Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 28- -2- -2008 Los hijos podrían vivir menos que sus padres a causa de la obesidad 87 Nature critica el exceso de burocracia de la Ciencia en España En su editorial, la revista afirma que el CSIC podría hundirse en la mediocridad S. B. MADRID. La revista Nature premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades y la más prestigiosa junto con Science del panorama científico internacional, publica en su edición de hoy un editorial sobre la investigación en España, en el que advierte de las trabas burocráticas que lastran al Consejo Superior de Investigaciones Científicas. El gasto de España en investigación supera actualmente un 1.1 por ciento de su PIB, porcentaje que está todavía por debajo de la media europea del 1.8 por ciento, aunque si gana las elecciones, el PSOE proyecta aumentarlo hasta el 2 por ciento para el año 2011, escribe la revista. La publicación señala que es de especial preocupación para los científicos saber si se logrará reformar el inflexible sistema español de reclutamiento académico, que sigue siendo el máximo obstáculo para la eficiencia Profesores de universidad y científicos del CSIC son, unos y otros, funcionarios que tienen total seguridad de empleo. Como consecuencia de ello, la contratación a cualquier nivel es de una lentitud exasperante, la de extranjeros es difícil y resulta casi imposible ofrecer (a un científico) un paquete atractivo salarial y de dinero para la investigación Ése problema ha hecho buscar ingeniosas estratagemas a los responsables de administrar la investigación, y así el ministerio de Sanidad ha creado institutos autónomos de investigación pública al margen del sistema estándar Uno de ellos, el Centro de Investigaciones Oncológicas (CNIO) en Madrid, se ha convertido en un centro de renombre internacional sólo diez años después de su fundación dice el editorial. Y aunque los propios institutos del CSIC están sometidos a las condiciones dictadas por el ministerio de Educación y La ministra, junto con Mayor Zaragoza, con su cesto de naranjas ayer en la Autónoma de Madrid dor- Esencialmente me van echando poco a poco, y de momento Europa me acoge por segunda vez Moreno Lampaya, que hizo su tesis de la mano de Ginés Morata, Príncipe de Asturias de Investigación Científica, ha desarrollado su labor, entre otros centros, en el Instituto de Biología Molecular de Zúrich, en el Instituto de Biología Molecular Severo Ochoa, del CSIC, y ahora en el CNIO. No es en absoluto un recién llegado, puesto que ha publicado ya buen número de trabajos en las más prestigiosas revistas científicas. El último, el pasado 14 de enero, en Nature Reviews Cancer sobre cómo las células tumorales prosperan por asesinato de las células sanas, su campo de trabajo favorito. Y no le ha faltado la financiación de la Comunidad de Madrid, Caja Madrid y la Mutua Madrileña. ABC Becarios exprimidos Ayer, mientras un grupo de becarios exprimidos pertenecientes a la Federación de Jóvenes Investigadores, entregaba a la ministra Cabrera un simbólico cesto de naranjas en la Universidad Autónoma de Madrid, Eduardo Moreno comentaba a este diario que más que un problema político es cultural... en España las autoridades se asustan ante los proyectos arriesgados e innovadores. Te dicen esto no lo ha hecho nadie en el mundo Claro, si ya se hubiese hecho no lo investigaríamos El joven científico- -Madrid, 1970- cree que debe modificarse el sistema de evaluación de proyectos, que aquí es anónimo a diferencia de Europa; y falta, sobre todo, una apuesta decidida por la investigación y el futuro Portada de hoy de la revista Nature NATURE Más información sobre el investigador: http: www. cnio. es César Nombela Catedrático de Microbiología de la Complutense EVALUACIÓN CIENTÍFICA e necesita un buen sistema de evaluación para asignar los siempre limitados recursos científicos. Ningún sistema es perfecto, pero importa mucho su capacidad de mejora con la S experiencia. La evaluación tiene que promover la investigación de calidad, tanto en el avance dentro de pautas bien establecidas, como en la ruptura de moldes abriendo caminos nuevos. El objetivo es priorizar la investigación arriesgada- -ensanchar el conocimiento científico o técnico implica riesgo- al tiempo que garantizar su viabilidad dentro de márgenes razonables. El criterio de los pares, los expertos conocedores de la temática, sigue siendo la clave, como lo es que fundamenten bien la valoración. Su concurso resulta imprescindible, tanto en la evaluación de cada pro- yecto, como en su clasificación dentro del conjunto. Los sesgos a evitar son muchos. La Comisión Europea ha introducido recientemente un sistema que asegura la rotación, cada cinco años, de los funcionarios expertos con responsabilidad en el proceso, para evitar que la rutina- -incluso el clientelismo- -altere el sistema. Tras la Ley de la Ciencia, de 1986, en España se estableció un sistema de evaluación razonable. Para perfeccionarlo, urge crear la Agencia de Gestión de la Investigación, una promesa electoral de 2004 no cumplida por el actual gobierno. Ciencia, uno de ellos, el Centro Nacional de Biotecnología, de Madrid, ha conseguido crear un programa propio que permite a jóvenes científicos con becas de investigación trasladarse a un nuevo edificio cuyos despachos no se han terminado de alquilar. El CSIC ha hecho, según Nature un buen trabajo en los últimos años preparándose para su nueva etapa de agencia ha evaluado todos sus institutos, cerrado tres como consecuencia de esa evaluación y ha fusionado muchos más para consolidar y enfocar mejor sus esfuerzos de investigación Pero la cuestión real es si los funcionarios públicos, preocupados por lo que perciben como una pérdida de control, le van a dejar la libertad que necesita para realizar su potencial agrega el editorial. Si los burócratas no relajan su control de arriba abajo, el CSIC se hundirá en la mediocridad. Los mejores científicos se marcharán a los nuevos institutos autónomos, que los tratan mejor Si se permite al nuevo CSIC desarrollarse como es debido y se crea una agencia independiente de concesión de becas, entonces España estará en buen camino de cumplir las normas europeas