Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 1- -3- -2008 RELIGIÓN www. abc. es religion 29 La Iglesia goza de buena salud El Episcopado renovará la próxima semana todos los altos cargos que dirigen la Iglesia católica s En el balance de los últimos años destaca su gran labor social, aunque sigue el descenso de vocaciones LAURA DANIELE MADRID. La Conferencia Episcopal Española (CEE) renovará la próxima semana todos los altos cargos que dirigen la Iglesia católica. Es un buen momento para hacer balance y analizar la ingente labor que esta institución realiza en el plano social con los sectores más desfavorecidos y excluidos. La Iglesia española tiene una vitalidad y una creatividad admirable como apunta el secretario general de la CEE y obispo auxiliar de Madrid, Juan Antonio Martínez Camino. Y, aunque otros puedan pensar de forma diferente, vive a expensas de los católicos y no del Estado, como ha mantenido el arzobispo emérito de Pamplona, Fernando Sebastián. Prueba de ello son los casi tres millones de personas asistidas por instituciones católicas en todo el territorio español. En 2005, Cáritas atendió un total de un millón de personas a través de distintos programas de atención a la familia, la infancia, los inmigrantes, los sin techo, enfermos de sida, reclusos y discapacitados. Sólo en relación a la población inmigrante la ONG destinó casi ocho millones de euros. tiva. Cuenta con más de 4.000 centros de jardines de infancia, Preescolar, Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato y un total de 1,4 millones de alumnos. Esto supone un ahorro en costes para el Estado de 3.100 millones de euros. Toda esta labor de la Iglesia es financiada en un 75 con las aportaciones directas de los fieles a través de las colectas en las misas, donativos, legados y herencias. Tanto es así, que monseñor Sebastián no ha dudado en decir semanas atrás que de denunciar los acuerdos económicos con la Santa Sede perderán más los gobiernos que la Iglesia. Pese a su autonomía la Conferencia Episcopal ha saludado el acuerdo alcanzado con el Gobierno en 2006, ya que supone un avance en la autofinanciación de la Iglesia. Dicha reforma del sistema de asignación tributaria, que tiene carácter indefinido eleva del 0,52 al 0,7 el porcentaje del IRPF que se destina a esta institución eclesiástica y suprime el complemento presupuestario, es decir, las cantidades que percibía la Iglesia con cargo a los Presupuestos Generales del Estado. Además, de renunciar a la exención del IVA. Así, sus ingresos pasarán a depender, en la próxima declaración de la Renta, de los ciudadanos que voluntariamente marquen la casilla en favor de la Iglesia. Estos ingresos- -que alcanzan los 153 millones de euros y que la CEE ha percibido en 2007 Aumentar los recursos Una cooperante de Cáritas trabaja en un proyecto para la infancia a cuenta de la declaración de la Renta 2008- -supone entre un 20 y un 25 de sus necesidades básicas. Es decir, que si las diócesis tuvieran que cubrir sus gastos con lo que perciben vía asignación tributaria, los salarios de los sacerdotes estarían en 300 euros y no en los 600 u 800 en los que se encuentran actualmente. Además, una suma similar iría al mantenimiento de las parroquias. Por ello, la CEE apuesta por que aumente el número de contribuyentes que marcan la casilla de la Iglesia y que, en los últimos cinco años, se mantiene en el 33 Con este objetivo, ha emprendido una serie de iniciativas: una campaña de información a los ciudadanos sobre el servicio que presta a la sociedad y mantiene reuniones con Hacienda para analizar posibles vías para que los contribuyentes que no están obligados a declarar pero que pagan sus impuestos puedan solicitar que el 0,7 de la cuota íntegra del IRPF vaya a la Iglesia, como ocurre en otros países europeos. Además del nuevo modelo de financiación, también se puede considerar como un signo positivo el número de aso- ABC Toda la labor de la Iglesia es financiada en un 75 por las aportaciones directas de los fieles ciaciones católicas aprobadas por la CEE en 2007, que alcanzaron las 88, junto a las más de 12.000 que fueron inscritas en el Ministerio de Justicia, un 3 más que en 2000. Asimismo, el número de fieles que acuden a misa aumentó ligeramente en 2006 con respecto a 2005, situándose en más de diez millones de personas. Pese a que el balance general de la situación de la Iglesia en España es positivo, no deja de ser una preocupación la disminución del número de seminaristas, ya que mientras en 2000 se producían 360 nuevos ingresos, en 2005 se registraron 291, es decir, 69 menos. Asimismo, el número de sacerdotes se ha mantenido estable en los últimos años variando entre los 18.500 y los 17.800. LA MISIÓN Ahorro para el Estado También Manos Unidas duplicó en cuatro años su recaudación en sus campañas contra el hambre, alcanzando en 2005 los 61 millones de euros. Con estos fondos financió más de un millar de proyectos en África, Iberoamérica y Asia. A la par, otras tantas instituciones de la Iglesia católica- -más de 6.000- -acogieron y acompañaron a cerca dos millones de personas, sobre todo niños, mayores, enfermos y discapacitados en guarderías, centros de día, cárceles y hospitales. Aparte de su labor solidaria, la Iglesia también cumple una importante función educa- Jesús Higueras EL ALMA DE LA SOCIEDAD M uchos son los que desde el principio del cristianismo auguraban para la Iglesia un fin inmediato y no pocos incluso quisieron intervenir en ese próximo fin, acelerando el proceso mediante la creación de mártires. Pero nunca sucedía. Todo lo contrario, ellos pasaban, la Iglesia seguía. Nuestros tiempos no son muy diferentes y no faltan voces en nuestra sociedad que están afirmando la inmediata desaparición de la Iglesia. Incluso dentro de la misma algunos tienen serias dudas, pues afirman que los templos sólo se llenan de personas mayores, y que cuando pase esta generación ya no tendrá fuerza ni presencia la Iglesia católica. Pero nada más lejos de la realidad, la Iglesia está viva, y goza de buena salud, en palabras de Benedicto XVI es joven y esto se puede ver en la multitud de movimientos y realidades eclesiales que con fuerza anuncian la Buena Nueva de Cristo, en tantas parroquias que siguen siendo la casa de Dios y la casa de todos, en las que los cristianos nos encontramos asiduamente y recargamos las fuerzas para seguir dando testimonio de nuestra fe. No hay más que recordar la gran celebración de la familia cristiana que hace pocas semanas se llevó a cabo en la madrileña plaza de Colón a la que asistieron centenares de miles de cristianos, jóvenes y mayores, para anunciar con su presencia gozosa que Cristo Resucitado da vida a toda realidad humana, especialmente a la familia como escuela de amor y de vida. En definitiva son tantos los signos de esperanza que Dios está re- galando al pueblo español que podemos afirmar sin falsos triunfalismos que la Iglesia sigue siendo el alma de la sociedad española. Por más que esto pueda disgustar a determinados sectores de la sociedad que se empeñan en ver en la Iglesia una institución con ansias de poder. Pero nosotros tenemos la promesa de Cristo hecha a Simón Pedro: El poder del infierno no la derrotará Por eso estamos llenos de confianza, dejando que el Señor de la historia, Jesucristo, vaya escribiendo las páginas de la salvación de los hombres a pesar de nuestras limitaciones y siempre con la invitación a una constante renovación interior.