Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 1 s 3 s 2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 83 El BNE lleva al Teatro Real su homenaje a Antonio y a Dalí José Antonio califica el espectáculo, que incluye Elegía- Homenaje y Café de Chinitas como absolutamente flamenco pero con un toque universal S. GAVIÑA MADRID. A José Antonio, coreógrafo y director del Ballet Nacional de España (BNE) no le gusta entrar en provocaciones ni en valoraciones sobre sus compañeros de profesión, sobre si son o dejan de ser pioneros en algunos temas- -como la fusión flamenca- Algo que últimamente se ha puesto de moda y que en su opinión se ha convertido en un problema para la danza en nuestro país, donde hay una falta de cortesía y de reconocimiento a los maestros que nos han precedido. Nosotros no hemos salido por generación espontánea subraya. Y enumera a continuación algunos de aquéllos que han dejado una importante herencia y han revolucionado la escena del flamenco, como Pilar López, Antonio Gades y Antonio Ruiz Soler En éste último se centra, precisamente, parte del espectáculo que desde hoy se puede ver en el Teatro Real, y que ya ha girado por varios escenarios españoles, Elegía- Homenaje (a Antonio Ruiz Soler) Una figura a la que le unen lazos de afecto, admiración y agradecimiento pues entré en su compañía a los catorce años A pesar de esta proximidad, José Antonio matiza las diferencias con su maestro: Yo no me parezco en nada a Antonio, aún así he buscado que su mundo y su estética se reflejen en este espectáculo pero sin reproducirlo, con mi propio lenguaje Todo un reto el de llevar a escena el triunfO internacional de la pareja formada por Antonio y Rosario La segunda parte del programa la protagoniza El café de chinitas coproducido por el Festival de Granada, el de Perelada, la Quincena Donostiarra, Santander y la Junta de Andalucía, que surgió como un homenaje a Salvador Dalí, con motivo del centenario de su nacimiento, en 2004. En él se han reproducido algunos de los telones pintados por Dalí para el espectáculo del mismo nombre que giró por toda Europa en los años 40, y en el que ahora el pianista Chano Domínguez ha sido el encargado de armonizar las Canciones populares de García Lorca, interpretadas por la cantaora Esperanza Fernández. La obra, que no puede evitar enfrentarse a la comparación de la versión realizada por la Argentinita, se divide en tres partes- -la creatividad, el sexo y la muerte- -y en ella se refleja la estrecha relación del pintor con el poeta. A pesar de tener un leve aroma a jazz, aportado por Domínguez, el director del BNE asegura que el espectáculo es absolutamente flamenco pero con un toque universal Memoria visual de España Gilda y los pantys de cristal Consiga mañana, con ABC, el octavo capítulo (1951- 1952) de la Memoria Visual de España, por un euro y los cupones del sábado y del domingo LUIS CONDE- SALAZAR INFIESTA Los españoles de los inicios de la década de los cincuenta soñaban con el guante de Gilda. Pero lo más parecido a Rita Hayworth en versión ibérica que podían encontrarse eran los vestidos de raso sin mangas y generosos escotes que medio tapaban a la artista Manolita Chen en su espectáculo del Circo Chino. Ellas suspiraban por unas medias de seda, llamadas pantys de cristal un artículo caro y escaso que sólo podían permitirse las piernas más ilustres. Eran tiempos aquellos de revistas como La blanca doble protagonizada por Florinda Chico y Juanito Navarro que fueron, junto con el resto de los intérpretes del show, excomulgados por la jerarquía nacional- catolicista. Más aceptación tenían las reinas del folclore, encabezadas por Juanita Reina- -que triunfaba con Rosa espinosa de Quintero, León y Quiroga- Lola Flores o Luisa Ortega. Los niños se extasiaban ante los aparatos de radio cuando, al volver de la escuela, el grupo de actores de Radio Madrid, dirigidos por el gran Bolinche interpretaban Los Cuentos de la Radio Las niñas de las familias más pudientes se abrazaban a las muñecas Mariquita Pérez Giselda o Cayetana Otras se conformaban con las Peponas de cartón, más económicas. Las más, con nada. Entre los niños imperaba el ocio de hojalata y madera. Era el año de 1951, cuando aún el pan se racionaba y comenzaban a afincarse en Marbella grupos de alemanes, ejemplos de una apertura que llegaba en bañador. Mientras, miles de currelantes españoles marchaban a Alemania, aunque también otros sufrían del exilio interior, provocado en muchos casos por la ex- En 1952 llegó el fin del racionamiento, la escalada de precios y el caldo de gallina Avecrem Un momento del espectáculo del Ballet Nacional de España ABC Prada, premio de la Crítica de Castilla y León por El séptimo velo ROCÍO BLÁZQUEZ SALAMANCA. El séptimo velo de Juan Manuel de Prada ha sido la obra ganadora del VI premio de la Crítica instituido por el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, que se falló ayer en Salamanca. Ambientada en la Segunda Guerra Mundial, la obra ganadora se impuso a otras ocho en una votación francamente ajustada en palabras del director del instituto, Gonzalo Santonja. El jurado valoró la calidad de una obra que, según el especialista Nicolás Miñambres, se sale, felizmente, del camino trillado, bastante vulgarcito, que agobia a la narrativa española actual Así, Miñambres señaló que el lector se enfrenta a una trama en la que destaca su complejidad la ambición, extensión, la variedad literaria, la multiplicidad de personajes y los sentimientos encontrados que se transmiten En la valoración de la novela, se tuvo también en cuenta el gran esfuerzo- ímprobo según los miembros del jurado- -de documentación que ha requerido por parte del autor el alumbramiento de la obra, que elogiaron el trabajo del joven y premiado escritor que ha realizado casi una tesis doctoral para documentar los espacios y después una serie de recursos literarios en los que abundan todo tipo de aciertos estilísticos, que con tan poca frecuencia uno encuentra en la narrativa actual propiación de tierras para la construcción de pantanos. Medio millón de trabajadores del campo y sus familias emigraron a las grandes ciudades, especialmente a Madrid. En aquel tiempo se formó un nuevo Gobierno cuyo protagonista fue el almirante Carrero Blanco, nombrado subsecretario de la Presidencia de Franco. Al frente de Educación se situaría Joaquín Ruiz Giménez y en Trabajo, José Antonio Girón, impulsor de las universidades laborales. En el terreno internacional se vivían momentos de gran tensión entre Estados Unidos y la Unión Soviética, rivales de la Guerra Fría. Un año más tarde, en 1952, con el fin del racionamiento, llegaría la escalada de precios, con el litro de aceite a 30 pesetas, la docena de huevos a 29, el kilo de arroz a 11 y el de patatas a 4. Solución: el caldo de gallina Avecrem, toda una granja en una pastilla. También es año de estrenos tecnológicos. El TAF, con su aire acondicionado, sustituye a las viejas locomotoras de vapor. De Madrid a Sevilla se tardaría nada más que doce horas. Y allí, en Sevilla, tuvo lugar un acontecimiento que estremeció a la parroquia: el brutal crimen de las estanqueras. Crimen brutal