Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 1 s 3 s 2008 ABC AD LIBITUM EL FANTASMA DE GONZÁLEZ UCHO Gatica canta en una de esas emisoras de radio de color sepia que compensan la feroz agresividad militante y feroz de las que consiguen mayores audiencias: Dicen que la distancia es el olvido... Eso lo explica todo y atempera la sorpresa de que Felipe González le haya llamado imbécil a Mariano Rajoy. Muchos españoles habían olvidado ya la auténtica dimensión del ex presidente del Gobierno y muchísimos, la mitad de la población- -que tiene menos de 35 años- no llegó a tomarle la medida en su trecenario de poder en el que la corrupción asentó sus reales y el GAL hizo salM. MARTÍN tar por los aires el EstaFERRAND do de Derecho. La distancia incita tanto al olvido como a la confusión. En el salto de los ochenta a los noventa fueron pocos quienes ignoraron la realidad delictiva de policías como José Amedo o Michel Domínguez. Casi dos décadas después esos nombres se confunden con los de la ficción y, en la imprecisa memoria colectiva, se archivan junto a Phillip Marlowe, Sam Spade, Pepe Carvalho, Sherlok Holmes, Hercules Poirot, Salvo Montalbano, el comisario Maigret, Simenon... o el decano de todos ellos, Augusto Dupain, hijo de Edgar Allan Poe. Ello forma parte de la grandeza de los recuerdos y la miseria de la realidad. El tiempo y su capacidad para difuminarlo todo han convertido a González en un estadista. González, que tiene talento, siempre fue un encantador de serpientes que, además, utilizaba la misma flauta para sacar a los bichos del cesto que para tocar a rancho y conseguir así el seguimiento de una legión de simpatizantes agradecidos y o temerosos. Quiso luchar contra la corrupción y contra la crisis económica, después de pasar por alto el terrorismo de Estado, desde la ignorancia de que la corrupción y la crisis fue obra de sus gobiernos y posiblemente resulten inseparables de la esencia socialdemócrata. En el laberinto de los recuerdos González puede parecer, y parece, más de lo que fue. Fue, desde luego, con su victoria de 1982, la certificación socialista de que la cuenta de la Transición no estaba mal hecha y, especialmente en su primer Gobierno, impulsó medidas de desarrollo y progreso; pero también fue un modo grosero y descalificador de gobernar. Unas veces solo, otras en dúo con Alfonso Guerra y muchas en coro con su mariachi de poder, no dejó títere sin exabrupto en las filas de la derecha. Cuando ahora le dice imbécil a Rajoy no hay novedad. Él es así. No se nos ha aparecido ahora el fantasma de González. González es, y fue, faltón y pendenciero. Hay que dejarle por imposible a la hora del análisis porque la maraña de intereses a los que se debe impide discernir entre las causas y los efectos que en él confluyen. Es un caso límite de agibílibus como podrían explicitar sus distinguidos clientes y sus acostumbrados proveedores. HAY MOTIVO TOLERANTISMO Y TOLERANCIA lastres, es un insulto al oponente y a la inteligencia de NA sociedad sin convicciones puede ser cualinfinidad de ciudadanos. Especialmente a la de aquequier cosa excepto tolerante. Tolerar, en esenllos que tienen sus raíces en los barrios sensibles -el cia, es soportar; transigir con aquello que es legíeufemismo es galo- -y que pueden dar cuenta del síndrotimo aunque nos incomode y se nos lleven los diablos. me de gueto que provoca el diluvio de los recién llegaLa tolerancia no prescinde de las reglas, sino que amdos. Que vayan Ana Belén y su marido, y Sabina, y Seplía el territorio de intercambio. La normativa, sin emrrat y tutti quanti a contar en Usera las múltiples venbargo, sigue ahí; estableciendo lo que resulta intoleratajas que acarrea consigo el mestizaje. Les iban a canble. Y pretender echar abajo las cautelas que la vida en tar la diez de últimas y encima, por chinchar, común ha levantado y abrir de par en par las sin aforar el canon. puertas de la casa, es una memez irresponsable. La fantasía multicultural con la que ZapateO, algo peor, tal vez irremediable. En estos días a ro pretende enmascarar una gestión irresponZapatero y sus acólitos se les llena la boca de sosable reproduce el guión que ha hecho saltar el flamas en las que se repiten, como un eco obsesipolvorín de las banlieues en Francia. Ese cócvo, un par de ideas- fuerza que, oídas de sus latel de hipocresía y dejadez, ese empeño en que bios, no son sino el reclamo del pensamiento nunca pasa nada (y si pasa no importa porque la blando: el pluralismo a pierna suelta y el tole gauche caviar no vive en el fragor del extrarrarantismo a ultranza. TOMÁS dio) fue el mismo montacargas que utilizó Le Ambos conceptos- -especialmente el pluraCUESTA Pen para ascender desde las covachuelas hasta lismo que es el correlato de la tolerancia- -forel ático. Es el conjuro que ha convocado al aquelarre a man de parte de lo que Sartori ha definido como el códilos más turbios fantasmas del pasado a base de negar go genético de los sistemas democráticos. Son ámbitos que cualquier cambio genera turbulencias, desajustes distintos, pero intrínsecamente conectados: El pluray agravios. Es el festín del humanitarismo sin sustanlismo presupone tolerancia y, por consiguiente, el pluracia que humilla, a fin de cuentas, a sus beneficiarios. lismo intolerante es falso Mondo y lirondo, el aserto es Que los transforma en una especie protegida o, cuando impecable. Lo jugoso, no obstante, se encuentra en los menos, en un rebaño tutelado. matices con que adereza su discurso el italiano. La toleDurante cuatro años, el presidente del Gobierno ha rancia- -afirma- -no debe confundirse con el relativispuesto a barato todas las convicciones en las que una namo a pierna suelta y a calzón quitado. El que tolera tiene ción asienta sus pilares. Pero sin convicciones no existe valores y principios (que considera inobjetables) por tolerancia y el pluralismo no germina cuando la tolemucho que los otros tengan derecho a equivocarse. Y el rancia falla. De ahí que el tolerantismo sin fronteras pluralista, por su parte, aprecia el exotismo, pero sin enen el que Zapatero está enrocado sea una farsa que deja tregarse al diferente con las manos en alto. El hecho de en evidencia al comediante más desvergonzado. Sin conser plural no presupone que la diversidad sea, en sí misvicciones, la inmigración es un problema en vez de un ma, una ventaja y tampoco sostiene que el mejor de los semillero de oportunidades. La integración es un procemundos sea uno que se diversifique ad nauseam so paulatino, una larga paciencia, no un abracadabra. Si Zapatero se resiste a hablar de inmigración y huye Para la izquierda, en cambio, es una ideología- exprés, del castigo como los toros mansos es porque no se maneun toque de color en la acuarela cotidiana. Excepto los ja con solvencia fuera de los terrenos del todo- a- cien dogpendejos que votan al PP, aquí no sobra nadie. ¿Será por mático. Acusar de xenófobo a Rajoy por proponer que pluralismo? ¿Será por tolerancia? los nuevos españoles lo sean de verdad, sin ventajas ni L U -Ojalá se pusieran de acuerdo para que cuando ganen la Justicia, la Democracia y la Libertad también gane yo.