Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CULTURAyESPECTÁCULOS MARTES 26 s 2 s 2008 OSCAR 2008 GLAMOUR EN LA ALFOMBRA ROJA ABC Heidi Klum (a la izquierda) con un espectacular vestido rojo de Galliano Haute Coutûre, junto a su esposo, el cantante Seal. A la derecha, Viggo Mortensen, con diseño de Daniel Robinson AP EFE ROJO Y NEGRO La alfombra roja que conduce al Kodak Theatre estuvo repleta de belleza, glamour y líneas sencillas en los trajes femeninos y los esmóquines masculinos sencillas que me hicieron recordar a Gilda y a sucesivas mujeres fatales de Hollywood: vestidos largos asimétricos y palabra de honor. Alta Costura inspirada de prêt- à- porter. Me quedo con la espectacularidad de Heidi Klum y su maravilloso vestido rojo de Galliano Haute Coutûre. Penélope Cruz no deslumbró como en ocasiones anteriores. Su vestido palabra de honor de Chanel Alta Costura coincidió en color y concepto con una renovada Kristin Chenoweth, de Armani Privé. Una embarazada Jessica Alba acertó con un vestido de túnica y detalles en plumas diseñado por Marchesa con corte ideal para su estado. Cameron Díaz, vestida en Dior con un delicado traje largo color rosa palido, cambió la paleta de la alfombra roja por una menos atrevida pero con un sofisticado aire femenino. Por su parte, Hilary Swank, ataviada con un traje negro de Versace, deslumbró una vez más con su escultural figura. Renée Zellweger, a mi parecer, no acertó, ya que el corte resultó masculino y poco favorecedor. La desilusión llegó con Nicole Kidman, vestida con un traje muy discreto y poco sensual para lo que nos tiene acostumbrados. Demasiados brillantes le restaron elegancia al escote. Las aplicaciones brillantes del vestido de Helen Mirren resultaron poco glamourosas; los brillantes en exceso pueden ser un error... Los hombres no arriesgaron demasiado. Una vez más el tradicional esmoquin de Giorgio Armani fue la apuesta más segura. Javier Bardem- -la excepción- -aceptó la imposición de etiqueta pero prefirió el azul y el desenfado. Javier Larrainzar Diseñador La alfombra roja que conduce al teatro Kodak de Los Ángeles, donde se celebra la gala de los Oscar, estuvo repleta de belleza, glamour y líneas sencillas en los trajes de las actrices y en los esmóquines negros de los caballeros. Rojo- ¡por fin! negro y tonos crudos. Tres colores para unas actrices más decididas que en ocasiones anteriores, no sé si por la amenaza de lluvia o por la tan manida huelga de guionistas: pisaron más fuerte, posaron más tiempo, pudimos comparar. No deslumbraron las pedrerías o artificios; esta vez las actrices optaron por una pretendida austeridad, sin olvidar, por supuesto, los rigores de la cada día más influyente alfombra roja, capaz de lanzarte o de estrellarte para siempre en un breve paseo. Formas puras y Me quedo con la espectacularidad de la modelo alemana Heidi Klum y su maravilloso vestido rojo de Galliano; Penélope Cruz no deslumbró como en ocasiones anteriores Pénelope Cruz acudió a la gala con un modelo palabra de honor de Chanel Alta Costura en tono azul, sin tirantes y con detalles de plumas