Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 3- -3- -2008 Aznar pide el voto para Rajoy y evitar así que Zapatero se cargue España 11 El jefe del Ejecutivo utilizó los empleos creados como arma defensiva frente a Rajoy en el debate del lunes pasado Zapatero olvidó que el nuevo método de la EPA infla unas estadísticas que no se corresponden con la Seguridad Social ni con el INEM 300.000 personas de carne y hueso como dijo Zapatero cuando se refirió a esos tres millones nuevos de empleos que se atribuye por su gestión económica. La conclusión es contundente: frente a esos tres millones de empleo de los que presumió Zapatero, la realidad, con los datos oficiales en la menos, es que son 2,1 millones, casi un tercio menos de lo que mencionó en el debate. El informe de GAD desmonta así por completo la tesis de Zapatero, que se queda sin una de sus principales armas ante la cita decisiva de esta noche en televisión, después de que hace una semana alardeara de los tres millones de empleos en su intervención inicial y en su último turno, el de cierre: Pedí el voto para incrementar la prosperidad y el bienestar de España y hemos crecido económicamente, y hemos creado tres millones de empleos Entre medias, se refirió a ese logro en otras cinco ocasiones, siempre como respuesta a las críticas de Rajoy por su política económica. Cuando el Gobierno cambió el método de la EPA en 2005, varias Comunidades se beneficiaron, pues mejoraron sus cifras de paro. En concreto, las más beneficiadas fueron Cataluña, Andalucía, Galicia y CastillaLa Mancha. La Comunidad de Madrid, sin embargo, fue la más perjudicada por el nuevo cómputo de parados. Con las cifras oficiales y reales en la mano, no las que se engordan artificialmente, se comprueba que en la legislatura de Zapatero se crearon 1.140.000 puestos de trabajo para españoles y 972.000 para extranjeros, según datos de enero de 2008 de la Seguridad Social. En la legislatura anterior, con José María Aznar al frente del Gobierno, los nuevos empleos para nacionales fueron 1.448.000, frente a los 660.000 para extranjeros. Como se puede ver, en los últimos cuatro años se ha incrementado el número de puestos de trabajo principalmente en el caso de los inmigrantes. Si nos atenemos a la EPA de la última parte de la legislatura (cuarto trimestre de 2005 a cuarto trimestre de 2007) se observa que se han creado muchos más empleos para extranjeros (696.000) que entre los españoles (467.000) Para completar la estadística del empleo en España, otro dato: el Ministerio de Trabajo concedió entre 2004 y 2008 un total de 2.448.000 autorizaciones de trabajo, casi el doble que en la legislatura anterior. Revancha o confirmación Zapatero y Rajoy llegan al debate de hoy- -la última oportunidad de captar indecisos- -obligado el primero a enmendar su floja actuación en el anterior y necesitado el segundo de remachar su imagen de alternativa de gobierno. El empate no les vale ÁNGEL COLLADO MADRID. Con la misma fórmula, escenario, tiempos y guión, la novedad sustancial del segundo debate Zapatero- Rajoy será que esta vez el presidente del Gobierno hablará primero en cada bloque- -podrá por tanto llevar la iniciativa- -y el jefe de la oposición cerrará las intervenciones y el propio programa: tendrá la última palabra. Hace una semana, el candidato del PP supo sacar partido de las ventajas de tener el saque -se mantuvo a la ofensiva y acorraló a su oponente hasta que se relajó después del descanso- -y se perdió al final con el recurso de la niña Por contra, Zapatero no sacó provecho de tener las últimas réplicas, pero su mensaje final pudo ser más efectivo que el de Rajoy para granjearse el favor de su público. Además, estuvo a la defensiva primero y demasiado tenso en la segunda parte. Esos principios, más la evidente falta de propuestas programáticas concretas, son admitidos en ambos partidos como un balance del cara a cara pasado que incluye los puntos que deben ser corregidos hoy. El debate, por pocos votos que mueva, será ya el único factor decisivo para los indecisos y para la participación. La campaña terminará de hecho el martes, cuando se dilucide en medios y charlas de oficina, tajo o taller quién ganó, será el debate sobre el debate tan que recupere la iniciativa desde el principio y, aunque necesite estimular a su gente contra la derecha también debe hacer más propuestas dirigidas a los indecisos. En ese punto cuenta con la ventaja del cargo y se espera que haga más promesas de pagas extraordinarias del tipo de los 400 euros. En el PP no se pueden conformar con repetir actuación. Esperan un Zapatero agresivo. Rajoy tiene el reto de neutralizarlo y, al tiempo, lanzar un mensaje positivo y de alternativa sensata y moderada a los problemas de los ciudadanos. Es su última oportunidad de sumar adeptos para romper el empate técnico en que insisten las encuestas. La ventaja de los debates en televisión, aunque sean tan encorsetados como estos, es que permiten al ciudadano- espectador un conocimiento muy directo de los candidatos. Es un factor decisivo para el voto de una minoría, la que se guía más por las cuestiones de gestión de los políticos o de interés u opinión personal que por tendencias ideológicas. Es el voto más voluble, el que decanta muchas elecciones y cuya inclinación ya no n a detectar los sondeos. Para esos electores los debates son fundamentales y el candidato que sea más convincente, que no salga a empatar, habrá ganado. Por eso Zapatero necesita tomarse una revancha muy medida y Rajoy remachar su solvencia dialéctica con discurso de alternativa. Empleo para inmigrantes Mínima ventaja ABC. es Participe en los blogs electorales Entienda de campaña en abc. es Los pronósticos de las encuestas más solventes oscilan en dar una ventaja al PSOE sobre el PP situada entre 1,5 puntos y cuatro. A Zapatero ya le tuvieron que arreglar la derrota del pasado lunes al día siguiente en los medios. Entre el poderío de los socialistas en la materia y que a Rajoy le faltó rematar la faena, hasta pudo haber un empate en términos finales de opinión pública general. Pero el presidente del PP convenció más a sus votantes que el acjefe del Ejecutivo a los suyos. Y Zapatero tiene puestas sus esperanzas de seguir en el poder en movilizar otra vez a todo la izquierda sociológica, incluida la que no suele ir a la urnas. Como en 2004 después de los atentados del 11- M, que logró sumar más 11 millones de votos contra el PP. En el PSOE saben que Zapatero está obligado a mejorar hoy. Del empate podrían hacer luego una victoria, pero necesi- Conocimiento directo