Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC ELECCIONES 27 M JUEVES 28 s 2 s 2008 LA POLÍTICA EXTERIOR ESPAÑA 21 Propuestas del PSOE: Mayor coordinación de los departamentos con competencias en acción exterior, lo que podría dar lugar a crear una vicepresidencia de Exteriores. Que el Parlamento declare la idoneidad de los embajadores de España en el extranjero antes de su nombramiento. Propuestas del PP: Adoptar una postura de mayor exigencia a Cuba en el respeto de los derechos humanos. Modificación del Foro Tripartito de Gibraltar, para que los gibraltareños formen parte de la delegación británica. Replantear la Alianza de Civilizaciones para no dialogar con quienes ven los regímenes democráticos como perversos insrumentos de opresión. Moratinos junto a Chávez, durante una visita del presidente venezolano a España en 2004 AP En las antípodas Socialistas y populares abordan la política exterior con unos planteamientos que hasta la fecha han hecho imposible el establecimiento de un consenso como el que existe en otros países LUIS AYLLÓN MADRID. La actuación del Gobierno en política exterior ha sido una de las cuestiones más polémicas en la pasada legislatura. El distanciamiento que se abrió entre los dos grandes partidos con la abrupta retirada de las tropas españolas de Irak nada más llegar José Luis Rodríguez Zapatero a La Moncloa no se corrigió con el paso del tiempo. Al contrario; las acciones del Ejecutivo no han hecho más que agrandar la brecha en cuestiones que necesitarían una política de Estado. El reciente caso de Kosovo, donde los dos grandes partidos tienen la misma posición, así lo demuestra. La forma en que se produjo la retirada de Irak y posteriores declaraciones de Zapatero abrieron una fosa entre éste y el presidente estadounidense, George W. Bush, que ha impedido una visita del jefe del Ejecutivo a la Casa Blanca, y que terminaron por perjudicar las relaciones entre España y Estados Unidos. Aunque la intervención de Su Majestad el Rey abrió paso a la recuperación de las relaciones, la falta de sintonía entre la Moncloa y la Casa Blanca ha pesado como una losa sobre la política exterior. Al Ejecutivo de Zapatero le ha costado mucho intentar borrar esa imagen de alineamiento con Caracas y La Habana y presentarse como socio estratégico de Brasil, Chile, Argentina, México y Colombia. La otra gran bandera del Ejecutivo fue la vuelta al corazón de Europa pero lo hizo en un momento en que los tradicionales motores europeos- -Alemania y Francia- -no pasaban por sus mejores momentos. Luego, Zapatero tuvo que recomponer la figura cuando esos dos países cambiaron de mandatarios y llegaron Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, con quienes había tenido sus choques. Pese a todo, el Gobierno considera que ha conseguido sus objetivos y que ha situado a España en el lugar que le corresponde en el mundo. Hemos sacado a España a flote en política exterior, después del periodo de excepción del Gobierno Aznar afirma Elena Valenciano, secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE. Los socialistas insisten en su programa electoral en las grandes líneas de una política exterior a la que Zapatero no ha dedicado sus mejores esfuerzos, excepto para vender por el mundo su Alianza de Civilizaciones. Quizás una de las principales novedades, si ganan las elecciones del 9- M, sería la de que la acción exterior quedará bajo el control de una vicepresidencia. Imagen iberoamericana Washington vio con preocupación los gestos de acercamiento del Gobierno español a regímenes populistas en Iberoamérica, como el de Hugo Chávez en Venezuela o a dictaduras como la de Fidel Castro en Cuba. El PP anuncia cambios Por su parte, el PP considera que la pérdida de influencia de España en el mundo ha sido una de las consecuencias de los últimos cuatro años de Gobierno socialista y, si gana los Elena Valenciano (PSOE) Hemos sacado España a flote, tras el periodo de excepción de Aznar Gustavo de Arístegui (PP) No renunciamos a la recuperación del consenso en política exterior Jordi Xuclá (CiU) Apostamos por una política exterior menos ideologizada que en la pasada legislatura próximos comicios, se propone adoptar medidas para subsanar ese déficit. Pese a que el ministro Moratinos llegó a mantener que el consenso en política exterior no es imprescindible, el portavoz de Asuntos Exteriores del PP, Gustavo de Arístegui, afirma: Nosotros no renunciamos al consenso De todos modos, a tenor de lo que dicen unos y otros, volver a ponerse de acuerdo en temas tan sensibles como la política hacia Cuba o Gibraltar no será una cuestión fácil. El propio Arístegui asegura que la estrategia cambiará en esos dos asuntos y afectará al diálogo sobre Derechos Humanos que el Ejecutivo de Zapatero ha puesto en marcha con el régimen castrista y al Foro tripartito de Gibraltar, en el que las autoridades de la colonia han conseguido situarse, en la práctica, al nivel de Londres y Madrid. También hablan los populares de la necesidad de replantear la Alianza de Civilizaciones para darle su apoyo. Desde CiU, quien fuera su portavoz en la Comisión de Exteriores, Jordi Xuclà, señaló que las posiciones en política exterior durante la pasada legislatura estuvieron demasiado ideologizadas y denunció que asuntos como la política con Venezuela se convirtieran en un elemento de confrontación interna. Xuclà estimó necesario que se alcancen consensos sobre todo en asuntos como la política mediterránea. En este sentido, CiU aboga por crear una Secretaría de Estado para el Mediterráneo, del mismo modo que existen ya para la Unión Europea y para Iberoamérica.