Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MADRID VIERNES 29 s 2 s 2008 ABC Denuncian una muerte por infección hospitalaria tras una intervención EP MADRID. Una mujer de 59 años que cayó gravemente enferma tras ser intervenida en el Clínico por una caída con rotura de tibia y peroné, falleció tras contraer una infección hospitalaria informó ayer la Asociación del Defensor del Paciente. Esta asociación remitió los hechos al Fiscal Jefe de Madrid para su investigación. Según la familia de la paciente, Araceli García Esteve, existen varias personas en la UCI del 12 de Octubre afectadas por bacterias que están dañando su estado. La mujer fue intervenida el 18 de enero. Según sus hijas, al poco de llegar a casa, recibieron una llamada alertándolas de que su madre iba a ser trasladada a la UCI debido a que un fármaco le había dado reacción y, al llegar al centro, les dijeron que también podía ser por un virus de quirófano Su situación se complicó hasta que pereció. El Clínico niega cualquier infección por bacteria en la UCI que haya podido afectar a la paciente Un militar se hace pasar por un agente secreto mientras robaba un coche El ladrón 007 ebrio, le hacía el puente a un Opel Vectra para realizar una misión especial regresar a su casa de San Sebastián de los Reyes tras una juerga CARLOS HIDALGO MADRID. Lo que viene ahora es un nuevo capítulo de la crónica esperpéntica de sucesos madrileña. Ocurrió la madrugada del pasado sábado, en Coslada. Los agentes de la Policía Local detenían a un joven cuando intentaba, de la manera más chapucera posible, robar un coche. Era parte de su misión especial y secreta según reveló el beodo ladrón a la Policía. Al final, resultó que era militar profesional. Está detenido. El joven, que responde a las iniciales F. Y. G. es español, tiene 26 años, reside en San Sebastián de los Reyes y, para más inri, es militar profesional de Tropa del Ejército de Tierra, en un destacamento de la carretera de Colmenar Viejo, según informaron fuentes cercanas al caso. Pero el inicio de la historia es otro. De madrugada, el soldado se encontraba con unos amigos en la puerta de una discoteca del barrio de Valleaguado de Coslada. El alcohol ya había comenzado a hacer sus efectos y el grupo de F. Y. G. se vio envuelto en una trifulca con otro. Que si una mala mirada. Que si deja tranquila a la chica... Y se enzarzaron en una pelea. Hasta el lugar se trasladó una patrulla de las Bescam de Coslada, que puso paz en el enfrentamiento e identificó a los alborotadores. F. Y. G. empezó a decir que era guardia civil, aunque luego lo negó. No se produjeron identificaciones en ese primer momento. Pasaron las horas, y, sobre las 6.30, un vecino volvió a llamar a la Policía Local: Alguien está intentando robar un coche en la calle. Parece que le está haciendo un puente Rápidamente, otras dos patrullas de las Bescam se acercan al lugar referido por el testigo, el cruce de la calle de la Argentina con la de Venezuela, a apenas 500 metros de donde ocurrió el anterior altercado. Cuando los agentes llegan, se encuentran al sospechoso en un Opel Vectra que presentaba la ventanilla y el retrovisor rotos. Además, había intentado de la manera menos profesional hacerle el puente al turismo, para robarlo. La Policía le conminó a que saliera del vehículo, pero el sujeto, lejos de amilanarse, les respondió una negativa a gritos. Ante las amenazas de los policías locales, el sospechoso les respondió, muy metido en su papel, gracias a la gran ingesta de alcohol: ¡Quietos! ¡Soy un agente secreto en misión especial. Esto no es lo que parece. Necesito este coche y no tengo por qué daros explicaciones Los policías se tomaron medio en broma el speech del joven, pero no cabían en su sorpresa al comprobar que, entre su acreditación, se encontraba la de la Tropa del Ejército de Tierra. ¡Se os va a caer el pelo, que mi padre es una persona muy influyente! farfulló. En medio de esta situación tan peliculera, en los agentes imperó la razón y procedieron a la detención del sospechoso. La Policía Local ha trasladado un informe detallado de lo sucedido al coronel jefe de su destacamento. Por cierto, la misión especial era regresar a su casa de Sanse en coche. Soy guardia civil ¡Quietos. Soy un agente en misión especial. Necesito el coche y no tengo que dar explicaciones!