Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
108 TVyCOMUNICACIÓN MIÉRCOLES 27 s 2 s 2008 ABC Eurovisión: la televisión mató a la estrella de internet La eliminación de El Gato tras la resta de votos masivos deja en manos del jurado de TVE la elección de cantantes alternativos JESÚS LILLO MADRID. Ni el vídeo mató en los años ochenta a la estrella de la radio ni internet ha podido matar a la estrella de la tele en el certamen abierto por RTVE en la red para elegir a su representante en la próxima edición de Eurovisión: Rodolfo Chikilicuatre, un producto facturado por el programa de Buenafuente y promocionado oficialmente por La Sexta, ajeno a la creatividad del medio que Radiotelevisión Española pretendía movilizar para renovar su arcaico e inoperante discurso eurovisivo, sátira y paradoja, ha encabezado las votaciones que otorgan un visado de entrada a la final española del festival. Junto a Chikilicuatre, participarán en la gala del próximo 8 de marzo cuatro artistas bastante convencionales y formateados- -La Casa Azul, Arkaitz, Coral y Bizarre, los favoritos de los internautas- -y cinco propuestas elegidas por el panel de expertos de TVE y Myspace, portal al que la emisora pública encargó la producción de un casting virtual con la esperanza de localizar en la red rarezas dignas de hacerse ver y oír en Eurovisión y dar la talla en un certamen renovado en las últimas temporadas por las saludables mudanzas creativas impuestas por los países bálticos y del Este. Vistos los resultados de este ensayo, publicados ayer por RTVE, el fracaso de la empresa ha sido absoluto: no sólo La Sexta le ha metido un gol a TVE por la escuadra- nos parece perfecto que otra emisora se quiera sumar a nuestro proyecto aseguraron ayer a ABC fuentes de la cadena pública- sino que la televisión, con la fortaleza y la penetración de sus señales, le ha doblado el pulso al ingobernable entorno El Gato, ídolo caído de los internautas de internet en una batalla, memorable, que documenta las limitaciones de la red para medirse a fecha de hoy con una tele cuyo Chikilicuatre viene a simbolizar la desigualdad entre ambos medios. Las artimañas conspirativas urdidas por algunas comunidades de internet, que apostaron por llenar de frikis la gala de TVE, han sido desmontadas por los responsables de certificar el recuento de votos, lo que ha llevado a El Gato- -líder de una clasificación provisional pervertida por la votación teledirigida por sus seguidores- -a perder más de 100.000 puntos y a hundirse en la tabla clasificatoria. No hemos llevado a cabo ninguna limpieza étnica, sino que hemos aplicado las reglas para restar a todos los aspirantes los votos emitidos de forma ilegal seguían, ayer, las fuentes de TVE consultadas por nuestro periódico. La previsible y discutible caída de El Gato- -hasta el puesto 36, con menos de 10.000 votos, una vez hecha la limpia, que muchos consideran pucherazo- -provocó ayer la respuesta inmediata de sus fieles, ahora movilizados en una campaña de ataque a diversos sitios de internet y de envío masivo de cartas de protesta. Lo que ha sucedido con la descalificación de Antonio El Gato para el proceso de selección de Eurovisión 2008 es completamente inadmisible. Por ese motivo pedimos que RTVE y Myspace reconsideren la eliminación injustificada de sus votos y le devuelvan su merecida primera posición, así como el derecho a participar en la gala. Porque no vamos a permitir que se silencie este hecho y queremos que se sepa la verdad dice la nota, disponible en la página semioficial (sic) del astro de Cantillana. Mientras, el sitio del electro- cantaor en Myspace se llena de comentarios de apoyo y denuncia: ¡Gato, a los tribu- ABC El Gato tiene otra oportunidad ante el comité de sabios de TVE y el portal Myspace El precedente: Bélgica, 1980, catorce puntos Aunque la provocación se haya convertido en bandera de las últimas entregas del Festival de Eurovisión, la utilización del certamen de la UER como escaparate de poses alternativas tiene su precedente en Telex, banda pionera del tecno- pop y de naturaleza conceptual, aún en activo, que en 1980 representó a Bélgica con Eurovision Su intención no sólo era perder, sino quedar en el último puesto y con el marcador a cero. Sin embargo, algunos países no entendieron el chiste de los Telex de Marc Moulin, quizá demasiado avanzado para la época, y votaron su canción, que terminó con una puntuación de catorce puntos. Las vidas de El Gato Guille Milkyway, en primer plano, junto a los humanoides de La Casa Azul ABC El ex ministro del Interior Blunkett dirigirá un reality con jóvenes delincuentes EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Como ministro del Interior de Tony Blair, David Blunkett tuvo la responsabilidad de enviar a jóvenes a la cárcel. Ahora los enviará de modo voluntario a una antigua prisión como parte del reality show que prepara el Channel 5 británico, que se titulará Banged Up With Blunkett utilizando un juego de palabras Dales con Blunkett o Dales con la manta Jóvenes que han delinquido en el pasado serán puestos detrás de las rejas para que experimenten lo que es estar en una prisión y así reduzcan sus vidas ante el temor de que un delito pueda llevarles a una cárcel real. Los condenados estarán dos semanas en un antiguo centro penitenciario del norte de Inglaterra, y allí recibirán la visita tanto de ex presidiarios como de personas que estén cumpliendo sus penas. Esas visitas proporcionarán a los jóvenes relatos de primera mano sobre lo mucho que deberían evitar cometer cualquier delito. Todo el proceso será dirigido por Blunkett, que entrará en la prisión con su perro, no un perro guardián sino guía, pues el ex ministro es ciego. El programa, que se emitirá dentro de unos meses, ha sido concebido después varios crímenes violentos. Para Blunkett, la principal tarea de todo sistema judicial es, en primer lugar, prevenir que la gente cometa delitos; luego, evitar la reincidencia. Hacer llegar un claro mensaje, avisando de antemano cómo es una prisión y animando a tomar un camino alternativo Dos semanas entre rejas nales y luego a Eurovisión! y cosas peores. Pero no todo está perdido para los amantes de las rarezas que florecen en internet. El Gato, creador de una hibridación flamenca que no se había practicado desde que Ginesa Ortega grabó Noun con La Fura, tiene otra oportunidad ante el comité de sabios de RTVE, cuyo voto de calidad enviará a la final española de Eurovisión a otros cinco aspirantes. Si la mediación de Myspace en este fallido intento de actualizar el avejentado lenguaje eurovisivo de la cadena pública sirve para algo, la presencia de El Gato debería estar asegurada en el programa del próximo 8 de marzo, aunque sólo fuese para documentar un episodio en el que se mezclan la competición artística y la frustración de internet para construir sus propios ídolos.