Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 1 s 3 s 2008 ESPAÑA 27 Tres heridos en Barcelona tras una nueva explosión de gas en Poblenou J. GUIL BARCELONA. Una explosión de gas butano registrada ayer en el barrio de Poblenou de Barcelona provocó heridas en tres personas- -dos mujeres y un niño de dos años, hijo de una de ellas- -y daños materiales sólo en la vivienda donde tuvo lugar la deflagración, situada en los bajos de un edificio de cinco plantas. Se trata del segundo suceso relacionado con el gas que ocurre en el barrio de Poblenou en 24 horas, después de que anteayer un escape de gas- -aunque en este caso natural, no butano- producido por unas obras causara una espectacular llamarada en plena calle, aunque no hubo víctimas. Por contra, el incidente de ayer se saldó con un niño de dos años herido grave que al cierre de esta edición seguía ingresado en estado bastante grave en la UCI de la unidad de quemados del hospital Vall d Hebrón. El menor presenta quemaduras graves en la cabeza y en el cuello. Los otros heridos en la explosión fueron, por una parte, la madre del niño de dos años, cuyo pronóstico es grave, aunque no se teme en principio por su vida, ya que tiene quemaduras graves en las manos y en parte de la cara. La tercera persona afectada, otra mujer, fue atendida de quemaduras superficiales y fue dada de alta ayer mismo. La explosión, cuyas causas aún se investigan por parte de los Mossos d Esquadra, sorprendió hacia las 10.00 a los vecinos del número siete de la calle Ferrocarril. Al parecer se produjo por acumulación de gas en los bajos del edificio, en una vivienda en la que se encontraban en ese momento una madre y su hijo de dos años, así como otra mujer. Tras el suceso, las dos mujeres fueron trasladadas a la unidad de quemados del Vall d Hebrón, mientras que el niño fue atendido en el mismo lugar de los hechos antes de ser transportado a un centro sanitario. Los bomberos, que enviaron al lugar dos vehículos y dos ambulancias, comprobaron que la estructura del edificio no quedó afectada por la explosión, por lo que los vecinos no tuvieron que ser desalojados y continuaron su vida normal una vez superado el susto. Desde el exterior, la rotura de casi todos los cristales de las ventanas del piso afectado por la explosión fue la señal más evidente del suceso. Imagen del derrumbe provocado por la explosión de gas de Palencia ocurrida hace diez meses y que costó la vida a nueve personas ABC El Ayuntamiento pagó gastos municipales con las donaciones por la tragedia de Palencia Ni un euro de los 542.000 recaudados a raíz de la explosión de gas que costó la vida a 9 personas hace 10 meses ha ido directamente a los afectados, según el PP RAÚL GONZÁLEZ PALENCIA. Se cumplen hoy diez meses de la explosión de gas de la calle Gaspar Arroyo de Palencia que costó la vida a nueve personas y obligó a derruir tres edificios. El aniversario coincide con la salida a la luz de la información que desde entonces ha perseguido con ahínco la Asociación de Víctimas y Afectados por la tragedia. ¿Qué ha sido del dinero recaudado por los palentinos en los distintos gestos solidarios que brotaron en los días y semanas posteriores a la catástrofe? La respuesta la guardaba con celo el equipo de Gobierno del PSOE, hasta que ayer el PP puso los datos encima de la mesa para conocimiento de la opinión pública. Resulta que ni un sólo euro de los 542.000 euros recaudados ha ido directamente a los afectados. El Ayuntamiento ha destinado el dinero a cuestiones colaterales a la tragedia, como el desescombro de la calle, 57.000 euros; la demolición de los edificios 2, 4 y 6, 206.000 euros, o la custodia de los enseres; 14.000 euros. El equipo de Gobierno ha empleado el dinero del fondo solidario en pagar las horas extras de policías, bomberos y funcionarios, 30.000 euros; el alquiler de 2000 sillas para el funeral por las víctimas, 2320 euros; los bocadillos servidos a los equipos de rescate, 6700 euros, o a la compra de divero material como gafas y cascos, mangueras, mascarillas, cepillos, gorros y guantes. Entre los datos facilitados por el Partido Popular, cuya veracidad confirmó ayer el propio equipo de Gobierno, destaca también una partida de 13.705 euros que el Ayuntamiento de Palencia empleó en el arreglo de la grúa y la cochera municipal, situada en una calle perpendicular a Gaspar Arroyo. Según la portavoz del PP, Celinda Sánchez, es una desfachatez este gasto, teniendo en cuenta que el Ayuntamiento lo va a cobrar de su seguro. Cualquier Ayuntamiento debe tener una remesa para hacer frente a una tragedia como la que vivimos Partidas más polémicas -Alquiler del camión escenario con equipo de sonido para actuaciones de los bomberos (1.856 euros) -Odenador e impresora para CEAS (Centro de Acción Social) (1.473 euros) -Alquiler de 2.000 sillas para la misa funeral (2.320 euros) -Horas extras policias (6.558) -Horas extras bomberos (19.439) -Horas funcionarios (5.134 euros) -Gorros, guantes, mascarillas, cascos y gafas (2.871 euros) Acumulación de gas Detienen en Las Palmas un buque portugués con once clandestinos ERENA CALVO LAS PALMAS. Once marineros que resultaron ser once inmigrantes clandestinos. Guineanos, de Bissau, y mauritanos habían sido captados por dos tripulantes del pesquero portugués Albimar en el puerto mauritano de Nuadibú. Les prometieron por la nada desdeñable cantidad de 4.000 euros un viaje más cómodo y seguro que a los que se enfrentan muchos de sus compatriotas al jugarse la vida en precarias embarcaciones clandestinas cruzando el Atlántico. Aceptaron sin imaginar su decepcionante final. El destino pactado era Las Palmas de Gran Canaria, pero una vez en el Puerto de La Luz de la capital grancanaria todos sus sueños se esfumaron. Detectados movimientos sospechosos por parte de la Policía Nacional, todos ellos fueron detenidos. Para nosotros este golpe es la debacle, el dinero que hemos perdido en nuestros países es toda una fortuna Los cinco tripulantes del buque, que permanece atracado en el muelle Santa Catalina Norte del Puerto de La Luz, y su capitán, también han sido detenidos por un presunto delito de favorecimiento de la inmigración ilegal. El capitán, de nacionalidad portuguesa, Carlos Alberto A. R. no sólo cobró 4.000 euros a cada uno de los subsaharianos- -obteniendo unos 44.000 euros- sino que, además, hizo pasarse a los polizones por falsos marineros, y para hacerlo más real les obligó a trabajar como a los demás tripulantes en las tareas diarias a bordo del buque; tareas por las que no recibieron nada a cambio. Cuestiones colaterales Les hacían pasar por falsos marineros y les cobraban 4.000 euros a cada inmigrante por el viaje