Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 26- -2- -2008 RELIGIÓN www. abc. es religion 31 El Vaticano pide a los sacerdotes que las homilías no superen los diez minutos La Santa Sede prepara nuevas normas para mejorar la celebración de la misa JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. Las homilías aburridas e interminables espantan a los fieles, y el Vaticano pide a los párrocos un esfuerzo de preparación y de brevedad: la homilía no debe superar los diez minutos y debe centrase en el Evangelio del día. La idea puede parecer simple pero, si se aplica, será revolucionaria, pues los fieles podrán recordar los temas de las predicaciones en lugar de aburrirse y desconectar cuando el párroco abordo un cuarto o un quinto tema de modo confuso. El número dos de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, arzobispo Albert Malcom Ranjith, ha manifestado al diario La Stampa que el Vaticano está preparando normas para mejorar la celebración de la misa: homilías más cortas, genuflexión ante las especies eucarísticas consagradas, recibir la comunión en la boca en lugar de la mano, favorecer la adoración de rodillas... En cuanto a la calidad de la predicación, el arzobispo Ranjith afirma que la homilía no debe superar los ocho o diez minutos. Es necesario que el celebrante estudie profundamente el Evangelio del día y se atenga siempre a ese texto, sin andarse por las ramas y sin perderse en palabrerías inútiles la misa de las ocho de la mañana en la catedral, pronunciaba una homilía de un minuto o dos, y terminaba la misa a las ocho y veinte de modo que los fieles pudiesen llegar puntualmente a la oficina. El resultado de las homilías breves, concentradas en una idea, era que los fieles recordaban el tema durante el día, descubrían elementos esenciales del cristianismo y los recordaban incluso después de varios años. Por el contrario, las homilías largas y que mezclan temas se olvidan por completo incluso antes de salir de la iglesia. Las que son polémicas o negativas suelen causar daño. Hace una semana, el arzobispo Ranjith comentaba que una homilía tiene que ser breve y dulce. Si no, es como un avión que intenta aterrizar pero da vueltas y vueltas sin conseguirlo. Y eso muestra que la persona que habla no la ha preparado. Cuanto más se prepara una homilía, más breve resulta Al mismo tiempo, el número dos de la Congregación de Liturgia, recuerda que lo importante de la misa no es la homilía, sino el canon y el momento del sacrificio, en que el pan y el vino se transforman en cuerpo y sangre de Jesucristo. Por ese motivo, Ranjith, con el apoyo del prefecto de la Congregación, el cardenal nigeriano Francis Arinze- -y siguiendo las directrices de Benedicto XVI, que aprecia extraordinariamente la seriedad de la liturgia- -ha emprendido una campaña para recuperar el sentido de lo sacro volviendo a las raíces del culto. En esa misma línea de respeto a lo divino, Ranjith propone recuperar el uso de los reclinatorios en las iglesias y arrodillarse para recibir la comunión en la boca en señal de la máxima reverencia. Esa modalidad evita, además, las crecientes profanaciones e incluso ventas de especies consagradas. El Papa propone ayudas sociales a las familias con enfermos J. V. BOO ROMA. A medida que las sociedades maduran y extienden el permiso por maternidad también al padre para que pueda ayudar, Benedicto XVI propone establecer ayudas a la familias con enfermos sobre todo en casos de larga duración o enfermedades que requieren una atención continua durante toda la jornada. En una audiencia a los participantes en el congreso internacional sobre Orientaciones éticas y operativas respecto a enfermos incurables y moribundos el Papa abordó un problema que aumenta sobre todo en los países ricos a medida que se extiende la longevidad: cuidar a un familiar anciano durante un largo período puede traer complicaciones laborales o incluso la perdida del empleo. El Santo Padre afirmó que, además de proporcionar a los enfermos las curas necesarias, la sociedad debe conceder ayudas a las familias más sometidas a dura prueba por la enfermedad de uno de sus miembros, sobre todo si es enfermedad grave y prolongada Según Benedicto XVI, del mismo modo que en la regulaciones laborales se reconocen los derechos de los familiares en el momento de un nacimiento, de manera análoga se deben reconocer derechos similares a los parientes cercanos en el caso de la enfermedad de un familiar El Papa afirma que una sociedad humana y solidaria no puede ignorar las difíciles condiciones de las familias que deben llevar el peso de un enfermo grave en casa El Santo Padre recordó, como siempre, la obligación de suministrar a todos los enfermos los cuidados ordinarios proporcionados, mientras que los extraordinarios es lícito aplicarlos pero no obligatorio. Los problemas económicos de las familias y la soledad de los ancianos en las grandes ciudades crean presiones fuertes hacia la eutanasia, por lo que el Papa consideró necesario repetir una vez más la firme y constante condena ética de cualquier forma de eutanasia directa, tal como ha enseñado la iglesia a lo largo de los siglos La sociedad debe asegurar que todos puedan atravesar los momentos de la dificultad y de la muerte en las mejores condiciones de fraternidad y de solidaridad Derechos de parientes cercanos Sin resultados hasta ahora A lo largo de los años en que fue prefecto de la Congregación para el Clero, el cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos, intentó convencer a los sacerdotes para que preparasen mejor las homilías, pero el resultado ha sido escaso. La mayoría de los fieles escuchan al párroco tan sólo diez minutos a la semana, por lo que los párrocos católicos deben poner en la preparación de esos diez minutos al menos tanto esfuerzo como dedican los pastores protestantes. Preparar una buena homilía de ocho o diez minutos puede llevar dos horas, pero es tiempo bien empleado como enseñan los ejemplos del cardenal inglés John Henry Newman o, más recientemente, del antiguo cardenal de Nueva York, John O Connor. O Connor se sentía obispo de su diócesis y siempre que estaba en Nueva York celebraba Los fieles escuchan una reciente misa celebrada en una iglesia de Madrid CHEMA BARROSO Oceanía prepara la Jornada Mundial de la Juventud El Sínodo de Obispos de Oceanía trabaja intensamente en los preparativos de la Jornada Mundial de la Juventud de Sidney, que tendrá lugar del 15 al 20 de julio y es la primera enteramente convocada por Su Santidad el Papa Benedicto XVI. Entre los participantes extranjeros, los grupos más numerosos de jóvenes serán los procedentes de Estados Unidos, Italia y España. El consejo permanente del Sínodo, reunido en Roma, afirmó que todo el continente azul se ha movilizado en la preparación, tanto los países más avanzados como los menos desarrollados Se están multiplicando las iniciativas de hermanamiento entre diócesis ricas y pobres de distintos países para ayudar en los costes del viaje. El encuentro ha comenzado a atraer a jóvenes alejados de la práctica religiosa, que buscan puntos de referencia para sus vidas y que han visto, en televisión o en internet, la extraordinaria alegría que se libera en estos encuentros. Australia considera que la visita del Papa y de cientos de miles de jóvenes de todo el mundo será uno de los acontecimientos más importantes de su historia, y está apoyando la organización de la actividad en todo momento y por todos los medios.