Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ELECCIONES 9 M ESPAÑA LOS MÍTINES DE LOS LÍDERES SÁBADO 1 s 3 s 2008 ABC El lord y la derecha Dos importantes columnistas de ABC se han referido a las relaciones del PP con la cultura, algo que tiene siempre importancia pero que se acentúa y se hace más visible cuando llegan las elecciones Affairs en un particular tanque de ideas Desde luego, la idea central de un modo de entender la política y la cultura en la que los ciudadanos tienen prevalencia sobre un Estado que, sin inmiscuirse, garantice sus derechos, se ha hecho presente en el Reino Unidos gracias a su empeño, a su elegante carácter polemista y su originalidad. No se conformó con ese trabajo personal y, con la colaboración de Anthony Fisher y Arthur Sedo, acompañados de muchos otros, participaron directa e indirectamente en un amplio esfuerzo intelectual que incluía centros culturales, organismos privados de estudios, universidades... Esta alternativa cultural nada pusilánime, esta nueva sensibilidad política e intelectual fue la que se impuso y la que dio lugar y prefiguró el discurso de Thatcher. Sólo he hablado una vez en mi vida con la Dama de Hierro y apenas unos minutos en el hotel Ritz de Londres. Cité a Lord Harris y Thatcher dijo: Sin él yo no podría haber sido lo que fui... ni Blair lo que es Ni la derecha en España tiene hoy un Lord Harris ni el PP una Margaret Thatcher que sea sensible a la importancia de una modificación del discurso que, más que a los electores cada cuatro años, se dirija a los ciudadanos con la adecuada pedagogía intelectual para modificar lo que se ha convertido, a todas luces, en el problema de la derecha. Si el electorado español, como dicen los sociólogos, está inclinado a la izquierda, si los votantes de la derecha padecen un sinfín de complejos y un despiste intervencionista supino, si los liberal- conservadores no se hacen el hueco que podrían merecer en el mundo de la cultura, del pensamiento, de la universidad o de la prensa no es, ciertamente, como dice Martín Ferrand, por la arrogancia de la izquierda, sino por haber abandonado- -salvo excepciones- -el territorio de la cultura, e incluso el de la opinión pública. En el final del debate del pasado lunes, poco antes de la metáfora de la niña que sorprendentemente resume todas sus ideas, Mariano Rajoy, como un opositor que alecciona al tribunal, dijo que es muy importante que acertemos con lo que España necesita No hay modo de coincidir en ello. Lo que sin duda necesita la derecha es dar la batalla de las ideas, que es una batalla firme y tranquila. Germán Yanke MADRID. Juan Manuel de Prada se refería a la necesidad de instaurar una sensibilidad alternativa a la imperante y recomendaba, para no navegar en un territorio adverso aunque se puedan ganar las elecciones de vez en cuando, el coraje de presentar una seria alternativa cultural. Lo que Prada llamaba complejito de la derecha fue analizado después, como complejos, sin diminutivo y en plural, por Manuel Martín Ferrand, que presentaba el problema cultural de los liberales y conservadores como pusilanimidad de la derecha. Los dos textos me han recordado una conversación de hace ya muchos años con el historiador Hugh Thomas, organizada por el Club Liberal. Gobernaba ya en el Reino Unido Margaret Thatcher y había comenzado su amplio proyecto de reformas. Se palpaba el cambio pero, incluso más que el cambio, la sensación de que algo había mudado en la opinión pública británica. Pocos años antes, los gobiernos laboristas, a pesar del acoso de las crisis, podían dar la impresión de que se iban a eternizar en el poder. Le pregunté al historiador qué había hecho Thatcher para lograr tal vuelco político y me respondió que el vuelco no había sido exactamente político, sino intelectual, y que, para dar con la clave, tendría que fijarme más en Ralph Harris que en la Dama de Hierro. Harris, al que hizo lord la propia Thatcher, fue el artífice del discurso liberal de los conservadores y no precisamente por entregarse a la política, de lo que siempre receló. Convirtió el Institute of Economic La niña de Zapatero. Tras hablarse toda la semana de la niña de Rajoy, mencionada en el debate, EFE el candidato socialista se hizo la foto ayer con otra niña en Murcia, quien le entregó un ramo de flores El PSOE aspira a la mayoría absoluta, pero admite que no tiene segura la movilización Los socialistas creen estar en el buen camino s Zapatero afirma en Murcia que el PP mintió con un trasvase trampa GABRIEL SANZ MURCIA. El PSOE cree que está en el buen camino para lograr el 9 de marzo una mayoría superior a la actual (164 diputados) que le permita gobernar la próxima legislatura sin las hipotecas derivadas de un pacto con formaciones nacionalistas, según aseguraron ayer fuentes de la dirección del partido tras una reunión del comité electoral. Los estrategas socialistas huyen del término mayoría absoluta como de la peste, pero al mismo tiempo creen garantizados, como mínimo, los 164 diputados de 2004. Nadie quiere poner límites a esa victoria que, aritméticamente. tendría que ser de 176 escaños para no depender de acuerdos postelectorales. La dirección socialista fundamenta su optimismo en tres factores. El primero, que percibe síntomas de una gran movilización el 9- M: masiva asistencia a mítines, elevada audiencia televisiva de todos los espacios políticos y aumento del voto por correo un 10 respecto a 2004. El segundo factor es que ninguna encuesta hasta ahora ha dado ganador a Rajoy. Por contra, todas sí reflejan unánimemente que una amplísima mayoría quiere a Zapatero en el Gobierno. Y el tercer y último factor radica en la polarización PSOE- PP, que favorece el voto útil a las dos formaciones mayoritarias en detrimento de nacionalistas e IU. Se ha consolidado en los ciudadanos la imagen de que sólo hay dos opciones de gobierno dicen. No obstante, el PSOE es consciente de que esos mismos sondeos revelan que el PSOE todavía no ha logrado trasvasar ese deseo a favor en actitud activa del votante de acudir a las urnas el próximo domingo. Por eso, ayer, cuando se cumplió la primera semana de campaña, desde el Comité Electoral se trasladó el mensaje de que el triunfo es seguro pero el margen sobre el PP es incierto. y lo que llaman mayoría más amplia no está garantizada con claridad Por eso, ayer, en Murcia, Zapatero pidió que el 9 de marzo se produzca en España la participación más importante de la historia de la democracia. Se ha marcado como estrategia hasta el segundo cara a cara con Rajoy, el próximo lunes, acentuar sus diferencias con él. Si el jueves comenzó en La Coruña, anoche insistió en Murcia a propósito del trasvase del Ebro. Hemos gobernado defendiendo siempre la misma posición, una política común, nunca hemos engañado. Nunca he vendido trasvases trampa, he dicho la verdad del futuro para Murcia- -dijo el líder socialista- Confíen en aquellos políticos que dicen lo mismo aquí que en Aragón y quien no puede decir lo mismo, es que no dice la verdad, como el PP Por otro lado, el jefe del Gobierno se refirió a lo dicho por un dirigente del PP, a favor de que los socialistas indecisos se queden en casa. ¡Vaya patriotas! exclamó Zapatero. No trajeron un hectómetro