Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 MADRID MIÉRCOLES 27 s 2 s 2008 ABC AL DÍA Manuel de la Fuente La Comunidad apoya el encierro de los ediles de Morata contra la central térmica El consejero de Economía reitera el rechazo del Ejecutivo regional al proyecto s La infraestructura estaría sólo a 1.500 metros del casco urbano del municipio ABC MADRID. El consejero de Economía y Consumo, Fernando Merry del Val, reiteró ayer en Morata el rechazo frontal de la Comunidad de Madrid al emplazamiento de una central térmica en esta localidad y ha calificado de precipitados los trámites administrativos realizados por el gobierno central. Merry del Val explicó que el Ejecutivo regional ha presentado un recurso contra la Declaración de Utilidad Pública, manifestó, para tratar de parar las expropiaciones y el apoyo del PP a dos proposiciones no de ley aprobadas en la Asamblea de Madrid contra la construcción de la central. La Comunidad de Madrid no está en contra de la construcción de centrales térmicas puntualizó el consejero, pero es muy importante elegir adecuadamente el emplazamiento Los motivos para rechazar la térmica se refieren a la distancia del casco urbano (1.500 metros) la cercanía a otra planta que ya está emitiendo CO 2 desde hace años (la cementera de Portland Valderribas) y el hecho de que el terreno está en una zona ambientalmente protegida por la Unión Europea, donde además existe una explotación minera. les de Morata de Tajuña (PP, PSOE, Unidos por Morata e IU) permanecen encerrados en el ayuntamiento desde el pasado viernes, después de que la Delegación del Gobierno en Madrid iniciase los trámites de expropiación de los terrenos para la construcción de la térmica e insisten en que dimitirán si el proceso sigue adelante. Durante el encierro, los ediles han recibido numerosas visitas de diputados regionales y nacionales de IU y PP, alcaldes y representantes del gobierno regional y colectivos sociales y ecologistas. En la tarde de ayer, el alcalde y los portavoces de los grupos municipales volvieron a reunirse con la delegada del Gobierno y el secretario general de Energía sin haber conseguido grandes avances en sus reclamaciones. El pasado domingo, varios cientos de personas procedentes de todo el sureste de la región, 4.500 personas, según los organizadores, se concentraron frente al Ayuntamiento para manifestar de nuevo su rechazo a la central. La consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Beatriz Elorriaga, fue otra de las voces autorizadas que se levantó en contra de esta central. Elorriaga exigió el lunes que el gobierno central solicite al regional el informe de evaluación ambiental integrada para la central térmica, durante la visita que realizó a los ediles encerrados en Morata desde el 22 de febrero. Hay que exigir- -apuntó la consejera de Medio Ambiente- -que se solicite a la Comunidad de Madrid el informe de evaluación ambiental integrada, para que se estudien todos los condicionantes que confluyen en Morata e insistir en que no es el sitio donde se debe montar una central de esas características CUMPLEAÑOS D ice la memoria política que Madrid acaba de cumplir veinticinco añetes. Bueno, los ha cumplido su Estatuto de Autonomía, su estrellada bandera, y su institucionalización, con su gobierno y su presidenta, como Dios manda. Sin embargo, por mucho que la política quiera apuntalar nuestra raigambre, por mucho que alguien crea que unas leyes pueden dar razón a un territorio centenario, la vida de Madrid (y los Madriles, que de siempre hubo más de uno) se remonta más de mil años en la historia de Al- Andalus, de Castilla y de España, y a quien le queda una moteja de duda que se eche al coleto el magnífico libro recién editado de Isabel Gea y José Manuel Castellanos Las Murallas medievales de Madrid. Madrid musulmán, judío y cristiano; Ed. La Librería Tan moro fue Madrid que hasta sus baños tuvo, no lejos del Viaducto, cuentan algunas crónicas. Y tan castellanísima fue esta Villa, y luego Corte, que fue una de las últimas en rendir pleitesía al emperador cuando las trifulcas comuneras. Se cuenta que fue casi un barrio de Toledo (total, setenta kilómetros) donde de antiguo se construyeron almenas y baluartes para defender la ilustre villa y otear al enemigo desde la puerta de Valnadú. Madrid acabó por ser la capital de este país al que algunos todavía preferimos llamar España, pero lejos de incorporarse a Castilla (manda gónadas que a Castilla no se le reconoza ser una nacionalidad histórica) o tan siquiera convertirse en algo tan marchoso como distrito federal, como México o Washington, acabó convertida en una Comunidad Autónoma, que sólo ha cobrado sentido gracias al empuje de un puñado de prohombres (y promujeres) quienes a pesar de tamayazos y otras zarandajas ha acabado por conseguir que nuestra tierra tenga hasta sus vinos con denominación de origen. Y nada malos, vive Dios. Felicidades, y que sean muchos más, y que otra vez la Osa y el Madroño entonen el himno de García Calvo y el maestro Sorozábal, hijo: Y a costa de esto, yo soy el Ente Autónomo último, el puro y sincero. ¡Viva mi dueño, que, sólo por ser algo, soy madrileño! Y, por supuesto, de Madrid, al cielo, autónomo y velazqueño todo él. Exigir informe de evaluación Imposible de conceder El consejero recordó que la central todavía tiene que tener la autorización ambiental integrada que concede la Consejería de Medio Ambiente, pero que, apuntó ayer, por todos los motivos citados ve prácticamente imposible que se pueda conceder Los trece conceja- El suelo, expropiado ya por la Delegación del Gobierno, está en una zona ambientalmente protegida por la UE Dos de los ediles encerrados se sientan en uno de los colchones utilizados para dormir JAIME GARCIA