Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos MIÉRCOLES 27- -2- -2008 ABC El futurista pabellón de la arquitecta iraquí Zaha Hadid, formado por 700 piezas desmontables, ha sido instalado en la última planta de un aparcamiento en Hong Kong REUTERS Un museo móvil muestra la influencia de Chanel en el arte y el consumismo El futurista edificio, de la premio Pritzker Zaha Hadid, y la exposición de 20 artistas recalarán, después de Hong Kong, en Tokio, Nueva York, Londres, Moscú y París PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. A vista de pájaro, parece una nave espacial que ha aterrizado sobre el tejado de un aparcamiento público de tres plantas en medio de la jungla de rascacielos que se asoma al puerto de Hong Kong. Pero, en realidad, se trata de un futurista museo móvil que, formado por 700 piezas e ideado por la premio Pritzker de Arquitectura iraquí Zaha Hadid, puede ser montado y desmontado en 20 días para llevar por todo el mundo las colecciones que exhiba en su interior. Eso es lo que va a hacer la muestra Arte Móvil de Chanel, que refleja la influencia que ha tenido en las creaciones de vanguardia el clásico bolso acolchado que la legendaria diseñadora francesa concibiera hace cinco décadas, el famoso modelo bautizado 2.55 en honor del mes y año que nació. Para comenzar esta exposición itinerante, Chanel no podía haber escogido un lugar más apropiado: Hong Kong. No en vano, la antigua colonia británica es una de las ciudades más pujantes y modernas del globo y, por descontado, un paraíso de las compras por la abundancia de boutiques de lujo y ostentosas galerías comerciales que, comunicadas entre por sí por túneles subterráneos y pasarelas, permiten recorrer la isla sin necesidad de poner un pie en la calle. Claro que las otras urbes de esta gira internacional, que recalará en Tokio, Nueva York, Londres, Moscú y acabará en París en 2010, tampoco se quedan atrás en cuanto a sofisticación y, sobre todo, gusto por lo más chic y glamouroso Con el fin de epatar a tan exclusiva audiencia, y como en toda buena operación de marketing que se precie, los responsables de la firma gala, con Karl Lagerfeld a la cabeza, han escogido entre los artistas más selectos del panorama contemporáneo para homenajear al bolso de Coco Chanel. Así, en Arte Móvil no sólo sorprende su particular museo, un pabellón desmontable de 180 toneladas de peso construido en la ciudad inglesa de Yorkshire, sino también las obras de 20 artistas que viajaron hasta el apartamento de Chanel en París para inspirarse en sus bolsos. Entre ellos, destaca el Árbol de los deseos de Yoko Ono, la viuda del Beatle John Lennon. Como homenaje también a su difunto esposo, los visitantes podrán escribir sus deseos en tiras de papel de arroz y colgarlas después en las ramas del árbol. Además de Ono, el célebre fotógrafo japonés Nobuyoshi Araki muestra en La danza de los siete velos a una mujer que intenta desenredarse de unas cadenas con forma de bolsos de Chanel y flores venenosas. Por su parte, Sudobh Gupta ha concebido una videoinstalación llamada Todas las cosas están dentro en la que plasma los sueños de un emigrante indio en otro oasis de riqueza y consumismo desatado, Dubai. Igual de provocadora es la propuesta de la francesa Sophie Calle y del japonés Soju Tao, quienes abordaron a los transeúntes por las calles y les pidieron que vaciaran lo que llevaban en sus bolsos para comprarles su contenido. Y, así, hasta veinte artistas como el fotógrafo estadounidense Stephen Shore, de la Factoría de Andy Warhol, la suiza Sylvie Fleury o el argentino Leandro Erlich, cuyas obras son explicadas a los visitantes a través de un reproductor iPod en la que será la muestra más móvil del mundo. Una obra del artista japonés Tabaimo incluida en esta muestra, que ironiza sobre el consumismo REUTERS