Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 26 s 2 s 2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 95 Todos llevamos un gen que es proclive a perdonar a las izquierdas El escritor británico Martin Amis regresa a la Unión Soviética para recrear la barbarie del Gulag del régimen estalinista en la novela La casa de los encuentros DAVID MORÁN BARCELONA. ¿Por qué? No, esa pregunta es errónea. Nunca se le puede preguntar a un escritor por qué hace las cosas A Martin Amis (Oxford, 1949) no le gusta dar explicaciones, pero se esfuerza por dejar claro que nada hay de excepcional en que, seis años después de diseccionar a Josef Stalin en Koba el Terrible regrese de nuevo a la Unión Soviética para recrear el mayor abuso perpetrado por un Estado en contra de la humanidad He leído mucho sobre Stalin y su época y acumulé tanto material que hubo un momento en que la información se desplazó del lóbulo central al inconsciente, que es donde anidan las bases de toda ficción aseguró ayer el escritor británico durante la presentación de La casa de los encuentros (Anagrama- Empúries) novela que relata la historia de dos hermanos encarcelados en un campo de trabajo de Siberia y encerrados al mismo tiempo en un triángulo que completa la joven Zoya. Uno no decide escribir una novela, sino que la escribe como respuesta a una presión interior recordó Amis a propósito de un libro que, sirviéndose de esa casa de los encuentros que enmarca las visitas conyugales en el campo, aprovecha para indagar en un fenómeno poco conocido. Muy poca gente entiende realmente lo que fue el Gulag- -explicó- Se trataba de un sistema de esclavitud en el que los prisioneros eran arrestados en orden alfabético con el objetivo de mantener la región bajo el reinado del terror A ese reinado de terror se acerca Amis para recordar que, a pesar de que el régimen estalinista acabó con la vida de entre 20 y 40 millones de personas, aún hay quien traza distinciones entre el Gulag soviético y el Holocausto nazi. Es como si la historia no los viera como crímenes que están a un nivel similar aseguró el autor de Dinero antes de entrar a fondo en la que, según él, es la clave de tal distinción. A nadie se le ocurriría decir soy un intelectual nazi pero sí que se puede decir con la cabeza bien alta soy un intelectual marxista -ilustró- Es un misterio que creo que tiene que ver con que era un régimen de izquierdas y todos llevamos dentro un gen que es proclive a perdonar a las izquierdas De hecho, Amis reconoció que, en un país en que la gloria del estado es el bien supremo y se antepone al pueblo la sombra de Stalin sigue siendo alargada. Ya le gustaría a alguno de los miembros del actual gobierno ruso tener la misma popularidad que Stalin señaló. Según Amis, esa fe ciega en el Hombre de Acero llevó a los presos de los campos de trabajo a convencerse de que Stalin desconocía la existencia del Gulag y que, de haberlo sabido, lo habría desmantelado inmediatamente. Sin pelos en la lengua, ni intención alguna de viajar a Rusia- acabaría como Litvinenko, ya que el equivalente a una mala crítica del señor Putin es una muerte rápida ironizó- el hijo de Kingsley Antonio Orlando Rodríguez, premio Alfaguara con Chiquita J. G. C. MADRID. Me decepcionaría que los cambios que se avecinan en Cuba sólo fueran de índole económica afirmó ayer un emocionado Antonio Orlando Rodríguez, nada más saberse ganador del premio Alfaguara de novela 2008 con su obra Chiquita Se trata de una biografía imaginaria de un personaje real, la liliputiense cubana Espiridiona Cenda, bailarina y cantante de los teatros de variedades de principios del siglo XX Y esta obra dibuja un largo recorrido que parte del final de la Cuba esclavista y la lucha por la independencia, época que coincide con el máximo esplendor de los teatros de variedades. El escritor premiado afirmó que, aunque llevo 17 años viviendo en el extranjero, llevo a Cuba en mi corazón y por eso sólo escribo de temas y personajes cubanos Por eso, aunque se declaró esperanzado por el cambio que acontecerá un día en Cuba añadió que todos esperamos que los cambios alcancen a los derechos humanos, al derecho a pensar en libertad y a entrar y salir de mi país libremente El fallo fue dado a conocer en una concurrida rueda de prensa trasatlántica, por videoconferencia, celebrada en la sede madrileña de la editorial. Dotado con 175.000 dólares (unos 118.150 y una escultura de Martín Chirino, el premio fue otorgado por un jurado presidido por Sergio Ramírez y compuesto por Ángeles GonzálezSinde, Jorge Volpi, Guillermo Martínez, Ray Loriga y Juan González. Sus miembros destacaron que Chiquita es una novela a la vez elegante y llena de vida, con una notable gracia narrativa y una imaginación sin descanso Según respondió el autor a preguntas de los periodistas, la idea de presentarse al premio- casi contra mi voluntad -fue de su agente, porque no me gustan los concursos literarios confesó. El autor premiado ha escrito numerosas narraciones juveniles, además de otras obras y reconoció diversas influencias. A preguntas de GonzálezSinde, Antonio Orlando Rodríguez afirmó que su experiencia con la literatura infantil le ha procurado facilidad para la fantasía y, sobre todo, el deseo continuo de mantener la atención, de atrapar al lector. Popularidad y fe ciega Rueda de prensa trasatlántica Martin Amis, ayer en Barcelona Amis aprovechó para reconocer que la aparición en la novela de Zoya, la joven judía que completa el triángulo amoroso, es cualquier cosa menos casual. Se decía que de no haber muerto Stalin se habría producido un segundo Holocausto EFE Un escritor en busca de nuevas respuestas para explicar el 11- S Poco dado a morderse la lengua y a guardarse sus siempre polémicas opiniones para sí mismo, Martin Amis se ha convertido en un irreverente predicador de lo políticamente incorrecto. Una buena prueba de ello es El segundo avión colección de ensayos pendiente aún de traducción en la que el autor de Perro callejero retoma el hilo de los atentados del 11 de septiembre para reflexionar sobre el Islam y los límites del multiculturalismo. Lo que no logramos entender es la ideología profundamente extraña que subyace en ese atentado aseguró ayer un Amis que se declara enemigo de cualquier ideología. El problema de una ideología es que pretende explicarlo todo a través de una idea o de un conjunto de ideas, y en el momento en que uno se adscribe a una ideología se está adscribiendo a un espejismo, al no poder responder con la mente, en cuanto se ve amenazado provoca una reacción glandular señaló. señaló el autor antes de recordar que la historia de la humanidad es también la historia del antisemitismo A pesar de lo crudo del tema y de la irrespirable atmósfera de un libro que acaba por aniquilar cualquier esperanza, no duda Amis a la hora de reconocer que toda novela es una historia de amor entre el autor y el lector Cuando esa relación empieza a fallar, falla la obra. Aunque suene un poco cursi, lo que hace el autor es intentar enamorar al lector añadió. Será por eso que en su próxima novela abandona los rigores del estalinismo y se adentra en su propia biografía para concederle un respiro al lector y abordar la revolución sexual, la mayor revolución de los últimos tiempos Ese será el eje de The Pregnant Widow (La viuda embarazada) novela en la que Amis quiere exponer la idea de que toda revolución quiere ver finiquitado al antiguo régimen cuando aún no ha nacido el nuevo