Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 CULTURAyESPECTÁCULOS OSCAR 2008 LA GALA Fiestas tras la gala Elton John vs Arnold Schwarzenegger Suspendida la fiesta post- Oscar que cada año organiza la revista Vanity Fair este año la más visitada fue la del gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, a la que acudieron prácticamente todos los nominados. Sin embargo, este año ha rivalizado con él Elton John, que convocó a cerca de mil quinientas personas en la velada benéfica organizada por el cantante. MARTES 26 s 2 s 2008 ABC Breves Chistes de Jon Stewart La huelga de guionistas, presente en la gala Quizás fue que los guionistas la prepararon en sólo diez días, pero la gala no tuvo ni el brillo ni la chispa de otras ocasiones. Fue discreta tirando a sosa. La huelga de los guionistas estuvo presente en muchos de los chistes del presentador, el televisivo Jon Stewart, que se mostró moderado y que apenas se salió del carril, al contrario que sus predecesores. Críticas a los premios El Vaticano critica la falta de esperanza El diario del Vaticano, L Osservatore Romano criticó ayer que Hollywood haya premiado filmes oscuros, llenos de violencia y sobre todo sin esperanza como la película de los hermanos Coen. El diario se pregunta si esto es un signo de los tiempos y afirma que habría preferido que los premios se concentraran en películas como Juno o La escafandra y la mariposa Paz Vega, a su llegada a la fiesta de Elton John REUTERS Mira mi brazo tatuado, con ese cuerpo de pin- up La gala de los Oscar no sólo deja ganadores y derrotados; también un mosaico de imágenes y recuerdos. Diablo Cody, la guionista de Juno fue también actriz protagonista POR ROSA BELMONTE Plomizo. Como si ya no fuera difícil mantenerse despierta en condiciones normales de entretenimiento (sin recurrir a los palillos de La naranja mecánica van y sueltan la gala más sosa en años. La cabecera ya fue de meterse en el sobre y lacrarse. Y para celebrar el 80 aniversario. Qué cojones que diría Dame Helen Mirren (en su boca y su dicción suena hasta bien) Ya no es que echara de menos a Ellen o a Whoppi, es que suspiré por Billy Cristal (creí que jamás iba a decir esto, pero qué introducciones me hacía) Y eso por no irme a Bob Hope (tuvo siempre los mejores chistes) That s entertainment señores, no la sala de espera del dentista. La huelga de guionistas ha hecho pupa a Jon Stewart y a los telespectadores. Tuvo algunas gracietas, como cuando hacía mención a las películas nominadas y a sus malos: Cuántos asesinos. Menos mal que también hay embarazos adolescentes Además del Oscar a Javier Bardem (y a todos los Coen, con esa Frances MacDormand silbando a su marido) lo más salvable fue el regreso al pasado. Fue, sólo en eso, una gala especial coleccionista. Ingrid Bergman entregándole el Oscar a Barbra Streisand (después de sorprenderse la sueca porque era también para Katharine Hepburn) o Hattie McDaniel recogiendo el suyo. Pero tenían que estropearlo con el Nothing compares cantado por Celine Dion. No hay manera de quitársela de encima ni cuando no va. Y eso que las coplas de Encantada (salvo la interpretada por Kristin Chenoweth, y sólo por ella) eran para tomar rehenes. Ganó la pareja del piano y la guitarra hecha polvo. Y sale la chica después del intermedio y Jon Stewart la deja hablar porque no había podido soltar su rollo antes (tan inaudito como la publicidad de la Wii, pero quién tuviera esa pantalla) A cambio vimos a la estupenda Ruth Gordon cuando consiguió el Oscar a la mejor actriz secundaria por La semilla del diablo (tiempos pasados que fueron mejores) Tampoco es manca Tilda Swinton (tiempo presente) con ese off glamour tan, tan interesante. Aunque el galardón a la pareja rarita se lo lleva la formada por Daniel Day- Lewis y Rebecca Miller (hija de Arthur) que toman el relevo de Tim Burton y Helena Bonham Carter cuando éstos dejan la plaza vacante. Los pendientes y el esmoquin con ribetes del actor sólo los superaba el de cheviot de Bill Conti (pero el músico estaba escondido en el foso) Los lazos rojos y el broche gigante de Rebecca no los supera nada. Cuando estaba de pie daba la impresión de que se iba a inclinar como Locomotoro. Igualmente cargaba hacia delante Jennifer Hudson, que entregó el Oscar a Javier Bardem. Este año el par de nutricias peras las llevaba bien guardadas en un indescriptible cavalli Para esconder toda esa carne, nada mejor que un drapeado, no te digo. Se ve que ha visto que Aretha Franklin también lo hace últimamente (la enorme Aretha había salido en el primer vídeo conmemorativo, en la época en que todavía no se había zampado de un bocado a Mahalia Jackson, Bessie Smith y Ella FitzgeMás puntos de interés periféricos. El enfrentamiento entre el equipo de los repeinados, con George Clooney, Katherine Heigl o John Travolta (ha hecho un face off con Geyperman) y el de despeinados, con Cameron Díaz y Jennifer Garner (el mismo recogido falsamente descuidado) Bardem y Philip Seymour Hoffman (éste, más que despeinado es espesillo) Punto y aparte Fue la gala más sosa en años. La cabecera ya fue de meterse en el sobre y lacrarse. La huelga de guionistas ha hecho pupa a Jon Stewart y a los telespectadores El repeinado John Travolta ha hecho un face- off con Geyperman El traje de leoparda de Diablo Cody, que dejaba al aire su tatuaje con una pin- up, era de Dior, aunque pareciera del Pryca Diablo Cody besa su Oscar al mejor guión original merece el cardado tipo El Puma (el otro José Luis Rodríguez) de Didier Lavergne, Oscar al mejor maquillaje por La vie en rose Y me encantó el traje de sirena (Un, dos, tres, Piaff) el gaultier de Marion Cotillard. Hay que valer para ponérselo (como para depilarse así las cejas y sobrevivir) Y para ser Diablo Cody, la estrella emergente, la oscarizada guionista de Juno y antigua stripper (este título no se lo quita ni en cien AFP rald) años) La más fresca, la que siempre va de leoparda (el vestido del domingo era de Dior, aunque pareciera del Pryca) la del tatuaje de la pin- up (mira mi brazo tatuado) la de las bailarinas doradas (después de rechazar los zapatos millonarios de Stuart Weitzman) la de los pendientes de calaveras. Con esa pinta entre Stella Dallas, Patti Smith y Dita von Teese ganó a todas las relamidas con palabra de honor. Te lo juro.