Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 1- -3- -2008 Esperanza Aguirre consigue en un mes que entren en servicio seis nuevos hospitales 51 Frustran la creación de un grupo que iba a asaltar pisos e incautan un arsenal M. J. Á. MADRID. Carecían de antecedentes. Estaban en la fase de reclutamiento de integrantes para crear una organización delictiva dedicada a asaltar viviendas. Para ello, se habían hecho con todo un arsenal de armas, repartido en sus dos domicilios. Por el momento se les imputa un solo delito, en el que hicieron uso de una gran violencia. Los dos detenidos son el cabecilla, apodado el comandante Juan J. M. de 37 años de edad, autor material de la paliza que infligió a su víctima, y su compinche, Daniel T. N. de 23 años; ambos de etnia gitana. Están acusados de robar con fuerza e intimidación en un piso y por tenencia ilícita de armas, entre ellas seis armas largas, otras tantas cortas, además de numerosa munición, piezas y accesorios. La Policía ha frustrado así los planes de una banda, compuesta por más personas aún no localizadas, que estaba preparándose para perpetrar nuevos asaltos y, que, a su vez, alquilaban armas a otros delincuentes tras manipularlas previamente. La operación, ha sido realizada por el Grupo II de la Brigada de la Policía Judicial y ha dado sus frutos de forma rápida. Todo comenzó a raíz de la denuncia de un matrimonio, víctima de un robo en su propio domicilio, perpetrado hace varias semanas. Los atracadores, tras intimidar a la mujer, que sostenía a un bebé de pocos meses en sus brazos, se dedicaron a golpear con suma violencia a su marido, con el fin de que entregara todo el dinero y los objetos de valor que tuvieran de valor en la vivienda. Así lo indicó ayer en rueda de Prensa el comisario jefe de la Unidad contra la Delincuencia y el Crimen Organizado (Udyco) José Luis Conde. Éste subrayó que se trataba de un grupo emergente que carecía de antecedentes penales. Por la agresividad de la que hicieron gala en el asalto denunciado, la Policía, por prevención, ha preferido desarticular el grupo, a la espera de detener al resto de sus componentes indicó a Ep. El primer delincuente en caer fue Daniel T. N. quien llevaba encima una prueba delatora: un billetero con toda la documentación procedente del robo que se les imputa. Los antisistema, en Mesón de Paredes, detrás de una pancarta, vigilados por los antidisturbios antes de los incidentes menzaron a arrojar a los agentes desde somieres, palos y botellas a adoquines que arrancaron del suelo, Hicieron piras con las papeleras y cubos de basura, que ardían, lanzándolos contra los funcionarios. Los antidisturbios cargaron contra los alborotadores, lanzando gases lacrimógenos, botes de humo y pelotas de goma. El ambiente era irrespirable, y el humo no permitía la visión. Los ultraderechistas interrumpieron su discurso al ver cómo arreciaba la violencia y abandonaron el lugar. En su improvisada intervención se quejaron del acceso a la vivienda, de los bajos salarios de los jóvenes y de las escasas ayudas sociales y centraron sus quejas en todas las ayudas que reciben los inmigrantes Tras unos instantes de incertidumbre, en la que ambos grupos se insultaron: ¡Guarros! y Libertad para Josué (el militar acusado del homicidio del menor en Legazpi) decían unos, y Asesinos los otros, los asistentes al acto electoral de la ultraderecha abandonaron la zona. Aun así, las algaradas continuaron por las calles cercanas: Duque de Alba, Ribera de Curtidores, Toledo, etc. hasta llegar a Embajadores, en donde siguieron con su reguero incendiario, llegando a afectar a varios vehículos, mientras decenas tenían los cristales destrozados. Los incidentes pueden reproducirse hoy ya que Democracia Nacional ha convocado un acto electoral en las Escuelas Aguirre y la Asamblea Antifascista otra protesta, de nuevo, en Tirso de Molina. Los antidisturbios cargaron contra los antisistema, que les arrojaron adoquines Siete radicales fueron detenidos; llegaron a atacar un camión de bomberos La algarada se produce con las elecciones como telón de fondo, como ocurrió en mayo en Malasaña La quema de contenedores fue repetida por los alborotadores izquierda. Pero no se conformaron. Se comenzaron a reunir, primero, en torno a dos calles: Jesús y María y Mesón de Paredes, parapetados detrás de pancartas. Carabanchel y Latina. Por la convivencia y contra el fascismo. ¡Ya! y Ni olvidamos ni perdonamos y la foto de Carlos Palomino, el menor que perdió la vida a manos de un supuesto ultra en un enfrentamiento similar en Legazpi, el 11 de noviembre. Después, siguieron congregándose en torno a las calles de Espada y San Pedro Mártir. La tormenta que se avecinaba estalló, apenas cinco minutos después de que llegaran sus rivales de extrema derecha- -unos ochenta- cantando: que viva España Los antisistema, que habían ido avanzando poco a poco, detrás de sus improvisadas barricadas hechas con cubos de basura, co- Los agentes de la UIP utilizaron pelotas de goma y botes de humo