Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 MADRID MIÉRCOLES 27 s 2 s 2008 ABC El antiguo Circo- Teatro Price, en la plaza del Rey, se inauguró el 5 de diciembre de 1880. Finalmente, fue demolido en 1970 ARCHIVO DE ABC Viaje a través de los circos de Madrid El Circo Olímpico, el de Paul, el del Hipódromo, el Krone, el de Colón, los Campos Elíseos, el Teatro- Circo del Príncipe Alfonso... Madrid siempre ha sido una ciudad amiga de funambulistas arriesgados, fieras rebeldes y payasos excéntricos POR MABEL AMADO MADRID. A punto de cumplirse un año de la inauguración del nuevo Teatro Circo Price y en vísperas de presentar el espectáculo para su nueva temporada, bien merece echar la vista atrás y realizar un viaje nostálgico por los otros circos o instituciones que, hace ya dos siglos, alegraron los domingos de muchos madrileños. En este periplo no necesitaremos más medio de transporte que aquel que nos acerca ideas y difunde cultura: un libro. Historias del Circo Price y otros circos de Madrid de Raúl Eguizábal y publicado por Ediciones La Librería, ofrece un singular recorrido por la historia mundial del circo, por los primeros estables de Madrid, por los ambulantes, por sus funciones y, por supuesto, por el ayer y hoy del Price. El autor comienza este nostálgico viaje presentando al lector a los antepasados del llamado mayor espectáculo del mundo Si los primitivos teatros ambulantes de la comedia del arte, con sus acróbatas y magos, recorrían los pueblos europeos a finales de la Edad Media, los circos ecuestres de la Inglaterra del siglo XVIII proponían la modernidad en esta disciplina. De hecho, uno de los primeros caballistas ingleses, Thomas Price, unirá de por vida su nombre al circo en España y, especialmente, en Madrid. Y es que, fue en esta ciudad donde más competencia tuvo el circo. Desde los primeros espectáculos en los cosos taurinos hasta el primer circo reconocido como tal en Madrid- -el Olímpico- se sucedieron toda una suerte de funciones en teatrillos- -como el de la Fantas- Dos nombres: Thomas Price y William Parish Y si hay un nombre relacionado con el circo en Madrid ese es Thomas Price, un caballista y acróbata nacido en Irlanda en 1813. Aunque nunca llegó a estrenar ningún espectáculo en el edificio que llevaría su nombre en la plaza del Rey, afortunadamente, su yerno, William Parish, se impregnó de su pasión y sí lo hizo posible. El 5 de diciembre de 1880 se inauguraba oficialmente esa instalación con un cartel formado por la forzuda señora Gautier, los malabaristas egipcios Salmars, los acróbatas Hermanos Dare, la trapecista Teresina... Y aunque en 1970 se demolía el edificio, hace casi un año encendió de nuevo las luces de su pista de forma estable en la ciudad de Madrid. magoría y el Pintoresco Mecánico- en parques, barracas de feria y hasta en la calle. Aunque el primero que recuerdan las crónicas de la Villa es el circo el ambulante de Mr. Avrillon, que se instaló en la calle Caballero de Gracia, después vendría el Circo Olímpico (1834) en la plaza de Santa Bárbara y más tarde en la plaza del Rey. Allí haría las delicias del público el clown francés Jean Baptiste Auriol. Hasta el entonces alcalde de Madrid intercedió para que pospusiera su marcha pero, finalmente, el 10 de enero de 1841, regresó a París. Comenzó entonces el declive de este circo, que fue rebautizado como Teatro del Circo. Eguizábal continúa el recorrido con el Circo de Paul o Circo Nuevo, situado en los números 5 y 7 de la calle Barquillo. Aunque contó durante un tiempo con una famosa pista de patines, fue derribado hacia 1880. Y una de las temporadas más importantes para los espectáculos circenses y feriales siempre ha sido el verano. No en vano, los madrileños tenían por costumbre acudir a la ga- lería alta del Price. Pero con la llegada del calor y las noches sofocantes también muchos buscaron refresco, a partir de mediados del XIX, en el Circo Hipódromo de Verano, en los Campos Elíseos (una especie de parque de atracciones situado al comienzo de la calle Alcalá) en los Jardines del Buen Retiro, en el Parque de Espectáculos de Ciudad Lineal, en el Circo de Rivas, en el de Colón... En el siglo XX Una famosa pista de patines Uno de los primeros caballistas ingleses, Thomas Price, unirá de por vida su nombre al circo en España Llegados ya al siglo XX no podemos dejar pasar por alto nombres como el Gran Circo Americano (se situó en los años veinte en el antiguo Frontón Central de la plaza del Carmen) el Krone- el circo ambulante más grande de Europa el Feijoo (en un solar de Barceló) el Circo Americano (instalado en 1958 en lo que hoy es Azca) el de Moscú (actuó en el Palacio de los Deportes de Madrid en 1968) el Atlas (en los años cincuenta y sesenta) y el de Los Muchachos. Todos ellos, independientemente de sus funciones y espectáculos, consiguieron alegrar la vida de los madrileños y hacerles soñar con ejercicios imposibles y saltos de vértigo.