Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ELECCIONES 9 M ESPAÑA LA TENSIÓN VA A MÁS: EL CERCO AL PP DOMINGO 2 s 3 s 2008 ABC UN GIGANTESCO AGUJERO Querer convertir una crisis en un logro, es una broma que sólo se le ocurre a quien cultiva una muy baja opinión de los votantes ción que el decoro público reclama? Lo ignoro. En realidad, no acierto a imaginar cómo se desarrollará la segunda vuelta de este mano a mano. Sería inoportuno y decepcionante que se volviese a recorrer un circuito que pecó ya de retro en su primera edición. Según se dice, el debate asumirá esta vez un carácter prospectivo. Oiremos propuestas, no balances de la gestión correspondiente a una legislatura conclusa. Pero alimento reservas ¿Por qué? Porque los proyectos toman pie de los diagnósticos, y no se ha dado ninguno serio sobre muchas de los problemas que afligen al país. Todavía peor: se ha hablado con una ligereza que en ocasiones rayó con lo cómico. Consideren el contencioso de la vivienda. El presidente sacó un gráfico que reflejaba una muy brusca caída de los precios. Lo recogido en el gráfico contradice de forma flagrante lo que consta a cualquier español: a saber, que los precios inmobiliarios han seguido subiendo, y subiendo asaz, a lo largo de los últimos años. ¿Entonces? El misterio se explica por dos causas. La primera, y asombrosa, es que el gráfico no decía lo que pretendía Zapatero. Se refería a la desaceleración en el aumento de los precios, no a los precios en sí. La segunda es aún peor. El aumento de precios se ha frenado, es verdad. Pero no gracias a una política activa del Gobierno, sino porque existe una crisis inmobiliaria. Querer convertir una crisis en un logro es una broma que sólo se le ocurre a quien cultiva una baja opinión de los votantes. Acerca de la política territorial, tampoco escuchamos nada de sustancia. Rajoy estuvo brillante en sus críticas al alumbramiento del Estatut, y cubrió con habilidad su flanco más débil, que es el haber apoyado en Andalucía cosas que su partido denuncia en Cataluña. Ahora bien, sobre la sostenibilidad de un modelo que el PP parece haber asumido desde la promoción del Estatuto valenciano, ni una palabra. Y es que a estas alturas, los populares no tienen mucho que decir. Decisiones pretéritas, y la precisión de llegar a alguna suerte de acuerdo con CiU, le impiden articular un mensaje diáfano. Veremos, en fin, qué da de sí el debate de mañana. A lo mejor hay suerte, y vuelve a su sitio el estadio del River Plate. Álvaro Delgado- Gal Dolors Nadal y Sirera, ayer en el mercadillo de la Plaza Mayor de Vic, donde fueron insultados ABC El acoso de independentistas obliga a la Policía a proteger al popular Sirera en un mitin Un grupo de radicales revientan un mitin del PP en Reus s Horas antes, Dolors Nadal fue insultada en Vic À. G. BARCELONA. Más que en ninguna otra ocasión, la campaña del Partido Popular en Cataluña se está convirtiendo en una crónica diaria de insultos, agresiones y amenazas, una escalada que recuerda al hostigamiento que vivió el PP durante los meses previos a las municipales de 2003, en plena movilización del no a la guerra y tras el 11- M en 2004. En una sucesión de ataques que parece no tener fin, ayer le tocó al turno al presidente de la formación en esta comunidad, Daniel Sirera, que tuvo que ser protegido por la Policía Nacional en un acto en Reus ante la presencia de una decena de radicales que pretendían boicotear la convocatoria. Horas antes, en Vic, el propio Sirera y la candidata Dolors Nadal tuvieron que escuchar de nuevo insultos de todo tipo en un paseo por esta población, unas agresiones verbales que desgraciadamente son ya habituales. Los hechos más graves sucedieron en Reus. Allí, a las ocho de la tarde estaba prevista la celebración de un mitin en un local de esta población. Dentro del recinto se colaron una decena de independentistas de estética skin (en este caso red skin o skins antifascistas como se hacen llamar) que de inmediato empezaron a insultar y amenazar a los presentes con la ya habitual retahíla de amenazas. Dado el cariz que tomaban los acontecimientos y ante la imposibilidad de celebrar el acto, agentes antidisturbios de la Policía Nacional- -en Reus todavía no hay despliegue de los Mossos- -desalojaron a los radicales, a los que procedieron a identificar. Previamente, se vieron obligados a recluir a Sirera en una cafetería cercana para salvaguardarle de posibles agresiones. Una hora después de lo previsto, y ante los 250 simpatizantes del PP concentrados en Reus, Sirera pudo comenzar el mitin, que arrancó asegurando que esta purria- -en alusión a los radicales- -no conseguirá, nunca, nunca, que nos echen de la pista de baile Sirera insistió en que en el PP, por mucho que sean amenazados, no renunciaremos a lo que creemos, nuestros principios y convicciones Mientras en el interior proseguía su intervención, a las puertas del local los independentistas desalojados desplegaron sus banderas. ¡Fascistas! La campaña del PP en Cataluña se ha convertido en una crónica diaria de insultos y amenazas Lo de Reus fue el epílogo de una jornada que también había comenzado con amenazas, en este caso en Vic. Allí, de nuevo, se reprodujeron los insultos. ¡Fascistas! ¡Burros, largaos de aquí! fueron algunos de los improperios que tuvieron que soportar en un clima de normalidad tanto Sirera como la candidata Nadal. Fue en el tradicional mercado medieval que se celebra cada sábado en esta localidad barcelonesa en su Plaza Mayor, cuando la comitiva del PP pasó por un puesto del Partit Republicà Català. Varios de los que allí se encontraban no tuvieron reparo en insultar a Sirera y Nadal, quienes a la vez recibieron muestras de apoyo por parte de muchas personas que les animaron a seguir en su trabajo y les aplaudían durante su recorrido por el mercado. ABC. es Más información e imágenes de acosos al PP durante la campaña en abc. es En un cuento escrito en comandita por Borges y Bioy Casares, el protagonista se da un paseo por los aledaños de la avenida Corrientes, en Buenos Aires, y nota que falta, de su ubicación habitual el monumental estadio del River Plate. El chiste se compone de tres estratos, y de la imposibilidad de ensamblarlos. El estadio es inmenso; es un bien raíz, y por tanto, inamovible; y sin embargo el héroe se refiere a él como si se tratara de un tiesto de geranios, que antes estaba en un balcón y alguien ha mudado al antepecho de una ventana. Me acordé de la boutade borgiana, no en el último debate entre Rajoy y Zapatero, sino al día siguiente, según iban los comentaristas desgranando sus impresiones personales. No se observó, o no se observó con la contundencia oportuna, que Rajoy había acusado al presidente de mentir a los ciudadanos y de negociar políticamente con ETA. Y que el presidente no había corregido a Rajoy. Se había limitado a decir que, para mentiras, las de Aznar el 11- M. Esto es absolutamente inaudito. Y todavía es más inaudito que no centre todas las opiniones, todos los análisis, todos los balances. España ha confundido un estadio con un tiesto de geranios, o dicho de otra manera, parece que no sepa distinguir entre lo que es capital, y lo que tiene un valor sólo relativo. Quién ganó el pulso- -del que salió mucho mejor parado, a mi entender, Rajoy- cuál vaya a ser el efecto electoral de esta contienda a cielo abierto; si estuvo más absurdo el popular con su parábola de la niña española y sin embargo políglota, o Zapatero mimetizando a George Clooney, son asuntos de plano de fondo, de concurso coral. Lo importante ocurrió en el proscenio. El tenor le largó al barítono- -o viceversa- -algo grave, algo que afecta por lo derecho a la esencia de la representación política. O el presidente recoge el guante y aclara mañana lo que no aclaró hace seis días, o podrá afirmarse que hemos pasado a ser una democracia muy rara. ¿Obtendremos la satisfac-