Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN JUEVES 28 s 2 s 2008 ABC AD LIBITUM SU CERTEZA EL ESTADO Y LISTAS ABIERTAS FERNÁNDEZ DE LA VEGA TIEMBLA En complicidad con Maragall, Zapatero asumió elpacto NA de las cosas que más complacen a los políticos del Tinell y secomprometió aapoyar el nuevo estatuto. Luees conseguir negar lasrelacionesentrecausay efecgo vino el 11- M. Prefirió elapoyo de ERC que el deCiU. El Tito. Si uno permite que los Pirineos sean un coladenellaparecía comounaplantadepuradora delas aguas turro de inmigrantes ilegales luego no asume para nada que bias de la democracia española. Lo que regía en el territoen determinadas zonas de la geografía española, saturario catalán deforma algo ajenaa los criterios derepresentadas de inmigración sin papeles, eso se cruce peligrosamentividad democrática se extrapolaba al gobierno de España, te el umbral de la tolerancia. Uno pacta con ERC y luego resin un mandato electoral contrastable. Era apostar de forsulta que España está más unida que nunca. Es el caso de la madogmáticapor una presunta mayoría sin respevicepresidente María Teresa Fernández de la Vega tar en otros aspectos la libertad de la minoría. Conal expresar lo preocupante que le resulta que el PP sistía en dar por sentado que aquella mayoría era sea cada vez más de derechas Un PP cada vez determinista y no podía ser alterada por el refrenmás de derechas -dice- -no es positivo para Espado popular. ¿Depuración o pureza democrática? ña. Temor y temblor existencial de Fernández de la En todo caso, una minoría secesionista dictaba el Vega ante el oscurantismo cavernícola que proparitmo de la democracia. gan los funcionarios del PP desde la calle Génova. Algunosdeestosjóvenes independentistas, parMerece incluso cierta jovialidad recordar que tidarios levantinos delaperegrinatesisdelos Païantes de ese temblor bienaventurado y coqueto huVALENTÍ sos Catalans abuchearon hace unos días a María bo un afán socialista de excluir al PP del juego políPUIG Teresa Fernández de la Vega en la universidad de tico para ponerlo contra las cuerdas. Fue el 14 de diValencia, de forma tan esperpéntica como condenable. La ciembre de 2003 cuando socialistas, independentistas y pancarta decía: ¡Eso no es España! Por minoritarias que eco- comunistas firmaron el pacto del Tinell en Barcelona. sean, las aportaciones de los grupúsculos universitarios a Se comprometieron a la reforma estatutaria- -lo que ha sila degeneración de la campaña electoral son algo que cualdo un nuevo estatut -y suscribieron un anexo político quier gobierno responsable debiera tener en cuenta inmemuy específico: impedir la presencia del PP en el gobierno diatamente. En la misma línea, elcandidato de ERC por Tadel Estado, renunciando a establecer pactos de gobierno y rragona habla del gran genocidio español contra Catalupactos parlamentarios estables en las cámaras estatales. ña, el candidato deERC por Barcelona sostiene queEspaña Por supuesto, ningún acuerdo de gobernabilidad con el PP separece cadavez mása Serbiay elpresidente deERC- -Caen el gobierno de la Generalitat. La voluntad de marginar rod- Rovira- -afirma que España lleva 300 años meándoal PP de la vida pública fue un rasgo sustancial del pacto se encima de los catalanes. No hace falta recordar que del Tinell. La relación entre causa y efecto que se buscaba ERC forma parte del gobierno tripartito catalán- -Carod era precisamente obtener un proceso dialéctico que conses vicepresidente de la Generalitat- -y que firmó el pacto truyera la imagen de un PP de cada vez más a la derecha, del Tinell. En este momento la exclusión ya no es estrictaapartado del juego colectivo, reacio a colaborar en nada, camente la del PP sino del conjunto de España. Kosovo contra tatónico y agresivo, anticatalán por definición. Eso es lo Serbia, según elguión. Acton decía que lapruebamás seguque ahora hace estremecer la sensibilidad política de Mara para juzgar si un país es verdaderamente libre es el ría TeresaFernándezdela Vega, unadelas principales por quantum deseguridad delquedisponen lasminorías. Cotavoces en la estrategia de satanización del PP Otra cosa es mo escribían los de La Codorniz tiemble después de haque algunas personalidades del PP hayan caído con soltuber reído. ra en la tentación de contribuir espontáneamente a que se vpuig abc. es les pueda atribuir negativismo y crispación. Hay de todo. O peor de la política española, de los planteamientos de sus líderes, es que aquí largo plazo, exagerando, significa un mes; medio plazo, ponderando, quince días y corto plazo, ajustando tiempos, es esta tarde. Las prisas, que suelen ser hijas de la improvisación y la ausencia de rigor, pueden mucho y por ello, incluso en campaña electoral, se habla poco del mañana, de los proyectos que pueden llegar a mejorar y hacer más grata la vida de nuestros nietos. Esa niña surrealista que Mariano Rajoy alumbró en el epílogo de su debate con José Luis Rodríguez Zapatero es posible que llegue a tener empleo y M. MARTÍN saber idiomas; pero, ¿poFERRAND drá saber a qué atenerse? Aun asumiendo que, por naturaleza, el hombre es una duda continua, conviene que la Nación en que se incluye y el Estado que le ampara le aporten certezas. Sobre todo certezas jurídicas- -saber a qué atenerse- pero también otras que, a manera de reglamento para la convivencia, no le hagan depender del capricho o la fuerza de unos pocos. Supongo que el debate del próximo lunes abundará en proyectos de futuro; pero convendría que ninguno de los dos aspirantes a las llaves de La Moncloa se quede en una propina fiscal, una ayuda a los viejecitos o una promesa de guarderías. Todo eso está muy bien y bueno es que se anuncie, prometa y ejecute. Esa es la sustancia del centro y el aporte del Estado de bienestar; pero, ¿cuál es, a larguísimo plazo, el proyecto nacional que pretenden los líderes del PSOE y el PP? Lo coyuntural luce mucho y es tan inevitable como efímero. La gran política democrática, la que forja naciones fuertes y capaces de ser amadas por sus ciudadanos, necesita cimientos hondos, sólidos y con vocación de perpetuidad. Aquí, hace 30 años nos dimos una Constitución que ya no nos sirve, que ha sido superada por los hechos autonómicos que, utilizando los estatutos como palanqueta, han dejado vacía la caja de los proyectos y el poder del Estado. Y ahora, ¿qué? Ni Rajoy ni, mucho menos, Zapatero, los dos en fiebre electorera, quieren comprometerse demasiado en sus expresiones públicas y por eso recurren al chusco procedimiento de que, tras un debate, salgan a la palestra sus hermeneutas principales, tal que Pío García Escudero y José Blanco, y nos den una versión explicativa de lo que acabamos de oír. El resto de los acólitos de cada una de esas dos principales cofradías abundan después en más de lo mismo. Vale, es un método. Una liturgia que tapa alguna de nuestras muchas escaseces democráticas; pero, llegado el momento en que estamos, los ciudadanos responsables, votantes de cualquiera de los dos grandes partidos, necesitan saber el proyecto de España que defienden sus líderes y, por ello, los límites de sus pactos con las minorías que- ¡gran paradoja! -acuden al Congreso y al Senado de España para poder dejar de ser españoles. L U