Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL VIERNES 29 s 2 s 2008 ABC Haber nacido en Panamá es un enredo para el senador McCain La Constitución de EE. UU. establece que sólo los ciudadanos por nacimiento son elegibles para el cargo de presidente PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Los artífices de la Constitución de Estados Unidos, en su pionero diseño de instituciones democráticas, dedicaron bastante más atención y texto al Congreso que a la Presidencia. Pero dentro del sucinto artículo número dos dedicado al Ejecutivo federal figuran tres requisitos obligatorios para aspirar al puesto de presidente: haber cumplido treinta y cinco años de edad, haber residido un mínimo de catorce años en el país y ser ciudadano de Estados Unidos por nacimiento Esta última exigencia de ser un natural born citizen casi desde el mismo momento de su redacción en 1787, ha venido generando incontables debates políticos y jurídicos sobre su exacto significado. Incluidas sugerencias de reformas constitucionales como la reciente propuesta de enmienda Schwarzenegger para eliminar incluso la automática descalificación presidencial para figuras como el gobernator de California, de origen austriaco. putado abogado y ex alto cargo del Departamento de Justicia. Aunque todavía no ha terminado de investigar y redactar su peritaje jurídico, Olson dice tener clara su conclusión: el nacimiento de John McCain en Panamá no le impide aspirar a la Casa Blanca. Sin embargo, Sarah Duggin, especialista en derecho constitucional de la Universidad Católica de Washington, ha indicado al New York Times que esta cuestión, sobre la que no existe precedente alguno, no es tan clara como dice la campaña de McCain aunque existan poderosos argumentos a su favor El Príncipe Enrique, de patrulla en la localidad de Garmisir el pasado 2 de enero POOL El Príncipe Enrique lleva diez semanas combatiendo en Afganistán El Gobierno británico podría ordenar su retorno al haberse filtrado la noticia en medios extranjeros EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Ha visto cumplido su sueño, pero probablemente no le durará mucho más tiempo. El Príncipe Enrique de Inglaterra lleva diez semanas combatiendo en Afganistán, un destino de primera línea que llevaba tiempo reclamando, pero la filtración de la noticia seguramente obligará a su inmediato retorno al Reino Unido, ante el riesgo que su desvelada presencia supone para él mismo y para quienes están a su lado. El Ministerio de Defensa británico confirmó ayer por la tarde que el hijo menor del Príncipe de Gales, de 23 años, lleva diez semanas combatiendo en la provincia de Helmand, en el sur del país y una de las más conflictivas. Su base se encuentra en una antigua madrasa, donde miembros de su regimiento, de la Household Cavalry, están destacados junto con un regimiento Gurkha, una unidad de larga tradición desde los tiempos de los dominios británicos en la zona. El jefe de las Fuerzas Armadas británicas, el general Richard Dannatt, expresó su decepción por el hecho de que la noticia hubiera aparecido en varias webs de medios extranjeros, cuando había un pacto con la prensa británica y con las principales organizaciones informativas internacionales para matener en secreto la misión del Príncipe Enrique hasta que regresara al Reino Unido, al cabo de cuatro o seis meses. Ahora existe el temor de que los terroristas que combaten en Afganistán realicen un fuerte ataque contra las tropas británicas con el fin de atentar o secuestrar al tercero en la línea sucesoria del Trono británico, como ya había amenazado en su día algún portavoz de Al Qaida. Ello pone también en peligro a los demás soldados que se encuentran en la provincia de Helmand, y ha supuesto el apodo de imán de balas para el joven combatiente. Este riesgo era la principal razón esgrimida por Defensa cuando el año pasado anunció públicamente que había decidido no escuchar los deseos del Príncipe Enrique de que no quería quedarse sentado con el trasero en el sillón mientras su compañeros arriesgaban su vida por el país. Cuando saltó la noticia, Defensa rápidamente distribuyó declaraciones del propio Príncipe, en las que expresaba su satisfacción por ser un soldado más. Realmente no he tenido una ducha en cuatro días- -había manifestado en una entrevista embargada- -y no he lavado mi ropa en una semana. Está muy bien ser una persona normal por una vez. Soy consciente del riesgo de mostrar mi cara demasiado por aquí, pero por suerte aquí no hay civiles, porque esto es tierra de nadie. Pero cuando voy al norte y patrullo entre la gente local, soy muy cauteloso acerca del hecho de que necesito mantener mi cara ligeramente cubierta sólo por si alguien me reconoce, lo que pondría a los otros en peligro Por su parte, el primer ministro británico, Gordon Brown, le calificó de soldado ejemplar Todo el Reino Unido estará orgulloso del sobresaliente servicio que está llevando a cabo. Quiero agradecer al Príncipe Enrique y a todo nuestro personal en servicio por la contribución que están realizando declaró. Enigma constitucional La base aérea Coco Solo Con todo, la realidad es que hasta la fecha, ninguno de los 43 ocupantes de la Casa Blanca ha nacido fuera de los cincuenta Estados de la Unión. Y aquí es donde se presenta el problema para el senador John McCain, que vino al mundo un 29 de agosto de 1936 en la base aérea Coco Solo parte de las instalaciones militares estadounidenses en la zona del canal de Panamá y donde estaba destinado su padre como oficial de la Navy Esta accidental particularidad del candidato in pectore del Partido Republicano ha vuelto a generar un nuevo debate sobre requisitos constitucionales para aspirar a la Casa Blanca. La campaña de McCain insiste en que el asunto ya quedó aclarado en 1999, durante la primera intentona presidencial del senador por Arizona. No obstante, el político ha solicitado un nuevo análisis jurídico a Theodore Olson, re- Si bien es cierto que los primeros borradores de la Constitución de Estados Unidos contienen este requisito de nacimiento para aspirar a la presidencia, los debates de la convención constituyente en Filadelfia no arrojan mucha luz sobre las exactas intenciones de los padres fundadores. Aunque como influencia se apunta a una carta de John Jay- -el primer presidente del Tribunal Supremo- -a George Washington- -el primer presidente de Estados Unidos- -sugiriendo en julio de 1787 que para impedir que un extranjero se convierta en comandante en jefe, la Constitución debería incluir una expresa declaración contra esa posibilidad. Con todo, la cuestión parece no haber sido solventada de forma definitiva ni por sucesivas legislaciones del Congreso federal ni por la jurisprudencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos. Quizá el natalicio hispano del senador John McCain podría ayudar a solventar ese enigma constitucional. Imán de balas Hasta la fecha, ningún ocupante de la Casa Blanca ha nacido fuera de los cincuenta Estados de la Unión Brown lo calificó de soldado ejemplar y añadió que todo el Reino Unido está orgulloso de él ABC. es Vídeo sobre el Príncipe Harry en Afganistán en abc. es internacional