Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 27- -2- -2008 Emotivo homenaje en el Prado al que fue su director, Alfonso E. Pérez Sánchez 87 Yo no me meto en política, tengo mis ideas, claro, pero mi obra no es política Gao Xingjian s Premio Nobel de Literatura De paso por Madrid para presentar su obra de teatro Al borde de la vida traducida al español, el autor de origen chino afincado en París se niega a admitir que su calidad de disidente se uniera a su calidad literaria en la concesión del premio en 2000 POR FERNANDO PASTRANO FOTO: SIGEFREDO MADRID. Uno espera encontrase con un divo. ¡Nada más lejos de la realidad! A Gao Xingjian (Ganzhou, China, 1940) no se le ha subido la fama a la cabeza. En 2000 ganó el premio Nobel de Literatura- -el primer y único autor chino que lo ha conseguido hasta ahora- -y las ventas de sus libros se multiplicaron de forma exponencial. Está en Madrid invitado por la Alianza Francesa para presentar su primera obra de teatro traducida al español. La versión española de Al borde de la vida -nos dice- -está dirigida por Marcos Malavia, de la compañía Sourous. Malavia es boliviano, es decir, hispano, y le ha dado a la obra un marcado acento hispano. Incluso hay música de tango Ayer se presentó a la prensa y mañana y el viernes habrá funciones para el público madrileño en el Institut Français (Marqués de la Ensenada, 12, www. ifmadrid. com) No es la primera vez que Gao está en España, ya vino otras dos. ¿Dramaturgo, novelista, poeta, pintor... Para él, todo es importante y todo es interesante Y, aunque como creador sea padre de varios hijos, no tiene predilección por ninguno. Sólo puedo trabajar en una cosa, y en ese momento eso es lo más importante No puedo estar en varios asuntos a la vez, así que lo que estoy haciendo es lo que más me interesa, lo que más me gusta en ese momento Es, para entendernos, un artista renacentista, polifacético, como Da Vinci. Ese tipo de creadores deberían de ser una referencia, pero ya casi no existen. El oficio limita la creación artística. Un artista debe de trascender a un solo oficio. En la historia china ha habido muchos. Ser letrado no era un simple oficio, era ser novelista, poeta, dramaturgo, pintor, músico... todo con pasión gjian no existiera. En 2003, por ejemplo, apareció un libro titulado Cien años en imágenes sobre la historia de los premios Nobel de Literatura. En él no aparece el año 2000, de 1999 salta a 2001. Esa es mi situación en China Aun así, no es del todo desconocido en su país de origen. Allí existen ediciones clandestinas de mis obras, algunos amigos me las han traído, pero como no me conocen, la foto que aparece del autor no es la mía Se niega a admitir que su calidad de disidente se unió a su calidad literaria en la concesión del premio: Creo que la Academia Sueca se fijó principalmente en el aspecto literario, no en el político. Yo no me meto en política, tengo mis ideas, claro, y no las escondo, pero no hago política. Preconizo una literatura que esté por encima de la política Sin embargo, una de sus obras de teatro más conocidas, La huida trata sobre Tiananmen. Fue un encargo de Estados Unidos, pero va mucho más allá de Tiananmen. No es una obra política, sino filosófica. Podría ser una tragedia griega. De hecho se ha montado en varios países de formas muy distintas, no todas políticas Y, como no quiere ser político, no se suma al coro de intelectuales occidentales que claman contra la celebración de los Juegos Olímpicos de Pekín: Son asuntos de los gobiernos, no es algo del pueblo ni de las personas. Si China los organiza es porque ha habido acuerdos a nivel gubernamental. Las protestas individuales no sirven para nada, ni van a cambiar nada Aunque han pasado ocho años, Gao no sabe si ya es tiempo de que le den el Nobel a otro chino: Leo muy poco a los autores chinos. Estoy harto de masticar el pasado. No me gusta el doble problema de la censura y la autocensura, para mí fue una pesadilla. Ya me libré de todo eso, no me interesa Admira a los clásicos chi- Exilio Gao publicó en China 14 obras de teatro, 6 ensayos sobre arte, 5 novelas, muchos cuadros... pero en 1987 se exilió a París donde ha conseguido la nacionalidad francesa. Indudablemente soy chino de origen, eso es así, pero de nacionalidad francesa. Mi vida es viajar por el mundo entero. Para mi actividad de artista no hay fronteras. Tampoco existe la barrera del idioma. Mis obras se han traducido a 36 lenguas. La pintura no necesita traducción. Es difícil decir si mis cuadros son asiáticos u occidentales. Yo me considero un ciudadano del mundo, un vagabundo del mundo Habla un francés correcto, pero lento. Recuerda que lo pasó muy mal durante la Revolución Cultural (1966- 1976) En China no sólo censuran mis libros, también mi nombre, como si la persona que es Gao Xin- Tiananmen El escritor y premio Nobel Gao Xingjian, ayer en Madrid nos- ¡cómo no! pero no se siente discípulo de ninguno en especial: El comunismo hizo tabla rasa con la enorme riqueza de la gran literatura clásica china Y, como se siente tan chino como francés, escribe en los dos idiomas indistintamente: Acabo de terminar una obra de teatro Balada nocturna en francés. Y una colección de ensayos sobre teatro en chino Así escribió su obra más conocida, la novela La montaña del alma (Ed. Del Bronce en castellano y Columna en catalán) Casi setecientas páginas de prosa poética inquietante. Una colección de relatos de un etnólogo a través de la China profunda del norte durante la Revolución Cultural en busca de minorías étnicas. Como lector- -reconozco ante el autor- -me sentí a veces como un ciego que intuye encontrarse ante un paisaje sublime, lo oye, lo huele, lo barrunta, pero no alcanza a verlo. Ese texto- -asevera Gao- -es sólo una narración, no una descripción. La naturaleza del idioma que utilizo en esa novela no es descriptiva. Un paisaje se describe con la pintura, intentarlo con palabras, es un empeño vano. Yo intento volver a una narración pura. Así que es verdad lo que dice usted de que en La montaña del alma no se ven los paisajes. Yo sólo intento que se oigan, pero no que se vean. No los describo, los narro Una vez más el traductor- -por muy bueno que sea- -es un inevitable traidor. Antes de escribir, grabo los textos y los oigo. La musicalidad es fundamental para mí. Sólo cuando suena bien lo transcribo ¿Y quién puede trasladar la musicalidad de una novela? Bilingüe Un artista debe de trascender a un solo oficio. Los letrados chinos eran novelistas, poetas, dramaturgos, pintores, músicos... Las protestas individuales contra los JJ. OO. de Pekín no sirven para nada, ni van a cambiar nada