Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA VIERNES 29 s 2 s 2008 ABC La penúltima pista de Mari Luz Mari Luz Cortés, la niña de cinco años de Huelva, lleva mes y medio desaparecida y ya han sido muchas las veces que alguien dice haberla visto. Ayer se la situó en un centro de menores de Nápoles. Por desgracia, tampoco esta vez ha sido cierto POR PABLO MUÑOZ MADRID. Desde el pasado 13 de enero la familia Cortés vive con una angustia permanente y por eso cada vez que sale alguna noticia de que la niña puede haber aparecido en cualquier lugar se aferran a ella con todas sus fuerzas. Ayer volvió a suceder al conocerse que había una pequeña abandonada en un centro de menores de Nápoles. Como siempre, la Policía comenzó una investigación, aunque las posibilidades de que fuera Mari Luz eran prácticamente nulas, como luego se confirmó. Las fuentes consultadas por ABC advierten que no es la primera vez que se produce una información de este tipo y que no será la última, pero la de ayer fue además comentada por el delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, lo que hizo que aumentara la expectación. Incluso, el padre de la niña quiso viajar a Italia para comprobar in situ si esa niña era su hija. López Garzón comentó que la investigación se puso en marcha cuando un empresario español de origen italiano y residente en Cataluña fue alertado por su madre, que vive en Italia, de que en Nápoles se había producido el hallazgo de una niña no mayor de cinco años y cuyo origen e identidad eran desconocidos. El hombre se puso en contacto con la familia de Mari Luz, que lo comunicó a la Policía. Los hechos se pusieron en conocimiento de Interpol y agentes españoles ya están en Nápoles. Las primeras informaciones señalaban ya que la chiquilla encontrada ahora es más pequeña que la niña de Huelva y algunas informaciones señalaban que tenía rasgos asiáticos. No obstante, se apuraron todas las posibilidades de investigación. Incluso Diego Cortés, tío de Mari Luz, admitió que había pocas posibilidades de que se tratara de ella. Pero el revuelo ya se había producido, en un caso además que desde el primer momento acapara mucha atención mediática. Los encargados de la investigación, según las fuentes consultadas por ABC, mantuvieron desde el principio un enorme escepticismo sobre el asunto y continuaban con las pesquisas sin alteración alguna. Entre otras razones porque sería muy extraño que alguien se llevase a la pequeña de Huelva para abandonarla luego en Nápoles. La experiencia, además, llevaba a la misma conclusión. Hace sólo unos días se produjo una situación similar, y no era ni mucho menos la primera vez; simplemente se comprobó, pero no se varió un ápice las líneas de trabajo. Ahora tampoco se ha hecho ni se hará en el futuro si no hay datos nuevos de verdad significativos. Esas líneas de investigación sólo se amplían a medida que se conocen nuevos indicios. De momento, se han hecho algunos avances sobre las circunstancias exactas de la desparición- -se sitúa a las cinco menos diez de la tarde en la calle que hay a espaldas de su casa- se conoce ya la identidad de buena parte de los vecinos de la barriada de El Torrejón que estaban ese día en la calle y se progresa en el conocimiento de los entresijos de la zona, que presenta algunos rasgos un tanto conflictivos. La investigación se complica enormemente por el hecho de que no se haya localizado a Mari Luz, pero aun así los encargados del caso manejan dos hipótesis principales: que la niña fuera víctima de una agresión sexual o que se trate de una venganza entre familias. En la primera de esas teorías se trabajó desde el principio y a ello contribuyó el hecho de que uno de los vecinos de la barriada tuviera antecedentes por abusar sexualmente de sus hijas. Huyó de la ciudad por temor a represalias. Esta pista no se ha abandonado en momento alguno, pero se ha añadido la posibilidad de que el agresor de Mari Luz fuera alguien mucho más joven, también de la barriada. En El Torrejón se han detectado en ocasiones relaciones sexuales a edades muy tempranas y ese puede ser un caldo de cultivo para una agresión de este tipo. En cuanto a la segunda hipótesis, se ha comenzado a trabajar en ella a medida que se tiene un conocimiento más profundo de las relaciones entre las distintas familias de raza gitana de la zona. En concreto, ha aparecido tráfico de drogas y rencillas entre unos y otros que podrían haber derivado en una venganza brutal. En cualquier caso, por ahora no hay conclusiones nítidas. La Policía continúa volcada en el caso. No se escatiman medios ni personales ni técnicos. Y así seguirán las cosas hasta que se aclare el misterio. Una vecina de Petrer descubre a la Policía sacando a un ladrón de debajo de su cama ABC ALICANTE. Una mujer que se encontraba en su vivienda de Petrer (Alicante) se llevó el susto de su vida al encontrarse a unos policías que habían accedido al interior de su domicilio cuando perseguían a un ladrón, que instantes después fue detenido al ser descubierto debajo de una cama. El hombre se había escondido allí tras entrar en la vivienda a través de una ventana- -por la que también entraron los agentes- -sin que su inquilina se percatara de ello. El suceso ocurrió el pasado miércoles en una casa situadaen la calle Azorín del citado municipio después de que un vecino avisara a la Policía de que un hombre, cubierto con una gorra, había accedido al patio interior de una vivienda. Los agentes desplazados al lugar observaron que una ventana de la casa estaba abierta y optaron por entrar por ella a la vivienda, provocando el susto a la mujer. Hipótesis La Policía trabaja sobre dos hipótesis: que la niña fuera víctima de una agresión sexual o de una venganza entre familias gitanas Pocas posibilidades YOLANDA CARDO Dos horas de angustia por el reventón de una tubería del gas en Barcelona El barrio barcelonés del Poblenou vivió ayer dos horas de angustia después de que una fuga de gas encendiera una gran llama que, pese a que no provocó heridos, calcinó un vehículo y obligó a desalojar varios edificios cercanos. El origen del suceso estuvo en los trabajos que realizaban en la zona unos obreros, que, al picar accidentalmente una cañería de Gas Natural, provocaron la fuga y la posterior llamarada.