Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 2- -3- -2008 LA ENTREVISTA 13 Convocaré a los agentes sociales para un acuerdo por la competitividad y la estabilidad en el empleo -Dado que denuncia la existencia de una crisis económica, ¿tiene en mente algún plan de ajuste o de choque para después de las elecciones con el fin de actuar rápidamente desde el poder en el caso de que gane los comicios? -Si bajamos el impuesto de sociedades del 30 al 25 por ciento, mejoraremos la competitividad en el exterior. Las empresas, con el respaldo de los sindicatos, pueden comprometerse a invertir más en formación, en medidas de conciliación laboral, en igualdad y en ahorro de energía. Otras medidas de reactivación económica pueden ser las ayudas a las familias para que paguen las hipotecas, y en el gasto público siempre se pueden reducir las inversiones en propaganda para, por ejemplo, invertirlo en medidas sociales, como las guarderías. A través del Instituto de Crédito Oficial también se puede ayudar a las pequeñas y medianas empresas para que mejoren su capacidad de financiación, ahora más complicada ante las restricciones que pone la banca. ¿Puede poner algún ejemplo sobre ese proyecto de nuevos pactos de La Moncloa? pecialmente cara para el erario público... -Lo primero que tenemos que hacer es recuperar credibilidad y confianza. Ése es el objetivo fundamental, y, por tanto, tiene que haber un Gobierno del que se sepa lo que va hacer, que genere certidumbres. Zapatero gobierna a base de improvisaciones y ocurrencias, tomando decisiones para salir del paso y sin un plan previamente concebido. Lo primero que haré es llamar a los interlocutores sociales con el objetivo de acordar con ellos un plan para la competitividad de la economía española y la estabilidad en el empleo. Para poder competir en el futuro y para elevar nuestro nivel de bienestar y de riqueza tenemos que ser mejores. Es fundamental fomentar y apoyar la educación, la investigación y las infraestructuras. Ésas son las políticas que incentivan la competitividad. También es necesario que todos los que quieran trabajar puedan hacerlo, los jóvenes y las mujeres. En España hay doce millones de hombres trabajando y sólo ocho millones de mujeres haciéndolo fuera de casa. Además, están los mayores de 50 o 55 años con problemas para encontrar empleo. Convocar ese acuerdo será lo primero que haga, además de bajar el impuesto de sociedades, que es urgente para que podamos competir en el exterior. llama así en tres países, y nuestra propuesta, que es la de Alemania, Reino Unido o Francia, hubiera dejado satisfecho al 95 por ciento de la población española. no han sido atendidas en Aragón o Cataluña, pero el agua que sobre no puede ir al mar. -Más bien habría que reorientarlo; es decir, el gasto público no puede subir por encima del crecimiento nominal de la economía como ha ocurrido en estos cuatro años y no sucedía con el PP en el poder. Este Gobierno tiene superávit porque ha aumentado la presión fiscal a pesar de la promesa de Zapatero de no hacerlo. Hay que volver a la fórmula anterior y reorientar el gasto para dar prioridad a todo aquello que sirva para mejorar la competitividad de la economía española, porque ese es el objetivo capital si queremos vivir mejor, que haya pleno empleo, trabajo estable y hacer luego políticas sociales. ¿Usted cree que la crisis o el enfriamiento económico que empiezan a notar los ciudadanos llegan con tiempo para desgastar al Gobierno en esta campaña? -El problema del Partido Socialista es que no ha hecho una propuesta seria en toda la campaña. Está la de dar 400 euros, que es injusta y antisocial. ¿Se ha quemado el fichaje de Pizarro en el debate de televisión con Solbes? -En absoluto, Pizarro dio la imagen de una persona sensata, moderada y fiable que conoce la economía española. Después de triunfar profesionalmente, se ha atrevido a entrar en la arena política y tiene la ilusión y las ganas de las que carece el ministro actual después de estar toda la legislatura peleado con sus compañeros de gabinete y anunciando que se iba. ¿Tiene usted un plan de urgencia para reconstitucionalizar el Estado? -La economía española ha vivido unos años de la inercia, y en cuanto se produjo el primer acontecimiento negativo, como fue la crisis de las hipotecas en Estados Unidos, hemos visto que no estábamos preparados. Ya lo hemos notado en el crecimiento del paro y en las subidas de precios. Pero el problema más importante es que tenemos un enorme endeudamiento, un gran déficit exterior, y hay dificultades para acceder al crédito. Y cuando hay problemas para acceder al crédito, el que está endeudado es el que peor lo pasa. Llevo cuatro debates presupuestarios empeñado en denunciar que el Gobierno no hacía nada y que al final se iba a notar, y ya se ha notado. -Ahora presume de haber frenado alguna propuesta del PSOE, es- ¿Se atrevería a recortar el gasto público? -No acaba de estar clara su posición sobre el trasvase del Ebro y el compromiso de recuperar el Plan Hidrológico Nacional... -Aquí no se ha resuelto ningún problema. Se han hecho un par de desaladoras y estamos en un debate curioso: el agua del Ebro se va al mar y la que se desala en Almería se habla de llevarla a Barcelona. Hay que favorecer a todas las personas que viven cerca de las cuencas de los ríos, pero el agua que sobre se debe mandar al resto. Atenderé las necesidades que -No creo que dependa de las elecciones, y no retiraré el recurso del PP. Lo presenté por considerar que va contra la Constitución, además de que no era bueno para los españoles, ni en especial para los catalanes. Si lo hiciera, no sería una persona fiable. ¿Espera un fallo del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto catalán en cuanto pasen las elecciones o que esa sentencia dependa del resultado de los comicios? Con la rebaja del impuesto de sociedades las empresas pueden invertir más en formación, investigación o ahorro de energía Hay que reorientar el gasto público para dar prioridad a todo aquello que sirva para mejorar la competitividad de la economía española, que es la clave de todo ¿Aunque le pueda costar La Moncloa? -Pues aunque me cueste el Gobierno. Me tengo un gran respeto a mí mismo. -Llevo en el programa una propuesta de reforma de la Constitución basada en el informe que el Consejo de Estado hizo a petición del Gobierno a raíz del estatuto catalán, y que Zapatero despreció porque no coincidía con sus intereses políticos. Es una reforma moderada que puede ser aprobada por las Cortes, que no requiere referéndum y que, fundamentalmente, pretende que en los grandes asuntos nacionales se obligue al consenso y que los estatutos se aprueben en las Cortes con dos tercios de los votos. Es de lo más lógico. Cuando los consejeros de Radiotelevisión Española requieren un quórum reforzado, es absurdo que no lo precise un estatuto de autonomía. También planteo que todas las leyes que afectan a composición y funcionamiento de la Justicia se tengan que hacer con mayorías de tres quintos. Además, están las reformas para que el Estado pueda garantizar la igualdad de derechos y obligaciones de todos los españoles en todo el territorio nacional.