Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 LA ENTREVISTA DOMINGO 2 s 3 s 2008 ABC El ministerio para Gallardón y el sitio de Esperanza Aguirre ¿Se atribuye el mérito de que Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz- Gallardón estén en aparente tregua? -No. Estoy contento de que los dos trabajen y hagan campaña estos días por toda España. Son dos grandes activos de mi partido, triunfaron en las últimas elecciones porque hicieron las cosas bien y ambos tienen mucho futuro. Por cierto, tengo que decir que he mantenido unido este partido en la oposición- -que es más difícil- que lo he cogido en un momento muy complicado y que hoy tiene posibilidades de ganar. Otros, como consecuencia de sus políticas, han visto cómo dirigentes importantes de su formación, como Rosa Díez y Pasqual -Gallardón lleva muchos años en el Partido Popular. Él y yo somos los más veteranos en el comité ejecutivo, sabe lo que es un partido, y uno no siempre puede conseguir lo que pretende. En las listas quería ir mucha gente, pero no se puede estar siempre a las maduras, nos ha pasado a todos. -No debo adelantar acontecimientos ni dar nombres, y estoy seguro de que usted me entiende, aunque eso no quiere decir que no deba formular la pregunta, como ha hecho. ¿Y Esperanza Aguirre está bien donde está o... -Doña Esperanza Aguirre está bien en cualquier sitio que esté. -El alcalde ha cambiado de discurso... Maragall, les retiran su apoyo. Y eso que están en el Gobierno... ¿Estaría dispuesto a ofrecerle un ministerio? (Viene de la página anterior) un gran acuerdo que les dejaba sin esperanzas y estaban fuera de las instituciones. Ahora, desgraciadamente, están otra vez dentro. ra frenar los asesinatos de mujeres. ¿Qué más se puede hacer? -Lo primero, hacer una afirmación clara y contundente en el Congreso de que no negociaré con ETA. En segundo lugar, comprometerme a que los grupos que conforman su entramado nunca podrán presentarse a elección alguna. Y en el exterior, rectificar la proyección internacional que dio a la banda este Gobierno. ¿Qué puede hacer usted que no haya hecho Zapatero para reconducir la política antiterrorista? -Lo más importante aquí es la voluntad. Intentaré acordar con los socialistas lo más básico: la unidad de España, el terrorismo, la política exterior, y consolidar y modernizar el sistema de protección social, sobre todo en pensiones y sanidad. A partir de ahí, yo estoy dispuesto a hablar con cualquiera que comparta mi modelo de sociedad. -No lo veo necesario. Tiene que haber un Gobierno y una oposición. Sólo en circunstancias límite debe hacerse una gran coalición. -El hecho de que lo más urgente ahora sea enderezar la situación económica, ¿facilita el acercamiento del PP a CiU y PNV? ¿Y no hay un problema más de fondo, de moral, de educación y de costumbres? -Yo voté a favor de esa ley, pero ya advertí lo que el sentido común dictaba, que las leyes están muy bien pero luego hay que gobernar, hay que aplicarlas. Zapatero, siempre más preocupado de la imagen que de lo sustancial, llenó los telediarios con propaganda y luego los datos han sido desoladores. Lo que hay que hacer es poner medios, no leyes y decretos: más policías, más juzgados especializados, formación y trabajo a las amenazadas, seguridad e independencia para las víctimas. ¿Insiste en la campaña con la política de inmigración porque es un punto débil del PSOE en relación con su propio electorado? de países donde piensan así que aquí no se sostienen esas creencias. Y que si no admiten la igualdad y el respeto a la mujer, es mejor que se vayan o sean expulsados. ¿Se refiere a una gran coalición con el PSOE al estilo alemán? -Sí, claro, al final también es una cuestión de cultura y de civilización. Ahora que tanto se ha criticado mi propuesta de contrato de integración de inmigrantes, tengo que recordar que hay muchas culturas en el mundo donde la mujer no está considerada, donde hay matrimonios de conveniencia, donde hay poligamia, donde se da la mutilación genital. Y detrás de todo eso hay culturas que consideran inferior a la mujer. Es muy importante hacer pedagogía y explicar a los que vienen PLAN HIDROLÓGICO ¿Ve en el PSOE destacados dirigentes que esperan un posible fracaso para suceder a Zapatero? -La famosa ley integral contra la llamada violencia de género no ha sido la panacea prometida pa- -Hay destacados dirigentes, militantes y votantes del PSOE que no han entendido nada de lo que pasó estos cuatro años. A Zapatero nadie le eligió para cambiar el modelo de Estado ni para negociar con ETA. Eso no estaba en su programa. Además, ha desatendido a una parte de sus votantes, los asalariados y personas con menos ingresos, que son los más perjudicados en esta legislatura. Hay que atender las necesidades de Aragón y Cataluña, pero también repartir el agua que sobra, que no puede ir al mar VIOLENCIA DE GÉNERO Son necesarios más policías, más juzgados especializados, más formación, trabajo y seguridad e independencia para las posibles víctimas -Sí, pero el problema con el PSOE es que acometió una regularización masiva que ha provocado un efecto llamada además de la crítica unánime en la Unión Europea. El problema es capital; es decir, ¿hasta dónde vamos a llegar? Las normas de agrupación familiar permiten que pueda presentarse aquí mucha gente que probablemente esté mejor que en su país aunque no tenga trabajo porque puede contar con sanidad y educación gratis. Una cosa son las buenas intenciones, y otra lo que se puede hacer. Los buenos deseos, si no se encauzan, pueden traer el caos, y eso es lo que se debe evitar. -El PSOE aprovecha sus advertencias para colgarle el título de xenófobo -Insisto porque llevo obsesionado con este asunto desde hace mucho tiempo. De hecho, en 2002, cuando nuestro Gobierno tuvo la presidencia de la Unión Europea, reuní a los ministros de Justicia e Interior en un consejo informal en Santiago de Compostela, y luego en Sevilla, para buscar una política común sobre inmigración. En 2004 hubo 1,7 millones de permisos de residencia en España, y tres años después hay 3,9 millones. La inmigración tiene grandes ventajas, pero si no se hacen bien las cosas también puede conllevar grandes inconvenientes. Soy gallego, estoy a favor. Contribuyen al crecimiento, desempeñan trabajos que los españoles no están dispuestos a acometer. Ahora tenemos unos servicios públicos razonables, pero si la población crece al ritmo de los últimos años tendremos problemas en la sanidad, en los colegios y en el acceso a una vivienda social. Mariano Rajoy, en un momento de la entrevista concedida a ABC ¿Ha sabido explicar su propuesta de contrato para inmigrantes? pues ya no se razona y me tildan de homófobo. Igual que en el estatuto catalán: como lo rechazo, aunque luego sólo lo voten el 36 por ciento de los catalanes, yo paso a ser anticatalán. No soy ni una cosa ni otra, pero así ha establecido Zapatero el nivel de discusión y debate en España. -Hay que esperar la sentencia del Tribunal Constitucional. No es una cuestión moral. Que eso no es matrimonio lo dijeron el Consejo General del Poder Judicial, el Consejo de Estado y la Real Academia de la Lengua. Y, sobre todo, lo dice todo el mundo. Las leyes deben generar cierta concordia en asuntos polémicos. Sólo se ¿Va a hacer algo para contrarrestar la imagen de homófobo que le pintan? -Pues es de puro sentido común. Gordon Brown acaba de proponer en Gran Bretaña que las personas que vienen de fuera paguen los servicios públicos. Yo propongo simplemente que los inmigrantes tengan los mismos derechos y oportunidades, pero también los mismos deberes y obligaciones. ¿Sólo quitaría, pues, el nombre de matrimonio de la ley? -Eso forma parte de la propaganda y la dificultad de plantear los debates de forma seria. Llevé en mi programa las uniones de hecho entre personas homosexuales y, como me opongo a que se llame matrimonio