Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 1- -3- -2008 RELIGIÓN 31 la celebración del cónclave. Y ha vuelto a ser el primer español que logra entrevistarlo, tras su nombramiento como secretario de Estado... ¿Cómo se ve desde Roma el au- -Se trata, sin duda, de un problema que la Iglesia debe afrontar, y que el Papa tocó en su visita a Brasil. Pero el Papa también ve aspectos positivos en este auge, pues el evangelismo protestante mira a los fundamentos de la fe, a diferencia del protestantismo europeo, que se ha secularizado mucho, incluso demasiado. Esto es evidente mirando, por ejemplo, a la situación anglicana. El anglicanismo africano está criticando muchísimo a los anglicanos de Estados Unidos o de la misma Inglaterra; y existe un diálogo ecuménico importante con estos movimientos evangélicos. Pero la mirada de la Iglesia se extiende también al continente asiático; en este sentido, es muy interesante la opción que ha seguido la Compañía de Jesús, al elegir como Prepósito a un español que ha pasado casi toda su vida en Japón. -A su juicio, ¿cuáles van a ser ge del evangelismo protestante en Hispanoamérica? -Yo creo que la Iglesia española tiene una gran vitalidad. Una vitalidad que merece la pena que sea conocida, que merece la pena que entre en confrontación y diálogo con el mundo secularizado. Por supuesto, hay que evitar los enfrentamientos inútiles, pero sin dejar de explicar cuáles son las exigencias y las consecuencias de la fe cristiana en el mundo de hoy. ¿cómo ve usted la situación de la Iglesia española? mostrarle a Europa que no es contrario a la razón abrir la razón misma a lo trascendente. -Y en este contexto europeo, -Sabrá que en los últimos meses se han producido choques muy fuertes entre las jerarquías eclesiásticas y el Gobierno español... Giovanni Maria Vian (a la derecha) en un momento de la entrevista con Juan Manuel de Prada ERNESTO AGUDO na Dopner, que está haciendo una interesantísima lectura religiosa de la literatura contemporánea. Y hay una periodista llamada Monica Mondo que ha entrevistado al Gran Rabino de Roma, a propósito de la carta del Papa sobre la educación. Y no hay solamente católicas, también contamos con colaboradoras judías. -Veo que prestan mucha aten- -Por supuesto. Estamos siguiendo mucho en literatura fenómenos como la Shoa o el totalitarismo comunista. Adriano dell Asta ha escrito sobre el Anticristo en Soloviev. Otro joven periodista, Andrea Monda, ha entrevistado al rabino Jacob Neusner, con quien el Papa dialoga en su libro Jesús de Nazaret y al jesuita Antonio Spadaro, redactor de La Civiltà Católica sobre la religiosidad de un autor como Jack Kerouac. Hemos publicado textos de Kerouac en los que se demuestra que en realidad era un autor católico; y lo hemos hecho para demostrar que lo católico no es ajeno al mundo contemporáneo. Resumiendo, Bertone me dijo: Tienes que hacer un bel giornale Y en eso estamos. -Usted ha sido siempre un gran món de la misa pro eligendo pontifice, el cardenal Ratzinger criticó el relativismo y, al final, reflexionando sobre lo que queda después de la muerte, dijo: Todos los hombres quieren dejar una huella que permanezca. Pero ¿qué permanece? El dinero, no. Tampoco los edificios; los libros, tampoco y esto, dicho por un intelectual que ama sobremanera los libros como Ratzinger, es decir mucho Después de cierto tiempo, más o menos largo, todas estas cosas desaparecen. Lo único que permanece eternamente es el alma humana Y, puesto que lo que importa es el alma humana, el Papa quiere sembrar en las almas. Yo creo que ésta es una de las claves para entender este Papado: Ratzinger siempre ha querido explicar los fundamentos de la fe cristiana. Es un hombre que se preocupa de explicar la fe cristiana de manera que se pueda entender. Y así lo está haciendo desde el primer día, tratando de no imponer, sino de proponer. Toda su insistencia sobre la razón no es nada más que esto: buscar terrenos comunes con los que no son religiosos y con los que no comparten la fe cristiana. -Pero esa insistencia en la razón dijo que hay que rechazar el uso violento de la religión; que hay que encontrar maneras de convivencia en la libertad religiosa, en el respeto a los demás. Y los frutos de Ratisbona son evidentes: la intervención del Papa ya ha empezado a remover las aguas, también en ambientes musulmanes. -El cardenal Bertone, secretario las grandes líneas maestras del pontificado de Benedicto XVI? ción a otras religiones, y también a los grandes asuntos culturales. de Estado, acaba de hacer una visita a Cuba, en un momento especialmente relevante, tras la dimisión de Fidel Castro. Parece que desde el Vaticano se concede una gran importancia a Hispanoamérica... admirador de Benedicto XVI. Recuerdo que, allá en las jornadas del cónclave, me declaró sin ambages que Ratzinger era la solución para la Iglesia en este comienzo del siglo XXI. -Sí, lo recuerdo bien. En su ser- -Sí, pero los problemas surgieron porque el Papa está yendo al fondo de las cuestiones, y los medios de comunicación se quedan con frecuencia en la superficie. A los musulmanes les ya le ha causado algunos problemas. Basta recordar lo ocurrido con su discurso de Ratisbona... -Bertone ha visitado Cuba, a los diez años de la histórica visita de Juan Pablo II, para estrechar los vínculos entre Roma y la Iglesia local, y para mejorar todavía más las relaciones entre la Iglesia y el Estado cubano. Pero, desde luego, es una visita principalmente religiosa. El cardenal Bertone está viajando mucho a Hispanoamérica, en efecto, al igual que el Papa: Brasil, Perú, Argentina... Y no debe olvidarse que ya lo hicieron juntos cuando estaban al frente de la Congregación para la Doctrina de la Fe, lo cual fue una novedad absoluta: fueron a Chile, a México... Durante el gobierno de Ratzinger y Bertone, la Congregación no se quedó encerrada entre los muros del Palacio del Santo Oficio... Un lugar que usted conoce bien, porque fue la primera persona a la que Bertone concedió una entrevista tras -Mostrar la continuidad de la tradición cristiana y su vitalidad en el mundo contemporáneo: su vitalidad real, su posibilidad de diálogo con el mundo laico. También una voluntad evidente de apresurar la unión con las iglesias orientales y ortodoxas, que son las únicas que- -según las últimas directrices doctrinales de Roma- -se pueden llamar iglesias, porque las demás son comunidades o confesiones. Y son así consideradas porque mantienen la continuidad del ministerio episcopal. Se dice que Benedicto XVI es un Papa europeo, cosa que es cierta, pero es un Papa que quiere que Europa descubra la importancia de sus raíces para que esta responsabilidad sea asumida desde un punto de vista misionero. Este Papa no es eurocéntrico Quiere, eso sí, de- -Sí. Este tipo de tensiones también se producen en Italia. Son tensiones subrayadas por la prensa y enfatizadas un tanto histriónicamente por fuerzas políticas que, a mi juicio, van buscando banderas de enganche artificiosas. Las ideologías ya no proporcionan consignas viables; de ahí que se intenten conseguir resultados políticos agudizando los contrastes con la Iglesia. Yo creo que hay mucho de instrumentalización política en subrayar estos contrastes. Algunas fuerzas políticas tienen poca confianza en sus ideologías, que ya no encienden la imaginación; entonces tratan de incendiarla con el anticlericalismo. Pero la Iglesia española no está haciendo política. Los obispos españoles no están haciendo opciones políticas, no se están metiendo en lo que los franceses llaman la politique politicienne; no, los obispos españoles están haciendo política en sentido alto, porque se ocupan del ser humano. Y el ser humano vive en la ciudad, en la polis: sólo en este sentido puede decirse que los obispos españoles estén haciendo política. Tienen derecho, naturalmente, a expresar su opinión, pues nos hallamos en Estados democráticos; y tienen derecho a hacerlo sin que se les acuse de meterse en política. ¿Y cree que estas tensiones- -No, no. He leído que el Gobierno español ha asegurado que no está en su intención revisar los acuerdos con la Santa Sede, y esto me parece muy responsable. Creo que a nivel institucional las relaciones con el Gobierno español son buenas. Y ambas partes tienen interés en mantenerlas. Hay que tratar de encontrar puntos que puedan ser compartidos y superar las posibles barreras. Todos tienen que tratar de superar los contrastes y las polémicas inútiles. Ahora bien, los obispos tienen todo el derecho a criticar las medidas legislativas contrarias a la moral cristiana; esto no tiene por qué afectar a las relaciones institucionales en un contexto democrático. pueden afectar a las relaciones institucionales? OBISPOS Y POLÍTICA Los obispos españoles están haciendo política en sentido alto, porque se ocupan del ser humano CONCORDATO He leído que no es intención del Gobierno revisar los acuerdos con la Santa Sede, y eso me parece muy responsable