Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 28 s 2 s 2008 MADRID 57 ¿Quién es el ganador? El primer cronómetro electrónico del mundo, la cámara que filma el tiempo el instrumento que consiguió sobreimprimir los tiempos en la pantalla televisiva... Una exposición reúne los revolucionarios inventos Omega que cambiaron el cronometraje POR MABEL AMADO MADRID. En la historia de la alta competición deportiva muchos fueron los casos en los que las dificultades para el cronometraje invitaron al error. Por ello, la creación de instrumentos precisos siempre ha sido una de los objetivos de los organizadores de eventos como, por ejemplo, los Juegos Olímpicos. Allá por 1898, la marca relojera Omega lanzó su primer reloj cronógrafo con una precisión de 1 5 de segundo. Y con él comenzaría, a partir de 1932, su estrecha relación con el cronometraje deportivo. Ahora, a punto de cronometrar también Pekín 2008, una histórica exposición recorre los 22 Juegos Olímpicos en los que esta firma suiza de alta relojería ha sido la única cronometradora oficial. Todo un récord absoluto que los aficionados y profesionales del deporte, los coleccionistas y los amantes de los cronógrafos pueden admirar en la Boutique Omega de Madrid hasta el 8 de marzo. Bajo el título Grandes momentos olímpicos la muestra ofrece un amplio recorrido histórico, con precisas explicaciones, por los decisivos inventos que han ido perfeccionando la medición y el cronometraje deportivos, desde principios del pasado siglo hasta la actualidad. Seguro que en más de una ocasión, siguiendo una competición deportiva, se ha planteado cómo es posible confirmar la marca del ganador; no en vano, por debajo de 1 5 de segundo ya no se aprecian las diferencias. Aquí encontrará la respuesta. Desde 1932 hasta la fecha, muchos son los inventos que han facilitado dicha tarea y, por ende, separar al ganador de, por ejemplo, el octavo entrante (ahí está la diferencia del 1 5 de segundo) Como podrá comprobar el visitante en un recorrido por esta muestra, aunque en la actualidad estamos acostumbrados a la precisión casi absoluta del cronometraje deportivo, no siempre fue así. En esta sofisticada tecnología Aunque en la actualidad estamos acostumbrados a la precisión casi absoluta del cronometraje deportivo, no siempre fue así En esta sugerente exposición se pueden admirar numerosos dispositivos tecnológicos que han marcado hitos en su época la imagen televisada, o los revolucionarios inventos Omega que cambiaron totalmente el cronometraje de las pruebas de natación. Entre ellos destaca el touchpad que se puso en funcionamiento por primera vez en los JJ. OO. de 1968. Gracias a este aparato, que reacciona al más ligero roce del nadador pero no a los embates del agua, se acabó con el conflicto entre la apreciación visual de los jueces y el dictamen de los técnicos de cronometraje. También se muestra, entre otras piezas, el Omega SwingO- Matic, aparato que abrió el proceso de miniaturización en el cronometraje en 1977. Ya el próximo 8 de marzo, cuando concluya la exposición, todas estas piezas históricas volverán a su lugar de procedencia: el Museo Omega de Bienne (Suiza) Inventos De nuevo a Suiza El touchpad (arriba) reacciona al roce ligero de la mano pero no a los embates del agua. La Racend Omega (sobre estas líneas) filma el tiempo tiene mucho que contar- -y mostrar- -la firma Omega. Así, en esta exposición se exhiben numerosos dispositivos tecnológicos que han marcado hitos en su época. Por ejemplo, dos versiones de la Omega Photospint, sucesora de la prodigiosa Racend Omega Timer de 1949. Esta última resolvió el gran problema de las llegadas a meta en grupo, como se pudo demostrar en los JJ. OO. de Helsinki en 1952. Como recogen los anales históricos, en la final de 100 metros, Remigino (EE. UU) y McKenley (Jamaica) parecían haber roto simultáneamente el hilo. Sin embargo, gracias a la tecnología de Omega pudo atribuirse la victoria al primero. También en estos Juegos se realizó el primer cronometraje electrónico de la historia de la competición. Y si seguimos el recorrido encontraremos cronógrafos y cronotaquímetros de bolsillo de los años 1900 a 1943, y algunos modelos de pulsera de 1933 a 1963. Sin olvidar el Omegascope, que hizo posible que los tiempos de cada competidor, seguido por la cámara de televisión, se sobreimprimieran en Para saber más Qué: Exposición Grandes momentos olímpicos Cuándo: Hasta el próximo 8 de marzo. Dónde: En la Boutique Omega de Madrid (José Ortega y Gasset, 6) De lunes a sábado, de 10.00 a 20.00 horas. Cuánto: Entrada libre.