Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 VIERNES deESTRENO VIERNES 29 s 2 s 2008 ABC Otros estrenos What a wonderful world Casablanca es el escenario en el que transcurre la película de Fauouzi Bensaïdi, segundo largometraje del director y actor marroquí. Kamel (papel que interpreta el propio Bensaïdi, es un asesino a sueldo que recibe los encargos de sus mjsiones en clave y a través de internet. What a Wonderful World (título que juega con la triple www de la red) es una innovadora comedia negra con elementos dramáticos, románticos, sociales y de thriller. Tres historias que conducen a un mismo destino se entrelazan en la película, que pretende ser un rompecabezas y un juego de imágenes que recuerda a distintos géneros, con escenarios y personajes atípicos; dentro siempre de esa ciudad de contrastes, tradicional y moderna. Buda explotó por vergüenza Irán 2007 91 minutos Género- -Drama Director- -Hana Makhmalbaf Actores- -Nikbakht Noruz, Abdolali Hoseinali, Abbas Alijome WAZ Película inglesa de Tom Shankland. Su título es, en realidad, w- delta- z, el inicio de la ecuación Price, una fórmula que un asesino en serie ha decidido desmentir con un juego macabro que pone a sus víctimas entre la espada y la pared: o mueren con sufrimiento o terminan con la vida de un ser querido. Los encargados de intentar resolver estos crímenes serán una pareja de policías, Eddie Argo y Helen O Mara. Aquel es un veterano detective desgastado ya por los años de implicación en asuntos de brutalidad pandillera, y ella una inexperimentada compañera. Talibanes no, gracias E. RODRÍGUEZ MARCHANTE El cine iraní sujeta con hilos de seda pesos enormes y aborda con ingenuidad asuntos capitales; su imagen podría dibujarse como la de uno de esos iceberg que apenas asoman un pico de su everest de hielo... El cine iraní se diría, a menudo, que es cine ártico. Los Makhmalbaf, padre e hijos, hacen ese cine, y la más joven de ellos, Hana Makhmalbaf, apenas veinteañera, estrena una película titulada Buda explotó por vergüenza y que es la película más ingenua, deliciosa, dura, penetrante, alegórica, inteligente, sencilla y a la vez enrevesada que habrán visto en tiempo. Tal y como enseñó hace años la cámara de Kiarostami en películas como Dónde está la casa de mi amigo o Y la vida continúa... Hana Makhmalbaf deja que por ella penetre tal cantidad de polvareda real que las leves anécdotas de la ficción adquieren un tamaño global. La cámara se sitúa en esta ocasión frente a las ruinas de aquellas gigantescas estatuas de Buda que los talibanes destruyeron en Afganistán, un lugar increíble y lleno de covachas en el que viven un montón de familias; el objetivo se fija en una niña y en media docena de peripecias nimias que le suceden: ir a la escuela, comprar un 27 vestidos Katherine Heigl, popular por su participación en la serie Anatomía de Grey y una de las nuevas reinas de la comedia en Hollywood, es la protagonista de 27 vestidos un filme de Anne Fletcher y que se ha promocionado como Del guionista de El diablo viste de Prada La película cuenta la historia de Jane, una chica romántica y honesta -en palabras de la actriz, que siempre ha dado su vida por los demás. Es, además de la fiel adjunta de su jefee está locamente enamorada, la encargada de preparar las bodas de sus amigas. Una escena de la película cuaderno, que falte una silla, enfrentarse a unos chiquillos que juegan a la guerra... trivialidades que se convierten en la película y mediante el descomunal talento cinematográfico de las dos chiquillas, la directora y la pequeña actriz (unos seis años) en algo así como un thriller (la anécdota del huevo roto produce el espasmo de la botella rota en Encadenados en cuyo fondo, además, todas esas minucias argumentales nos re- ABC Katherine Heigl ABC velan como a destellos los grandes asuntos que se esconden ahí, en esas escuelas, en esas carencias, en esos niños y en las piedras y palos que empuñan. No hay gran novedad en lo que pretende hacer Hana Makhmalbaf, convertir el ojo de una niña en el catalejo para ver el mundo, pero sí hay, en cambio, una novedad pequeña: la ingenuidad es real y está acompañada de una desacostumbrada frescura al modo ártico.