Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ELECCIONES 9 M ESPAÑA LA GUERRA DEL AGUA DOMINGO 2 s 3 s 2008 ABC Cuando los socialistas querían el trasvase Del afán trasvasista de José Borrell al frente del Ministerio de Obras Públicas en los gobiernos de Felipe Gonzalez, incluida la transferencia desde el Ebro a Levante, los socialistas han pasado a demonizar esta obra y optar por el sucedáneo de las desaladoras ÁNGEL PUERTA Ha sido lo más frustrante de la legislatura Con esta frase, referida a la imposibilidad de haber aprobado el Plan Hidrológico Nacional (PHN) despachaba en 1996 el entonces director general de Obras Hidráulicas, Adrián Baltanás, el balance de la gestión de José Borrell al frente del Ministerio de Obras Públicas en el último gobierno de Felipe González. El argumento no variaba mucho respecto a los actuales. El Ministerio culpaba del parón del PHN a la crispación producida por cuatro años de sequía y a la coyuntura política. Y a que, pese a aprobarlo el Gobierno, el Consejo Nacional del Agua, máximo órgano consultivo, exigía que antes de aprobarlo, era necesario contar con un Plan Nacional de Regadíos, un Libro Blanco del Agua y los correspondientes planes de cuenca. Y no todos estos deberes estaban hechos por el equipo de Borrell. Ya se sabe que, casi siempre, los fracasos de los políticos se miden en crispaciones y coyunturas, pero en los cerca de diez años que los gobiernos de González estuvieron preparando el PHN, las tesis del PSOE estaban más en consonancia con el Plan que después aprobó el Gobierno de Aznar, que con el que modificó el actual Ejecutivo de Zapatero, sobre todo, en lo que se refiere a la política de trasvases. El Plan Borrell, por supuesto, incluía las transferencias de agua entre cuencas. Incluso en su previsto trasvase del Ebro a Levante el volumen de agua a enviar, superaba al que, finalmente, fue aprobado durante el último gobierno del PP. El propio Ministerio de Borrell reconocía en 1993 que el Ebro disponía de 5.000 hectómetros cúbicos anuales susceptibles de ser trasvasados y que podían contribuir a resolver las necesidades razonables de otras cuencas que no tienen recursos Claro que, también entonces, el Partido Popular, desde la oposición mostraba menos entusiasmo por los trasvases y ya apuntaba a la desalinización como una alternativa menos costosa y menos traumática que los trasvases. En Ha sido lo más frustrante de esta legislatura afirmaban desde el Ministerio de Borrell, cuando no pudo aprobar el PHN, que incluía el trasvase del Ebro Narbona criticaba los planes de cuenca aprobados por el PP, porque sus obras, estaban vinculadas a los travases Bono: No voy a cambiar de chaqueta, hay que trasvasar agua de donde sobra cualquier caso, los populares tenían en cuenta ambas posibilidades como complementarias Y así quedó reflejado cuando, por fin, en 2001 el Gobierno del PP lograba sacar adelante el PHN, el primero después del aprobado en 1933, realizado por Indalecio Prieto. Pero el Camino también fue largo y tortuoso. Cuando la ministra popular del ramo, Isabel Tocino, impulsora del nuevo PHN, consiguió aprobar los pla- Borrell, el ministro que apostó por el trasvase del Ebro, y Cristina Narbona, la que lo derogó nes de cuenca, la actual ministra, entonces en la oposición, Cristina Narbona, las calificó de operación de maquillaje porque todas las obras estaban vinculadas a los trasvases, decisión que corresponde al PHN No obstante, el PHN del PP conseguía el visto bueno del Consejo Nacional del Agua el 30 de enero de 2001 por la abrumadora mayoría de 69 votos a favor y 15 en contra y con una quiebra importante en las filas socialistas. Aragón, Baleares y Asturias se opusieron y Andalucía se mostró en contra, pero con matices, porque quería seguir negociando con el Gobierno de la Nación. La sorpresa la dieron otras dos comunidades socialistas, la extremeña de Ibarra y la castellanomanchega de Bono. Éste recordaba hace unos días, ya en plena campaña electoral, su postura de siempre: que se debe DANIEL G. LÓPEZ trasvasar el agua que sobre y que ahora no va a cambiar de chaqueta, ni de posición La discrepancia en el seno del Partido Socialista se hizo visible incluso en las comunidades en las que no gobernaba. Por ejemplo, durante la tramitación del PHN, los socialistas valencianos suscribieron con PP y Unión Valenciana una iniciativa a favor del trasvase del Ebro. Y algo similar ocurrió en Murcia. Más agua que el del PP Marcha atrás LA FRASE DEL DÍA Álvaro Cuesta Número 1 del PSOE por Asturias: No sé por qué los radicalismos siempre buscan la abstención nes en cuantas elecciones se han convocado hasta la fecha en España y, en particular, en el País Vasco. Sólo cuando la ley les impide presentarse- como es el caso- los radicales promueven la abstención. Con todo, las palabras del candidato socialista no hacían referencia únicamente al mundo de ETA. También al Partido Popular, aprovechando que su secretario de Comunicación, Gabriel Elorriaga, había declarado al Financial Times que la estrategia del partido pasaba por lograr la abstención de parte de los votantes socialistas. Declaración luego desmentida por él mismo Por supuesto, semejante propósito, en un responsable político, resulta tan criticable como el de fomentar la participación mediante el recurso a la tensión. Lo que ya no es de recibo, por más que Elorriaga se lo haya puesto en bandeja, es que la coincidencia relativa en las estrategias- -o sea, la búsqueda de la abstención- -permita a Cuesta equiparar a unos y a otros. Eso sí es radicalismo. Xavier Pericay Periodista y escritor Los radicalismos, sobra decirlo, no buscan nunca la abstención. Al contrario: si algo les caracteriza, es justamente la búsqueda del voto. Basta ver lo que ha hecho la izquierda abertzale y sus distintas transmutacio- Más tarde, cuando ERC y otros partidos nacionalistas minoritarios empezaron a tener las llaves de la gobernabilidad, empezaron los cambios de criterio, sobre todo en el PSOE y en CiU, que al principio apoyó el trasvase. La lucha por el voto, volvió a poner de moda lo de la crispación y la coyuntura de modo que CiU dio marcha atrás para apoyar la marcha atrás del PSOE en la derogación del trasvase del Ebro. Y ahí andamos de nuevo con la crispación y la coyuntura frente a la imprescindible visión de Estado necesaria para arreglar el sempiterno conflicto del agua. ABC. es Más información sobre el trasvase del Ebro y el PHN en abc. es