Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL JUEVES 28 s 2 s 2008 ABC Alfonso Rojo El presidente francés retira su plan de recordar el Holocausto en las escuelas EFE PARÍS. La idea del presidente Nicolás Sarkozy de confiar a cada alumno francés de 10 años la memoria de alguno de los más de 11.000 niños judíos víctimas en Francia del Holocausto ha sido abandonada, pero se estudiarán otras fórmulas para mejorar el conocimiento de aquella atrocidad. A mediados de mes, durante la cena anual de las principales organizaciones judías de Francia, Sarkozy provocó una fuerte polémica al proponer que cada escolar de 10 años en Francia apadrinara la memoria de alguno de los niños víctimas del Holocausto. La ex ministra y antigua deportada a los campos de concentración nazi, Simone Veil, que tildó la idea de inimaginable, dramática y sobre todo, injusta dijo ayer tras la reunión de las organizaciones judías que no se tratará de trabajar en clase sobre un niño en particular, más bien se tratará de incitar a hacer trabajos que permitan a los niños estudiar en grupo no a un niño en particular sino una situación en una ciudad determinada durante la guerra. No hay nada preciso decidido dijo, pero existe la voluntad de todos de mejorar lo que ya hacen muy bien los profesores que enseñan esa parte de la historia en primaria desde 2002. MUCHO ACEITE Y POCOS HUEVOS e cita como la quintaesencia del bien y ha sido, junto a la estupidez humana, lo que ha pavimentado la antigua Yugoslavia de fosas comunes. Fue el derecho de autodeterminación lo que encendió la guerra en Croacia, cuando la minoría serbia se negó a acompañar a la mayoría croata cuando Zagreb se proclamó independiente de Belgrado. Y fue la decisión de los musulmanes de Bosnia, empeñados en su propia república, lo que dio alas a serbios y croatas, para reclamar su derecho a segregarse e intentarlo a sangre y fuego. Ahora tenemos Kosovo, cuya independencia- -impulsada por EE. UU. y apoyada mansamente por Europa- -no resolverá lo que parecía el último problema de los Balcanes, sino que contribuirá a encrespar la tensión, en la zona y fuera de ella. Buena parte de los europeos que pusieron el grito en el cielo cuando Bush intervino en Irak sin autorización de la ONU, consideran legítimo que esa ex provincia serbia se declare independiente al margen del Consejo de Seguridad, sin el respaldo unánime de la UE y contraviniendo resoluciones de la comunidad internacional. Es cierto que la convivencia pacífica entre serbios y albaneses de Kosovo es imposible tras las brutalidades de la última década. También es verdad que la mayoría de la población quería la independencia. Pero son los mismos argumentos que pueden esgrimir los serbobosnios, que son absoluta mayoría en la región de Banja Luka. O los croatas de la Herzegovina. O los kurdos del sureste de Turquía. O los del norte de Irak. Alegar, como hace España, que lo sucedido no sienta precedentes es una memez. ¿Con qué argumentos van a oponerse EE. UU, Alemania y Francia a la decisión de los serbios de Mitrovica de unirse a Serbia? También ellos son abrumadora mayoría en su comarca y también desea irse del nuevo Kosovo. La OTAN ha fracasado en Kosovo y España tendría que sacar las tropas cuanto antes. No se si es falta de valores, ausencia de principios o simple cobardía, pero hasta algo tan diminuto como Kosovo se nos ha atragantado. Por decirlo de otra manera: demasiado aceite para tan pocos huevos. S Entre dolores atroces y con el rostro desfigurado, Chantal Sébire pide a Sarkozy una muerte digna AFP Una mujer francesa reclama a Sarkozy su derecho a morir Chantal Sébire padece un tumor incurable que le produce dolores atroces y que le ha desfigurado el rostro JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Chantal Sébire (52 años) madre de tres hijos, ha dirigido un mensaje al presidente de la República, Nicolás Sarkozy, reclamando la libertad de morir dignamente Chantal sufre un tumor maligno incurable en la nariz que la produce dolores atroces que aumentarán hasta la desesperación sin que se conozca ningún remedio médico. El caso de Chantal Sébire relanza de manera espectacular el debate sobre la eutanasia que ya se planteó hace pocos años con el caso de Marie Humbert, que asumió el riesgo de facilitar la muerte de su hijo tetrapléjico el año 2003. Chantal Sébire descubrió el 2002 que era víctima de una rara, mal conocida e incurable enfermedad, un estesioneuroblastoma una especie de tumor maligno que evoluciona en su nariz y que le produce una sintomatología inquietante: deformación espectacular del rostro, pérdida paulatina del gusto y la respiración, pinchazos crecientes en los ojos, que causan unos dolores que la enferma califica de atroces, impidiéndole el sueño. Ningún médico francés se compromete a tratarla. Chantal sólo consigue recetas para comprar los medicamentos que le evitan el dolor y dormir. Y describe su sufrimiento de este modo: Siento que me entran por los ojos objetos punzantes, como agujas con un dolor muy intenso. Al principio los dolores duraban unos segundos. El ritmo de los ataques continúa creciendo. Es algo atroz, insufrible. Mi rostro se deforma de manera pavorosa. No veo. Todavía oigo, pero llegará el momento en que perderé el oído. Todavía escucho el llanto de quienes me aman. Mi hijo y mis dos hijas sufren, sufren, sufren... Y nadie sabe como poner fin a nuestro sufrimiento El doctor Emmanuel Debost, que trata con calmantes a Chantal Sébire, oscila entre el respeto a la Ley y la duda moral ante el sufrimiento de su paciente. El médico no desea asumir solo la responsabilidad de violar la ley que prohíbe la eutanasia. Al mismo tiempo ha confesado sus dudas: Mi conciencia duda entre el respeto a la Ley y el deseo de ayudar a mi paciente a poner fin a su dolor, ayudarla a morir Chantal Sébire vive recluida en un pueblo de la Borgoña, Plombieres- les- Dijon, acompañada de sus hijos y algunos íntimos. La familia pide socorro, en vano. El médico de cabecera no desea asumir solo una grave responsabilidad moral. Las autoridades médicas guardan un silencio sepulcral. Chantal Sébire ha decidido hacer público su sufrimiento interpelando a Nicolás Sarkozy: Hasta los 50 años tenía proyectos para otro medio siglo de vida. Era feliz. Amaba la vida. La enfermedad me ha instalado en una situación trágica, insostenible. El tumor crece y crece. Y el dolor se extiende. Las agujas se me clavan en los ojos. Mis hijos sufren tanto como yo. Reclamo el derecho a morir con dignidad Debate moral y legal Al menos once muertos al caer una avioneta de la Policía en Santiago de Chile AGENCIAS SANTIAGO DE CHILE. Oncece personas murieron ayer al caer una avioneta Cessna Centurión 210, que pertenecía al Club Aéreo de Carabineros, la Policía Militarizada chilena, en un campo de fútbol en los alrededores de Santiago. En el accidente murieron los seis ocupantes de la aeronave, dos policías y cuatro estudiantes de mecánica aeronáutica que realizaban un vuelo de prueba, además de cuatro mujeres y una niña de cinco años, que formaban parte de un grupo de unas 50 personas que realizaban actividades deportivas en el campo de fútbol. Hubo una decena de heridos, en su mayoría graves y varios con amputaciones. Mal incurable El médico que la trata no quiere decidir por su cuenta entre el alivio de su paciente o respetar la ley