Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
106 TVyCOMUNICACIÓN www. abc. es comunicacion MIÉRCOLES 27- -2- -2008 ABC El New York Times queda en evidencia por su escabrosa exclusiva sobre McCain Su propio defensor del lector reconoce graves problemas de ética periodística, entre una aluvión de protestas PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. No suele ser un buen indicio cuando un periódico se convierte en parte de la noticia o se ve en la obligación de justificar sus exclusivas. Tras atribuir la semana pasada un presunto lío de faldas al senador John McCain, el candidato presidencial in pectore del Partido Republicano, el New York Times está protagonizando a su pesar una formidable polémica sobre estándares de ética periodística. Hasta el punto que el diario ha quedado en una situación más apurada que el propio McCain. El grueso de esta disputa se centra básicamente en el abuso de fuentes anónimas y el lanzamiento sin suficientes evidencias de una historia tan espinosa como el supuesto adulterio de un candidato a punto de conseguir la nominación presidencial de su partido. Reparos que han trascendido visiblemente incluso dentro del propio grupo editorial del New York Times con el Boston Globe declinando publicar el scoop de su matriz. Los responsables del Times que todavía no han logrado pasar página a toda la dañina saga de la espía delatada y su exagerada cobertura sobre las armas de destrucción masiva en Irak, se han declarado sorprendidos por el caudal de cartas y correos protestando contra la escabrosa historia de McCain publicada en la portada. Forzando a que Bill Keller, el director del periódico, haya tenido que defender públicamente su toma de decisiones. Keller ha negado que la historia de tres mil palabras, que empezó a circular por Internet el pasado diciembre, fuese publicada precipitadamente por temor a que apareciera antes en la competencia. Pero de hecho, en su segunda edición del pasado jueves, el Washington Post sacó su propia versión de las comentadas relaciones impropias de McCain aunque respaldada con el testimonio on the record de John Weaver, asesor político del senador hasta hace unos meses. A juicio de Tom Rosenstiel, director del grupo Proyecto para la Excelencia en Periodismo, el problema es que el trabajo del New York Times firmado por cuatro periodistas descansa en fuentes sospechosas y sin nombre En contraste, Keller ha insistido en que la historia habla por sí misma y que su publicación significa que los hechos están comprobados a nuestra satisfacción, que todos los protagonistas han recibido una oportunidad justa y completa de responder y que la investigación periodística ha sido editada con todo el necesario contexto y salvedades La bronca se prolongó el pasado domingo cuando el propio ombudsman del New York Times criticó con vehemencia las acusaciones vertidas contra McCain. De acuerdo a los reproches de Clark Hoyt, defensor del lector desde mayo del 2007, el periódico no ha actuado debidamente por plantear uno de los temas más tóxicos en política- -sexo- -sin ofrecer a sus lectores ninguna prueba de que el senador McCain haya tenido un romance con la lobbista Vicki Iseman. Según Hoyt, si un periódico va a sugerir una impropia relación sexual, con independencia de que sus responsables crean o no que se trate de una cuestión central, les debe a los lectores más pruebas que las que el New York Times fue capaz de facilitar Concluyendo que es una equivocación informar de sospechas o preocupaciones de ayudantes anónimos sobre si el jefe se está metiendo en la cama equivocada Problema de fuentes El senador John McCain y su esposa Cindy, quien no ha dudado en defenderlo a capa y espada AP Buenafuente publica un dibujo en el diario neoyorquino La pasión de Andreu Buenafuente por los dibujitos como él los llama, le está llevando más lejos de lo que, seguramente, él mismo habría pensado. El showman publicó el pasado domingo en el New York Times una ilustración en una crónica sobre el aumento de suicidios entre personas de mediana edad, después de inaugurar junto a Mikel Urmeneta un mural en la exposición Hell Heaven en Barcelona, según informa EP. De esta forma, una viñeta simbólica, que sale firmada con el nombre de Andreu ilustró una crónica de el diario más importante del mundo -como dice el propio Buenafuente- en la página once, en la sección dedicada a las cartas al director. El tema no es la alegría de la huerta. Lo sé cuenta el presentador en su blog personal, donde explica que entró en contacto con el diario neoyorquino hace un año a través del propio Urmaneta y Guillermo Nagore. En la ciudad de los rascacielos, el presentador se reunió con directivos del New York Times que le dedicaron unos minutos a pesar de que no le conocían de nada El showman no detalla si seguirá colaborando en el rotativo, pero asegura que continuará realizando ilustraciones de este tipo, que acompaña en muchas ocasiones de poemas o canciones. Viñeta de Andreu THE NEW YORK TIMES