Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ELECCIONES 9 M ESPAÑA RADIOGRAFÍA ELECTORAL DE LA COMUNIDAD FORAL SÁBADO 1 s 3 s 2008 ABC Navarra, la moción latente El próximo 9 de marzo, la Comunidad foral se juega algo más que los cinco escaños del Parlamento, puesto que de los resultados dependerá la estabilidad en el futuro, incluso con un improbable cambio de Ejecutivo navarro A. LARDIÉS PAMPLONA. Nadie quiere hablar abiertamente de ella, pero todos la tienen en la cabeza. La moción de censura que provocaría un cambio de Gobierno en Navarra, al descabezar al actual Ejecutivo de UPN y CDN y al posibilitar un tripartito formado por socialistas, los nacionalistas vasquistas de NaBai e IU, está latente. La sombra de las elecciones autonómicas del año pasado es aún alargada en la Comunidad foral. Tras los comicios, vinieron cien días de idas y venidas, de posibles pactos y alianzas. Los plazos para formar gobierno iban expirando uno tras otro. Un día parecía que el acuerdo PSN- NaBaiIU estaba hecho, y otros días parecía todo lo contrario. Las negociaciones fueron duras, incluidos viajes de los socialistas navarros a Madrid, donde la Ejecutiva federal tenía mucho que decir. Tanto que fue una decisión tomada en la calle Ferraz la que deshizo el entuerto. Cuando los socialistas habían llegado ya a un acuerdo con nacionalistas vasquistas y comunistas, la dirección del PSOE vetó el pacto en aras de la estabilidad de Navarra- -oficialmente, ese fue el discurso- -o bien por el miedo a que el pacto con nacionalistas vasquistas perjudicase a los socialistas en las generales de 2008. Así, los socialistas, cuyo líder, Fernando Puras, se vio obligado a dimitir, se abstuvieron en la investidura de Sanz y permitieron que UPN y CDN gobernasen en minoría. Desde entonces, los partidos regionalistas, que han modelado el tono, gobiernan con el apoyo de 24 de los 50 parlamentarios, mientras que los tres partidos de la oposición suman los 26 restantes. Los socialistas han apostado por la estabilidad y sus relaciones con el Ejecutivo foral son más que fructíferas, con un acuerdo presupuestario como mejor exponente de este nuevo clima. Pero esa posible moción de censura es como una espada de Damocles que Las claves -Riesgo para la estabilidad del Gobierno foral, que gobierna en minoría gracias a la abstención de los socialistas. -Posibilidad de un cambio de gabinete en cuanto el PSN, que tiene la llave para gobernar, se ponga de acuerdo con nacionalistas y comunistas. -Todo apunta a que el reparto de los cinco escaños quedará así: dos para UPN- PP, dos para el PSN y uno para NaBai. La coalición UPN- PP podría obtener un tercer escaño si el voto de izquierda se reparte entre Nafarroa Bai y PSN. NAVARRA Diputados: 5 Elecciones Generales 2004 Los candidatos UPN Congreso: Santiago Cervera Senado: María Caballero PSOE- PSN Congreso: Juan Moscoso Senado: Carlos Chivite NaBai Congreso: Uxue Barkos Izquierda Unida Isabel Arboniés (Congreso) PSOE 2 UPN- PP 2 NA- BAI 1 Superficie (km 2) Habitantes: PIB sobre el total nacional Potencial eléctrico (MW) Carreteras (km) Teléfono móvil Ordenador Internet Banda ancha Navarra 10.390 605.876 1,7 2.132 3.924 90,2 63,2 49,0 81,9 España 505.990 45.200.737 100,0 83.197 166.339 90,9 60,4 44,6 87,9 siempre amenaza al Ejecutivo de Sanz. En NaBai han anunciado que plantearán un nuevo gobierno de Navarra el próximo 10 de marzo, algo a lo que IU está más que dispuesto. Así, una vez más los socialistas tienen la llave. Hasta ahora, tanto el secretario general, Carlos Chivite, como el portavoz parlamentario, Roberto Jiménez, han dicho que el único cambio de gobierno vendrá en 2011, en las próximas autonómicas. Incluso, el Foro por el Relanzamiento del Socialismo navarro, grupo crítico con la decisión del pasado verano, permanece callado. Así, el cambio parece improbable, aunque ya se sabe que en política todo es posible y, en este caso, todo depende del 9 de marzo. Por un lado, si a nivel nacional quien gana es el PSOE y refuerza su posición, tal vez las órdenes de Ferraz varíen, ya sea por quitar del poder a la derecha, ya sea por buscar alian- LAS OPINIONES Francisco Javier Enériz Defensor del Pueblo de Navarra El panorama de las elecciones en Navarra está muy abierto. Sólo parece que UPN va a ser el partido mayoritario, y no se sabe cuál va a ser el segundo Alejandro Navas Director del Departamento de Comunicación Pública de la Universidad de Navarra No es evidente que Zapatero vaya a ganar y tampoco se puede decir que Rajoy vaya a perder zas con NaBai de cara a un futuro proceso de paz dado que en el anterior UPN fue un escollo duro de pelar para los planes del presidente del Gobierno. Por otro lado, en las elecciones quedará claro cuáles son los apoyos de los navarros. En juego hay cinco escaños en el Congreso de los Diputados y todo apunta a que, como en 2004, dos serán para UPN, dos para los socialistas y uno para NaBai, que revalidaría su ascenso de las pasadas elecciones generales. Parece claro, según las encuestas, que los regionalistas seguirán siendo la fuerza más votada en Navarra. Lo que tiene que dirimirse es la reacción de la sociedad navarra a las tensiones entre socialistas y nacionalistas a raíz de su acuerdo fallido del pasado verano. Si los vasquistas, que en las autonómicas desbancaron al PSN como segunda fuerza más votada, mantienen sus apoyos, sería un varapalo para los socialistas, que aspi- ran a mejorar ampliamente sus resultados de mayo. Y si los resultados en las generales son muy parecidos a las autonómicas, UPN podría pescar un tercer escaño, con uno para cada uno de los otros dos partidos en liza. En cuanto al Senado, son cuatro los asientos en juego y todo apunta al reparto habitual de dos para UPN y otros dos para los socialistas. Si hay una voz que ha hecho oír el nombre de Navarra en el Congreso de los Diputados, esa es la del regionalista Jaime Ignacio del Burgo que siempre ha defendido los intereses de la Comunidad foral. Ahora, Del Burgo ha dejado la política y en UPN han elegido a Santiago Cervera como cabeza de lista al Congreso. Le acompañan el actual diputado Carlos Salvador, Mariví Castillo, Sagrario Guinduláin y Mariano Herrero. Otra novedad es la candidatura por UPN al senado de María Caballero, hija de Tomás Caballero, concejal de Pamplona asesinado hace diez años. Con ella van José Cruz Pérez Lapazarán y José Ignacio Palacios. En los socialistas, será Juan Moscoso el cabeza de lista al Congreso y Carlos Chivite, una vez más, al Senado. En Nafarroa Bai, Uxue Barkos vuelve a ser la cabeza de lista a la Cámara Baja y tiene visos de repetir asiento. En IU, Isabel Arboniés es la candidata, pero es casi imposible que consiga llegar al Parlamento. En una muestra de calidad democrática casi sin precedentes, todos los candidatos participarán en 15 debates en las televisiones y radios de la Comunidad foral. Los que quedan fuera de esos debates son los candidatos de ANV suspendi, da por la Justicia. El adiós de Del Burgo LA FRASE José Blanco, número 1 del PSOE por Lugo Apuesta por la estabilidad Me parece que estas expresiones no son adecuadas, pero es peor mentirle a la gente tán las cosas más vale no andarse con chiquitas. Y es que si algo se deduce de las palabras del secretario de organización socialista es que las expresiones de su ex secretario general- -el imbécil de marras- -fueron inadecuadas, ciertamente, pero ciertas. Dicho de otro modo: los socialistas patinan, tropiezan, yerran, desafinan, pero no mienten. Para mentir hay que ser malo de solemnidad, ensañarse con el enemigo, y eso no casa con la militancia del partido de Pablo Iglesias y Felipe González. Por lo demás, José Blanco ya avisó en su propio blog, nada más empezar la campaña, de la que se nos venía encima: La verdad es que Felipe está que se sale, está como nunca. Es impresionante ver el entusiasmo que está poniendo en esta campaña, las ganas que le echa y la claridad de sus ideas Sí, Felipe está salido. Y si alguien lo pone en duda es que es un imbécil. Xavier Pericay Periodista y escritor D esde luego. Peor es mentirle a la gente. Sobre todo si el que se supone que miente no eres tú, sino el adversario político. O el enemigo, que tal como es-