Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Martes 26 de Febrero de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.674. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Un Cocodrilo Dundee masai Ataviado con el tradicional traje de color o swuka y sin soltar el bastón que simboliza su condición de jefe masai, William Kikanae pisó ayer, por primera vez, suelo europeo para pedir, en Alicante, ayuda para su tribu POR ANA ANTOLÍN i conocer Africa y compartir una jornada con la tribu de los Masai Mara en Kenia es una experiencia inolvidable, lo mismo le sucedió ayer a uno de los jefes de masai de esta reserva nacional, William Kikanae, que a su llegada a Alicante quedó deslumbrado al observar por primera vez la belleza del mar. En perfecto inglés- -él no necesitó traductor a diferencia de los periodistas que acudieron a la multitudinaria la rueda de prensa- Kikanae explicó que era la primera vez que salía de su país. Ante la expectación que suscitó su presencia en Alicante, aclaró que no había hecho ese largo viaje para estar cómodo en un hotel o en una ciudad bonita sino buscar financiación a una lista de ambiciosos proyectos para preservar la ancestral cultura de su pueblo. Se trata de buscar una vida mejor sin dar la espalda a la cultura afirmó este jefe de la tribu que definió Occidente como muy bonito pero sobre todo distinto Con su aspecto llamativo y su fibroso cuerpo, este embajador de la cultura masai, a quien la panza del avión 747 en el que abandonó África como una calle de mi pueblo explicó con infinita paciencia que el motivo de su presencia, primero en Alicante y luego en Madrid, era buscar patrocinadores para la tribu de los Masai. Así, declaró que su viaje se prolongará el tiempo que le cueste reunir el dinero para llevar a cabo distintos proyectos de desarrollo, educación, sanidad y protección del medio ambiente. Este Cocodrilo Dundee africano tampoco supo decir de qué cantidad se trataba, ya que ellos construyen las chozas con barro y estiércol, y ahora quie- COSAS MíAS Edurne Uriarte GOLPE BAJO veces ocurren bellas historias en la política. Historias de decencia y de juego limpio por encima del partidismo y las ideologías. Como la protagonizada por los lectores del The New York Times. Cientos de ellos han escrito al periódico para mostrar su repulsa por el golpe bajo de su diario de cabecera al senador McCain. Somos demócratas, somos independientes, pero en eso estamos con el republicano McCain y en contra de ustedes, nuestro periódico, le han dicho casi todos ellos. Lo suyo es juego sucio. Tomate político, chismorreo de la peor especie sin fuentes identificadas, sin pruebas, chapoteo sexual, ataque injustificado a la vida privada y al honor de un hombre. A los responsables del Times no les llega la camisa al cuello en las respuestas colgadas en la edición electrónica. Me recuerdan a los de Le Nouvel Observateur en la misma tesitura hace unos días, defendiéndose lastimosamente de la indignación de sus propios lectores por el tomate político alrededor del supuesto sms de Nicolas Sarkozy a Cécilia. Llorosos ante la incomprensión de su audiencia, el Times alcanza el pleno del ridículo cuando alega que casi nadie ha prestado atención a lo más importante, el supuesto trato a favor a la lobbysta de esta historia. No, señores lectores, nuestras insinuaciones sexuales eran intrascendentes. Como cuando persiguieron a Clinton a cuenta de Lewinsky, aquella vez los republicanos, y los perseguidores alegaban que lo suyo era preocupación por la verdad y no puro tomate político. Cuando a los políticos o a los medios se les olvidan las reglas del juego limpio, aún quedan los ciudadanos, los lectores. Su vigilancia y su ética. Y su sensatez. A S William Kikanae posa amablemente en su primera salida de África ren sustituir las actuales escuelas instaladas bajo las acacias de la sabana por construcciones occidentales que mejoren las condiciones de los niños aunque manteniendo intactas sus raíces También se proponen configurar un sistema de atención sanitaria para que la población no dependa de la medicina natural. El líder del Masai Mara, que hablará entre hoy y mañana sobre la Historia y cultura masai y el medio ambiente en Kenia desde los ojos de un masai den- JUAN CARLOS SOLER tro de la programación Obras Sociales de Caja Mediterráneo (CAM) arrancó ayer su aventura por Occidente con la única compañía de la directora de Womman Together Rosa Candell, que ha llevado a cabo un proyecto de microcréditos para dar salida a productos artesanales de las mujeres masai, y del presidente de la Kenya Cheetah Foundation Jorge Alesanco, para quien los masai son como los guepardos, una de tantas especies salvajes en peligro de extinción.