Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 VIERNES DE ESTRENO www. abc. es cine VIERNES 29 s 2 s 2008 ABC Todos los enemigos del presidente El británico Pete Travis nos cuenta un hecho violento desde ocho puntos de vista. ¿Es En el punto de mira el doble de buena que la japonesa Rashomon que sólo ofrecía cuatro? Quizá no, pero entretiene un rato FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. Pete Travis ya había contado un atentado terrorista en Omagh donde el IRA asesinaba a treinta personas, entre ellas una niña española. Enamorado confeso de nuestro país, el director sitúa la acción de su última película en Salamanca, en cuya plaza mayor un francotirador dispara al presidente, que en esta ocasión es William Hurt, uno de los pocos actores que todavía no había desempeñado el papel. Le acompañan en el reparto Forest Whitaker, Sigourney Weaver, Dennis Quaid, Matthew Fox y Eduardo Noriega, entre otros, naturalmente. Pero casi nada es lo que parece en esta cinta, que en realidad está rodada en México (imaginen el presupuesto en cartón piedra) y que, según Travis, tampoco versa sobre terrorismo, sino sobre las distintas maneras que tenemos de ver el mundo Omagh hablaba de una familia en busca de justicia explica, mientras que aquí hay un misterio y cada protagonista tiene una pieza del rompecabezas, que no se puede resolver sin el punto de vista de todos En su primer fin de semana, la película ha liderado las taquillas en Estados Unidos y en México. Cualquiera que sea su acogida en España, a muchos espectadores les chocarán algunos detalles, pequeñas licencias de las que Travis no quiso hablar demasiado durante la presentación del filme en Salamaca. Es una película, no un documental adujo. Eduardo Noriega representó mejor su papel: Yo era el último mono. Estaba allí para disfrutar y aprender, pero les dije que no había barrio árabe en Salamanca, ciudad que tampoco tiene seis millones de habitantes. Pero la verdad es que eran datos poco relevantes para la trama. Ayudan a dar espectacularidad y sólo el público español se dará cuenta Noriega confiesa que el hecho de ser el menos conocido de los actores le ayudó mucho, en primer lugar para conseguir el papel: Con tantas estrellas, ya no necesitaban otra Además, dice, me felicitaban por todo, como nunca lo habían hecho Su trato con sus colegas americanos fue tan correcto como cabe imaginar, pero destaca la actitud de Whitaker, que conocía varias de sus películas. Se esforzaba en hablar español y me decía que era un admirador de mi trabajo. Soy yo el que tengo que estar emocionado, le respondía En efecto, Forest Whitaker confirmó que ya conocía el trabajo del actor español y que durante el rodaje pudo ver El espinazo del diablo que le gustó mucho. Lo cierto es que el protagonista de El último rey de Escocia por la que recibió un Oscar el año pasado, parece un especialista en suavizar cualquier arista. Todo amabilidad (y en su caso todo es mucho) llamaba la atención su astucia para esquivar titulares algo salidos de tono, incluso cuando le formularon una pregunta tan difícil de esquivar como la siguiente: William Hurt dijo que su personaje era decente, inteligente y moral. ¿Se puede ser decente, inteligente y moral siendo presidente? Y el tío, sin guión ni nada, contesta: Lo que Pete ha querido describir aquí es el presidente ideal de los EE. UU. Todos son muy distintos unos de otros. Unos han intentado ayudar más y otros quizás menos. Éste es el ideal Y se quedó igual de ancho que había venido. Incluso para hablar de la conjunción de egos en el plató, con tantas estrellas oscarizadas en el elenco, supo encontrar una salida de emergencia decente, sin recurrir al manual de tópicos y mentiras piadosas: No hay que olvidar que es una película en la que se ven distintos puntos de vista y con algunos de los actores ni siquiera llegué a trabajar, porque cada uno iba por su lado Y olé. Dennis Quaid, Eduardo Noriega y Richard T. Jones (el del pinganillo) todos ellos un tanto crispados La película habla de forma explícita de la prepotencia americana en el extranjero, y ahí es donde Whitaker, que ha recorrido medio mundo y parece un hombre sensible, siempre encantado de escuchar a todo el mundo, se ganó un papel como embajador de la ONU: Efectivamente, yo viajo y noto que la gente me habla de la guerra, me dicen que Estados Unidos ha tomado una postura errónea. Otros hablan de la caída del imperio y, en efecto, ahora surgen otras potencias, como China y la India. Todas esas cosas oigo, sí Pero la gran estrella en Salamanca era Matthew Fox, el doctor Jack Sephard de la serie de televisión Perdidos No tiene un currículum tan impresionante como sus compañeros, pero las fans no se fijan tanto en esas cosas. Miran más el interior. Fox habló de las servidumbres del éxito: Con la fama es como si hubiera dos yo distintos. Para ser honestos, es algo que no entiendo. Me siento identificado con ser marido, padre, hijo o hermano y las relaciones personales son lo más ABC Noriega, el último mono Pete Travis: Hay un misterio y cada protagonista tiene una pieza del rompecabezas, que no se puede resolver sin el punto de vista de todos importante de mi vida. En este sentido, a veces la fama llega a ser embarazosa Matt que anunció su intención de dejar la tele en cuanto acabe Perdidos serie a la que todavía le quedan dos temporadas, se declaró encantado de encontrar personajes de acción. Me gusta que mis películas tengan una dimensión física, porque requieren un compromiso que encuentro estimulante y divertido En el futuro aspira a rodar una película del Oeste Me crié en un rancho de Wyoming y me encantan los westerns y le gustaría protagonizar una comedia, Ofertas no le van a faltar. Más información sobre la película: www. vantagepoint- movie. com