Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 3- -3- -2008 PROFESIONES www. abc. es profesiones 33 Inglés, la eterna asignatura pendiente En un futuro el dominio de idiomas condicionará la vida laboral, pero España todavía no ha superado este reto s Los partidos políticos quieren paliar esta carencia, por lo que se necesitarán miles de maestros capaces de enseñar en otras lenguas POR MILAGROS ASENJO MADRID. La Unión Europea ha establecido como criterio prioritario el aprendizaje de otras lenguas al margen de la materna y pone especial énfasis en que se comience a edades tempranas. España tiene en el campo del bilingüismo una eterna asignatura pendiente, que se debe corregir a partir de medidas encaminadas a los escolares, pero también de forma preeminente a conseguir miles de profesores capaces de enseñar en más de una lengua. Las nuevas leyes educativas promueven la enseñanza de otras lenguas y las comunidades autónomas- -todas tienen plenas competencias en enseñanza- -se han embarcado en el viaje sin retorno hacia el bilingüismo en la escuela, sobre todo la pública donde era casi inexistente. Este horizonte ha llevado a los principales partidos a elevar a la categoría de propuesta fundamental la enseñanza del inglés. El PP se propone que los escolares comiencen a estudiarlo a los tres años y que a los ocho sean bilingües. Esto se completará con 20.000 becas anuales para que alumnos de Secundaria permanezcan en países de lengua inglesa y 12.000 ayudas para maestros y profesores. Entre las medidas concretas que ha esbozado el PSOE destaca la de desarrollar en inglés una tercera parte de las actividades escolares de Primaria, incorporar profesorado nativo de apoyo en Secundaria y Bachillerato y ampliar los programas de inmersión lingüística mediante becas. Ante esas promesas, surgen preguntas como dónde está la clave del éxito del bilingüismo y, más tarde, del trilingüismo, y cuántos profesores serán necesarios para hacer realidad la generalización del inglés. La primera respuesta es fácil: nada será posible sin contar con un profesorado motivado y bien formado. La segunda es de más difícil solución, ya que es imposible cuantificar su número aunque el horizonte más luminoso se sitúe en que todo el profesorado domine el inglés y sea capaz de enseñar en esta lengua. Impartir una clase de Sociales en un inglés sin el dominio necesario perturba no sólo a la asignatura sino al conocimiento de esa lengua. Los alumnos acaban por no saber ni Sociales ni inglés afirma Lorena, una profesora de Primaria en un centro bilingüe de Castilla y León. Ahora, la enseñanza en los centros bilingües recae en docentes que han realizado una inmersión lingüística y cultural acelerada o en los propios profesores de inglés que han asumido la enseñanza de las asignaturas que se imparten en esa lengua. También hay profesores nativos y auxiliares de conversación, esenciales para el éxito de los planes. Hay que advertir que, aunque la enseñanza mayoritaria es el inglés, aumenta el número de centros que se decantan por el francés o el alemán. El British Council Las propuestas de los partidos La enseñanza de las correspondientes lenguas dentro del currículum de los diferentes niveles corre a cargo de maestros y profesores especialis- tas, que han cursado estudios de Magisterio en la especialidad del idioma elegido o de Filología, y de titulados en otras especialidades, que han perfeccionado un idioma y cuentan con el correspondiente certificado internacional. Para los licenciados en Traducción e Interpretación se abre también un amplio campo laboral. La nueva ordenación del sistema universitario incluye un máster específico para ser profesor de Secundaria y, entre sus exigencias formativas, destaca la del conocimiento del inglés como mínimo a un Becas y ayudas para el profesorado La formación del profesorado de inglés y, en consecuencia, una enseñanza bilingüe de calidad, no sería posible sin la ayuda económica de organismos públicos y privados. El programa Aulas Europeas: Programa de inmersión y cultural con Francia y con el Reino Unido una iniciativa del Ministerio de Educación, en colaboración con el British Council, ha convocado cien plazas para participar en un curso intensivo de capacitación lingüística para maestros, catedráticos y profesores de Educación Secundaria y profesores técnicos de Formación Profesional. Los cursos tendrán dos modalidades, una en Madrid y otra en Cambridge, Colchester y York. Los aspirantes a estos cursos deben estar en activo y poseer un nivel elemental o intermedio y no ser originarios de un país de lengua inglesa. nivel básico. El bilingüismo integral asume estos planteamientos pero va más allá y eleva los niveles de exigencia en lo que se refiere a la formación de sus profesores. Para ello, las administraciones educativas establecen acuerdos con los institutos o instituciones equivalentes de otros países. En la formación del profesorado desempeña un papel fundamental el British Council. El primer proyecto de enseñanza bilingüe en los colegios públicos, promovido en 1996 por el entonces ministro de Educación, Jerónimo Saavedra, suscribió con el British Council un proyecto escolar que hoy funciona en 110 colegios e institutos públicos de toda España. En virtud del acuerdo, el British facilita profesorado nativo y ofrece la formación que precisan los españoles para impartir enseñanzas que incorporan asignaturas tanto del currículum español como del británico. La institución británica colabora también con las comunidades autónomas en la preparación de los procesos que enseñan en sus colegios bilingües. Es el caso de la Comunidad de Madrid, la más avanzada en cuanto a la incorporación de sus colegios públicos al bilingüismo. La normativa vigente en esta región (similar en todas) establece un mínimo de dos profesores para centros de Educación Infantil y Primaria de 12 aulas, y cuatro para los que cuentan con más de 18. Hay también auxiliares de conversación nativos. Los candidatos a enseñar en inglés deben pasar una prueba de conocimientos y, si son seleccionados entre los que acreditan un nivel medio- alto o alto, reciben una formación de cuatro semanas en el Reino Unido. Los docentes con conocimiento medio- bajo o medio deben seguir un proceso de inmersión lingüístico- cultural más intenso y largo, con un total de 12 semanas en Madrid y el Reino Unido y un curso de 30 horas de duración fuera del horario escolar. Todos se someten a los procesos de evaluación que se determinen. Están exentos de la prueba de nivel los licenciados en Filología inglesa y en Traducción e Interpretación, así como los que acrediten el certificado de aptitud de nivel avanzado de las escuelas oficiales de idiomas u otros internacionales. El ejemplo de Madrid