Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 DEPORTES www. abc. es deportes DOMINGO 2- -3- -2008 ABC Dos horas de lucha por el liderato 20: 16 Cáceres mete el miedo en el cuerpo al Madrid El centrocampista del Recreativo abre la noche con un gol que pilla desprevenida a la defensa blanca. El Barcelona domina claramente en el Calderón. Los puños de Abbiati son protagonistas ante el asedio, mientras el Atlético no sale con contundencia a la contra. 20: 29 Ronaldinho deslumbra y gol ilegal de Raúl Muchos vaivenes. Ronaldinho marca un gol fabuloso, de número uno mundial en el Calderón, mientras Raúl fabrica el suyo dos minutos antes en un cabezazo en fuera de juego a pase de Drenthe. Empate a puntos y liderato para el Madrid por el 0- 1 del Campo Nou. Ronaldinho marcó un golazo de tijera El Kun se devoró al lobo feroz El Atlético, descaradamente a la contra, remontó un gol a un Barça con toque, pero sin profundidad ni remate Atlético de Madrid Barcelona 4 2 que tira de galones. No le importó siquiera descolocarlos de mala manera: Eto o, a la derecha, estuvo siempre incómodo y fuera de sitio y el brasileño, de falso ariete, metió un golazo de tijera, pero poco más. Lo de Aguirre tampoco tiene mucha explicación lógica aunque sumara los tres puntos. Debió pensar que mejor era un empate o una derrota mínima que un 0- 6 como la temporada anterior. Por muy superior que pueda ser el Barça futbolísticamente, que lo es, se puede, pero no se debe plantear un partido en casa tan descaradamente a la contra. Hasta que el Barça se adelantó con el golazo de Ronaldinho el Atlético había dado vergüenza ajena. Le dio el balón y el campo al rival y se dedicó a verlas venir. Fue marcar Ronaldinho y despertar los de Aguirre. Tuvieron suerte de empatar de carambola pronto con un remate del Kun que desvió Puyol y también de que Maxi rompiera su sequía en otro gran, genial, pase de Agüero, sin duda el mejor jugador sobre el campo. A partir de ahí, de ese vuelco inesperado, el partido ya fue cuesta abajo para el Atlético. Quedaba toda la segunda parte, pero con la lección bien aprendida de la primera, volvió a meterse atrás, a cerrar espacios... y a golpear en las contras con la misma saña. El tercero llegó en un penalti al Kun que Forlán no desperdició y el cuarto, del propio Agüero, que definió con templanza, calidad y clase un balón neto en el área. El tanto de Eto o no hizo sino maquillar un marcador inesperado y extraño. Atlético de Madrid (4- 4- 2) Abbiati; Valera, Pablo, Perea, Antonio López; Maxi (Reyes, m. 84) Camacho (Cleber, m. 67) Raúl Gárcía, Simao; Agüero (Jurado, m. 88) y Forlán. Barcelona (4- 3- 3) Valdés; Zambrotta, Puyol, Milito, Abidal; Xavi, Edmilson (Gudjhonsen, m. 62) Iniesta; Ronaldinho, Eto o y Henry (Messi, m. 57) Árbitro: David Fernández Borbalán. Tarjetas a Iniesta, Puyol, Zambrotta, A. López, Agüero y Abbiati. Goles: 0- 1. m. 29: Ronaldinho. 1- 1: m. 35: Puyol, p. p. 2- 1. m. 41: Maxi. 3- 1. m. 61: Forlán, de penalti. 4- 1. m. 71: Agüero. ENRIQUE ORTEGO MADRID. El Atlético, es decir el Kun -un jugador inmenso- se vistió de tierna ovejita- -rojiblanca, claro- -para comerse a ese lobo feroz llamado Barcelona, que no había perdido este año hasta el punto de remontarle a su rival directo siete de los nueve puntos de ventaja. Al final resultó que el equipo que salió a no perder por cómo afrontó el partido acabó goleando y asegurando su cuarta plaza de Champions y el que quería acostarse líder terminó a cinco puntos, porque además de perder ganó el Madrid. Si existen partidos puñeteros para escribir una crónica el de anoche en el Calderón peleó por subir al podio. Salió converso, raro, endemoniadamente transgresor, sobre todo en el resultado. Vino a ser que el favorito, el que quiso jugar, el que buscó más la victoria, el que apostó por tener el balón y jugar al ataque, el Barça, se fue con las orejas gachas y maldi- Kun, Kun, Kun, Kun... Agüero, el mejor del Atlético, felicita a Forlán tras su tanto de penalti ciendo que un partido de fútbol no sea como un combate de boxeo en el que si ninguno cae a la lona, el ganador se decide por puntos. Si hubiera tenido a Agüero posiblemente no le hubiera pasado. Sin embargo, el enemigo, que afrontó el choque metido en su trinchera porque se sentía inferior, afiló sus puñales para contragolpear con la saña que históricamente ha caracterizado a este equipo desde los mejores tiempos de Marcel Domingo, rememorados más tarde por Luis Aragonés. Y después, cuando ya se vio por delante sin haberlo merecido, se agarró al triunfo con una fiereza encomiable que le permitió incluso redondear su gran victoria en la segunda parte. Todo ello no deber dejar pasar por alto el ataque de pavor que invadió a los dos entrenadores. Rijkaard va al retrete cada vez que tiene a los cuatro FOTOS: IGNACIO GIL fantásticos a su disposición. Sus decisiones, llegado este caso, no son las de un técnico valiente y consecuente, sino las de un político- conciliador que se refugia en las rotaciones para no tomar decisiones. Anoche se dejó en el banquillo de salida al único que no debería descansar nunca si no está lesionado, Messi. Todo para no quedar mal con Ronaldinho, que le había exigido la titularidad a través de la Prensa, ni con Henry,