Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Jueves 28 de Febrero de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.676. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Irene Lozano SE EQUIVOCARON LOS MESES arece que el invierno va a pasar sin frío, pero nadie agradece la gentileza. La mañana ha de ser oscura y en el andén de Cercanías el obrero debe encogerse, subirse los cuellos del abrigo y frotarse los brazos; sentir el desamparo de hallarse en un cuadro de Hopper. Enero siempre ha sido cruel, gélido y caro. A pesar de que ahora ya no se ensaña, el pueblo no consigue sonreír despreocupado: más del 80 por ciento cree que el calentamiento del planeta le afectará personalmente, y el 93 por ciento, dicen las encuestas, que será un problema para las generaciones futuras. Enero se ha olvidado del frío como septiembre y octubre se olvidaron de las lluvias. Febrero lleva el mismo camino. No sabemos qué pasa cuando los meses no se comportan como deben, ignoramos qué podemos esperar de ellos cuando están tan equivocados como la paloma de Alberti. Quienes confían en la mano invisible del mercado subrayan un dato muy esperanzador: las gabardinas se han vendido igualmente. Lo que inutiliza la sequía se ve rehabilitado gracias a las temperaturas benignas. El informe Stern, encargado por Blair, calificó el cambio climático de fallo del mercado pero él sobrevivirá a los desafueros: los fabricantes de paraguas harán sombrillas en China. Se tratará sólo de una nueva adaptación a la demanda. Stern advirtió de consecuencias que traspasan esos límites, fallos del mercado que inducen a error a los meses. Las autoridades, pese a todo, siguen confiando en que una mano invisible nos libre de la asfixia de los humos. Así pasamos febrero, añorando un vendaval no sahariano o una tromba de agua que levante las tapas de las alcantarillas y ahogue a las ratas. Y después, si puede ser, recordar cómo era el arco iris. P Eva Herman, ayer en Barcelona De profesión, sus labores Un desliz (oral) le costó el puesto como presentadora estrella de la televisión pública alemana. Pero Eva Herman no calla, y acaba de publicar El principio de Eva donde defiende la vuelta al hogar y a la familia tradicionales POR MANUEL DE LA FUENTE FOTO: YOLANDA CARDO e profesión, ahora, sus labores, y darle rienda suelta a una lengua triperina, azotaina de feministas y compañeros (y compañeras) Decir que madre no hay más que una y, sobre todo, que en el régimen nazi hubo cosas malas, pero se apreciaba y valoraba la figura de la madre le costó su puesto como presentadora estrella de la televisión pública germana. Pero lejos de guardarse esta lengua de triple filo (de algo tenían que valerle tres divorcios) Eva Herman no se calló (el que calla, generalmente otorga, dicen) y ha publicado un libro, El principio de Eva (Ed. B) que ha puesto los pelos de punta (permanentes incluidas) a media (o cuarto y mitad, por lo menos) Alemania, libro en el que defiende el regreso a la familia tradicional, con la parienta en casa (sin la pata quebrada, eso sí) y el machote buscándose las habichuelas y, aunque ha tenido el detalle de no recomendar que el varón se vaya de cañas bávaras una noche sí y otra también, sí atiza el fuego de lo políticamente incorrecto: Las mujeres producto del feminismo se convierten en pavas, marimachos y pelmazas Hay que dejar que los hombres sean hombres y no reeducarlos como gobernantas Pero cuándo comió Eva de la manzana del amor materno- filial. Mi perfil- -explica- -no respondía al de ama de casa, era una profesional entregada a su trabajo. Siempre quise tener tres hijos, y me vi con treinta y ocho años y sólo uno. Entonces empezaron a cambiar mis prioridades Violencia, rebelión en las aulas, fracaso escolar, sexo, drogas, rock and roll (o techno pastillero) para Eva Herman el mundo se quiebra sin el amor de madre. A los niños les falta la presencia constante de unos padres. No viven en un clima de unión y luego ellos tampoco saben ofrecerla y transmitirla, y acabarán por convertirse en personajes débiles, en gente con muchos problemas Pero, ah, amigos, Adán tampoco escapa a los dardos de Eva. Hoy en día, el hombre se muestra más inseguro que nunca, y no quiere casarse, ni tener niños, ni asumir responsabilidades, porque el feminismo ha llevado a ver a los hombres como unos machos violentos o bimbollos blandengues Herman se pone lo políticamente correcto por montera, pero tal vez haya quien sugiera que quiere ponerle un gigantesco burka a la mujer occidental. No me lo han dicho con esas palabras, pero casi. Realmente, si a mí me hubiesen preguntado hace quince años por las ideas que ahora defiendo, no creo que hubiese sido muy receptiva, porque entonces mi carrera era lo primero, pero ahora definitivamente he comprendido que mis prioridades son otras D