Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 S 6 LOS SÁBADOS DE VINO Y VINO PALJIBES SYRAH Vino de la Tierra de Castilla- La Mancha Añada: 2004. Variedades: syrah. Grado de alcohol: 13,5. Crianza: 10 meses en barricas. Precio aproximado: 11 euros. Calificación: 8. Dirección: Finca Los Aljibes. Chinchilla de Montearagón (Albacete) Tfo. 91 884 34 72. www. aljibes. com Leopoldo Roncero y Mar Bullón, en la bodega donde almacenan los vinos electrónico o mediante un mensaje en su teléfono móvil la confirmación del pedido En el club P W lo primero que prepararon fue el acondicionamiento de la bodega física, en una urbanización de las afueras de Madrid, en La Florida, con capacidad para más de ocho mil botellas, espacio que irán ampliando con el tiempo y las necesidades. La estancia se aisló mediante una capa de poliuretano extruido de 80 mm, el más eficaz del mercado, el menos inflamable y el más resistente en el tiempo. En la cava la humedad y la temperatura son las óptimas y se controlan electrónicamente, lo mismo que la luz, a base de lámparas de vapor de sodio, luz que no produce degradación en los vinos. El club cuenta con diferentes categorías de socios dependiendo de la cantidad de vino que almacenan, del número de entregas a domicilio y de la antelación en los pedidos. Por ejemplo, un socio Silver con 24 botellas en la cava, 20 entregas al año y una antelación del pedido de 72 horas, paga una cuota mensual de 30 euros. Un Golden con 50 botellas, con 36 entregas en 48 horas desde su pedido, pagará 50 euros, y el socio Platinum con 120 botellas en la cava, 48 entregas al año y un pedido con 24 horas de antelación, tiene una cuota mensual de 100 euros. Esta última opción está indicada para los grandes amantes del vino. Cuando los socios piden sus botellas- -puntualizan en P W- -las envolvemos en una faja elástica de cartón ondulado, elastowell, fabricada con un papel especial de dos capas, que protege a la botella de la presión y de los golpes. Todo esto se hace al vacío, con una bolsa laminada y un tratamiento especial contra los rayos ultravioletas. La recogida desde la casa del socio también la hacemos en cajas especiales, resistentes a sustancias químicas, a la corrosión, al agua y al polvo. Se cierran con neopreno y tienen una válvula de purga automática para igualar las presiones cuando éstas varían Al crear el club también tuvieron en cuenta a los amantes del vino que compran magníficos caldos cuando salen las cosechas- -por tanto mucho más baratos- y con la idea de tomarlos pasados 3 ó 5 años en las mejores condiciones. Buena suerte... y buenas noches ada noche (casi siempre buenas noches) que cato es un debate entre el vino y mis sensaciones, entre la copa y la boca, el color y la mirada, el sabor... y la experiencia. Un intercambio de ideas. Una cuestión de buena suerte. Otras noches no son así. Últimamente, ni siquiera los debates son intercambio de ideas, contraste de pareceres... Ni discusión, contienda, lucha o combate, que al final es a lo que se reduce cualquier debate. No hay ideas, ni discusiones. Simples interrupciones en la vida nuestra que pretenden apartarnos de nuestra existencia. En la mía tampoco toca debatir. Tiempo de catar, sí. De gozar. De recordar tierras de Castilla- La Mancha. De regresar a Albacete, a la finca Los Aljibes, a su espléndido syrah. A sus vinos y a mi suerte. Aljibes syrah 2004 es la elección. Complejo, agradable, crece, se aposenta, no te deja. Evidencias frutales y un toque de violeta. Una nariz intensa, llena de fruta negra, equilibrada. Redondo en la boca, amplio, goloso y muy largo dice la bodega. Tiene razón. Y no es cuestión de apelar a cuentos infantiles ni convertirse en periodista por un día. Buenas noches... y buena suerte No. Eso es un deseo incierto. Buena suerte... y buenas noches. Sí, es un hecho. Aljibes syrah es un hecho cierto. Es buena suerte. Son buenas noches. C Juan FernándezCuesta Mesa para tres Humor, memorias, cotilleo del bueno y recetas de cocina. Horneado con talento, Hoy caviar, mañana sardinas (RBA) es un libro muy divertido, firmado al alimón por Carmen Posadas y su hermano Gervasio, también escritor. Aunque hay una tercera voz, la de Bimba la madre de ambos, dueña y señora del cuadernillo negro donde hilaba recuerdos y apuntaba recetas con las que daba de comer- -con más imaginación que medios- -a quienes pasaban por la Embajada de Uruguay, a cuyo frente estuvo su marido, Luis, en Madrid, Moscú y Londres. Y sin hacer de menos a Carmen y Gervasio Posadas, de mirada primero infantil y luego maliciosamente consciente, el lector se pasaría horas escuchando esa voz materna, ingeniosa y vivaz, pintora de un cuadro fantástico de aquel Madrid de los últimos años 60, de sorprendentes costumbres, historias políticas y asuntos de alcoba que le complicaban tanto el placement en los almuerzos y cenas. Lo que creyó langosta Fraga Iribarne, la catástrofe de la reunión con la Reina de Inglaterra o los problemas de intendencia y fontanería soviéticas... son sólo algunas de las historias de este libro de clasificación difícil, salvo para el jurado del Premio Sent Soví de Literatura Gastronómica, de la Universidad de Barcelona y el Grupo Freixenet, que ha valorado el recetario familiar de los Posadas y sus aventura por cocinas, mercados y ciudades como digno de seguir esa línea de títulos que firmaron antes Julio Camba, Álvaro Cunqueiro, Néstor Luján, Josep Pla...