercer su derecho a la autodefensa El lanzamiento constante de cohetes artesanales a Sderot y Ashkelon, -ayer, 18 kassam y 3 katiushas que hirieron con esquirlas a varias personas- llenaban de argumentos al jefe del Ejecutivo hebreo. También los dos soldados israelíes muertos en la lucha del sábado, a los que hay que sumar otros cuatro heridos ayer. No lograremos nuestro objetivo en dos días, por lo que continuaremos con todas nuestras fuerzas y debemos prepararnos para una escalada secundaba el ministro de Defensa, Ehud Barak, difundiendo otra vez el fantasma de una posible reinvasión de la franja. Que según los analistas, ni siquiera acabaría con los cohe- Claridad meridiana Barak: No lograremos nuestro objetivo en dos días, por lo que continuaremos con todas nuestras fuerzas