Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 26- -2- -2008 Martin Amis presenta en Barcelona su nueva novela, La casa de los encuentros 87 Ganar el Oscar es sólo una excusa para una buena fiesta Javier Bardem s Mejor Actor Secundario Tras recibir el premio como mejor actor secundario por No es país para viejos confiesa que no es para él una responsabilidad: El Oscar es una lotería y no significa que yo sea mejor que los otros FABIÁN W. WAINTAL LOS ÁNGELES. Con el Oscar en una mano y una copa en la otra, Javier Bardem tiene que hacer malabares para brindar por el triunfo. Siendo el favorito de la noche, tampoco generó demasiada sorpresa en el Teatro Kodak, pero nadie le roba la oportunidad de festejarlo. mentos en la carrera de cualquier actor es salir en medio de la entrega del Oscar y hablarle a millones de personas en menos de quince segundos. Por supuesto que todos queremos gustarle a la gente y queremos ser aplaudidos. Es algo que pertenece a nuestro ego. Los actores somos bastante locos. Pretendemos que nos quieran constantemente. Es importante, pero también creo que hay algo cultural detrás del sentimiento de un premio y tiene que ver con la necesidad de ser número uno. Y eso, yo no lo tengo. Pero, por supuesto me gustó el premio, porque todos lo queremos. ¿Cómo se vive un momento como éste, de verdad? -Con alegría, pero también con cierta distancia, porque uno pudiera creerse incluso que es bueno. Y eso es terrible. -No me siento embajador del cine español, puesto que el cine español en sí mismo es un embajador. El cine español, que es tan criticado, es un cine con muchas limitaciones y muchas virtudes. ¿Se siente un embajador hispano en Hollywood, aunque sea con una película americana? -Yo creo que soy lo mismo que he sido siempre. Soy muy bueno a veces, otras veces soy muy malo. A veces hago cosas que son directamente para despedirme y otras, de pronto, doy la nota correcta. Es parte de la vida y el trabajo. Esto (el Oscar) es sólo una excusa para una buena fiesta. Estoy muy contento y tengo claro que es una parada hacia un camino que sigo desde hace tiempo; no estoy ansioso por llegar a ningún sitio. Pero el premio llega como un reconocimiento diciéndome: Toma tu tiempo, trabaja duro y ten fe El Oscar es una lotería y no significa que yo sea mejor que los otros. ¿Puede creerme si le digo que no? -De verdad, no lo esperaba. Yo le había dicho a mi madre que estaba nervioso y ella me dijo: ¿Por qué? No te lo van a dar, así que disfrútalo ¿El Oscar no es la prueba? ¿No cree que sea bueno? -Por los nervios y los 45 segundos no quise olvidarme de los cómicos de España, mis abuelos y bisabuelos, que vivieron una época donde la actuación significaba libertad y valor. Y mi madre también forma parte de esa generación. ¿Aun cuando no pensaba ganar, había preparado con tiempo el agradecimiento? ¿El Oscar genera una mayor responsabilidad? -No lo tomo como responsabilidad, simplemente pienso divertirme muchísimo. ¿No esperaba ganar? -No, es difícil de creer. ¿Qué hubiese hecho usted en Madrid, a las dos de la madrugada, si no hubiera estado en la entrega del Oscar? -No creo que sea cierto. ¿Un Oscar facilita un poco las cosas? No estoy tan seguro. Sí, es bonito, porque la gente te lo entrega por respeto. Pero no debería haber nada más allá. La voz, el eco desde afuera que resuena, es tan grande que al final crea algo que no existe. Y después, te vuelve loco. ¿Cree que recibirá mejores papeles por el hecho de haber ganado el Oscar? Javier Bardem, tras recibir el Oscar de manos de Jennifer Hudson AFP ¿Ni siquiera se imaginó el momento de subir al escenario y agradecer el premio? -Uno de los más horribles mo- -Hubiese estado en alguna fiesta, haciendo lo que siempre hago con mi novia o algún amigo, en vez de pasar cinco horas en una ceremonia.