Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 S 6 LOS SÁBADOS DE Lace Fence, de Demakersvan. Diseño urbano que puede verse en Matadero Madrid Algunos datos Expoóptica se celebra en Ifema hasta mañana, abierto a profesionales, con 114 expositores de 13 países. Exhiben lentes, monturas, equipamiento y mobiliario, accesorios, publicaciones, etc. Sin excusas. En España hay 9.700 ópticas y cada año abren 400. Los municipios con un mínimo de 3.000 habitantes cuenta con una. Los europeos renuevan sus gafas cada 3,3 años, los españoles cada 4,3. En euros. El sector facturó 1.734 millones en 2007. El 45 por ciento correspondió a lentes oftámicas, el 26 a monturas, el 13 a gafas y el 16 a lentes de contacto y productos de mantenimiento. Los españoles gastan una media anual de 150 euros; los europeos, 290. Butaca 407, Diseño de Gispen (1935) En el COAM Madrid, invadida por el mejor diseño holandés Se trata de una ofensiva que promueve el diseño holandés en todos sus ambitos. Un recorrido artistas, como de Gerrit Rietveld (Museo de Ates temático que se desarrolla en distintos puntos de Decorativas) o de Gispen (en el COAM) diseño Madrid, durante todo el mes de marzo, y que urbano de última generación en Matadero Manos va a dar la oportunidad de conocer lo medrid, conferencias en el Museo del Traje, jor en cuanto a moda, diseño urbano, diseño gráfico en la fundación Carlos de gráfico o de interio de Holanda. GraAmberes y una exposición de piezas cias a una estudiada organización de la diseñadora Hella Jongerius, en patrocinada por la Embajada del Vitra. En cuanto a la ruta del diseReino de los Países Bajos en Españo, aconsejamos un paseo para ver ña, apoyada por distintos estanovedades en Diedro, en Simsum o mentos, podremos disfrutar de en Víctimas del celuloide: te puedes conferencias, talleres, exposillevar sorpresas. En Mooizo está lo ciones, proyecciones, desfiles urbaúltimo para niños, desde cochecitos nos y callejeros, así como de una ruta Cojín Bovist, de hasta chupetes... del diseño localizada en distintas tienHella Jongerius, das de Madrid, que se han ofrecido a Toda la información en www. holamad. com en Vitra exhibir piezas de los más reconocidos como gafas para niños (solares y prescritas) muy pensadas tanto en los materiales, altamente flexibles, como en la ergonomía del diseño. La marca se dirige a niños de dos a diez años (Niños) y de diez a dieciséis (Cadete) Se ha tenido muy en cuenta el colorido y la presentación. Aunque no visiten Ifema, seguro que los más jóvenes se alegrarían de saber que los videojuegos pueden mejorar la salud visual... si se siguen unas pautas. Esas pautas pasan por adoptar posturas correctas, para que ambos ojos trabajen lo mismo, mantener la distancia adecuada de la pantalla (2,5 metros) no pasar más de quince minutos seguidos (y no todo el día por mucho que se tasen los tiempos) evitar reflejos, así como los brillos y malos contrastes, hay que parpadear regularmente, evitar el polvo y el humo... También existen videojuegos destinados a entrenar la vista, como el Eye Training, de Nintendo, que propone diferentes ejercicios, aunque no hay que contar con una consola para mantener el ojo en forma: mover los ojos en el sentido de las agujas del reloj, sin mover la cabeza y pestañear luego. Repetir, moviendo en sentido contrario. Y así cinco veces... DÍAS DE JÚBILO Nosotros as n un alto dentro de mis clases de mus, el maestro Braulio, fino mediante, me cuenta con cierto estupor el caso de un primo, ejecutivo de empresa. Le ha recomendado teñirse el pelo, cosa que Braulio, castellano sincero- -y canoso, desde luego- -se ha negado a obedecer. El otro, en cambio, le detalla sus horas en la peluquería, tintes y baños de espuma, las cremas hidratantes de la noche y las protectoras de luz en las mañanas, los rayos UVA. Recuerdo, entonces, las peluquerías de mi infancia, donde subsistía un enigmático mueble de níquel y cristal, cilíndrico y con estantes que guardaban toallas. Mis mayores me informaron de su uso- -mejor: desuso- fomentos que cubrían la cara de los varones después de afeitados y antes de empolvarse. E Blas Matamoro -No vayas a sospechar de la sexualidad de mi primo, pensio- -aclara Braulio. -No, claro, aunque tu primo es, sin duda, metrosexual. -Seguramente. Cosas del empresariado moderno. Tú yo, a cara lavada, somos unos sobrevivientes de épocas primitivas. El hombre, como el oso, cuanto más feo... -Feo y velludo- -completo por mi parte. De seguido, le cuento un reportaje televisivo donde advertí, con detalle, la depilación de unos congéneres. Con tiras enceradas y tibias, les iba arrancando la oscura vegetación y dejando el campo en barbecho. Braulio hace un gesto de dolor. -No ne digas que también talaban el corazón del bosque. -Tú lo has dicho. Lampiño como un crío, quizás aceitado, con músculos diseñados en un gimnasio, cierto tipo de varón actual no rechaza aproximarse a la imagen tradicional de la mujer, aunque conservando los detalles ineludibles del que seguimos llamando sexo fuerte, sin reparar en las señoras Thatcher, Allbright o Rice. -A veces, cuando veo a esos muchachos punk, colgados de collares y con el pelo en cresta y pintado de verde, pienso que vamos hacia una cultura andrógina- -sentencia Braulio, más observador de lo esperado. -Al menos- -apunto- -se ve que los varones incorporamos elementos visuales de mujer. ¿Nos estamos afeminando? -Vaya uno a saber. Para eso hay endocrinólogos. Tal vez descubrimos nuestra parte femenina, oculta desde el siglo XIX. Ahora volvamos al mus.