Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ELECCIONES 9 M ESPAÑA UN CARA A CARA DECISIVO: ANÁLISIS MARTES 26 s 2 s 2008 ABC Los lectores de abc. es dieron el triunfo a Rajoy por tres puntos El debate fue seguido con pasión por internet desde la página de abc. es. Se organizó una encuesta continua que fue marcando el pulso de la confrontación. El resultado final, quince minutos después del final del debate, se decantó a favor de Mariano Rajoy por algo más de tres puntos. El 51,8 de los que votaron entendieron que el líder del PP fue más convincente, mientras que el 48,2 prefirieron los argumentos de Zapatero. El político socialista fue el que inicialmente ganaba, pero en la recta final perdió fuelle. Los dos candidatos se saludaron con un largo apretón de manos, en presencia de Campo Vidal, antes de comenzar el debate IGNACIO GIL El tensador tensado El presidente del PP cumplió mejor sus objetivos de convencer a los propios y atraerse a los indecisos frente a un jefe del Ejecutivo a la defensiva que acertó a lanzar mensajes para movilizar a la izquierda con una oposición de la oposición y mirando aún a 2004 cho y convencido de que había sabido sacar provecho del cara a cara para denunciar las realidades más duras del mandato de Zapatero: la negociación política con ETA y sus mentiras añadidas, la liquidación de los consensos, la desestructuración del Estado y la crisis económica disimulada. Otra cosa distinta fue la oportunidad perdida para lanzar alternativas concretas a los problemas, un tarea difícil con una fórmula de debate encorsetada y sin intervención periodística directa. El enfrentamiento del peor Zapatero televisivo frente al Rajoy de su nueva imagen añadirá aún más interés a la campaña electoral y a la teoría demoscópica del empate técnico Si es cierta la especie de los expertos de que ese tipo de programas no mueve más de dos puntos la intención de voto, el presidente del PP se apuntó el tanto de colocar todos los mensajes genéricos que tenía preparados para los ciudadanos que dudan entre una u otra opción: atajar la crisis económica, ordenar la inmigración, recuperar los consensos o mejorar la educación. Zapatero, por contra, se conformó o no acertó a salir de una defensa cerrada de su gestión que se basaba, sobre todo, en compararla con los Gobiernos del PP. Apelaba pues al votante que ya le apoyó hace cuatro años, que sigue desmovilizado según las encuestas, y al Ángel Collado El presunto debate electoral Zapatero- Rajoy- -más bien una doble entrevista con interferencias cruzadas- -ha servido para oxigenar la campaña con un aspirante que fue a por todas y un campeón a la defensiva, metido a hacer oposición al Gobierno de hace cuatro años, que se conformó con hacer guiños a su izquierda más convencida con la retirada de Irak, el apoyo de Sabina o la apelación al maestro de las sedaciones, el doctor Montes. El jefe del Ejecutivo y el presidente del PP fueron cambiándose los papeles según avanzaba el programa. Al final, un Zapatero tenso, con la ceja disparada y la mirada torva, replicaba crispado a un Rajoy suelto, sonriente por momentos, que se veía satisfe- El peor Zapatero chocó con el mejor Rajoy, suelto y agresivo, el candidato convencido de que puede ganar Los sondeos post debate repartieron la victoria de los contendientes ABC MADRID. Las páginas web de los diferentes medios de comunicación que ofrecieron el debate en directo echaban humo al concluir el enfrentamiento. Los internautas se apresuraron a responder a la pregunta ¿Quién ha ganado? Para la Cope, la victoria de Mariano Rajoy fue apabullante: un 92 frente a un pobre 7 de Zapatero, con un 1 que se apuntó al empate. Anoche, el mundo. es también dio por vencedor al líder popular con un 57 de los votos de sus lectores. Sin embargo, para los oyentes de la SER y de Cuatro las tornas cambiaron de forma radical. Para la emisora de radio de Prisa, el triunfo fue a parar al líder del PSOE con un 74 mientras que Rajoy cosechaba un 21 y el 5 apostaba por la igualdad. Para la televisión del mismo grupo, el 45,4 de sus espectadores otorgaban el triunfo al líder socialista por sólo un 33,4 al del PP. En Antena 3 ganó Zapatero con un 45,4 por un 39,2 de Rajoy; en La Sexta, el 45,7 de los telespectadores se inclinaron por Zapatero y el 30,1 por Rajoy. que se limita a intentar atraer a las urnas de nuevo con Irak, el 11- M o los artistas afines. Una mitad de oposición de la oposición y otra de oposición a los gobiernos de Aznar. Rajoy, agresivo y contundente, utilizaba sus intervenciones iniciales que abrían cada bloque para lanzar unos discursos de denuncias concentradas que obligaban a Zapatero a seguir su guión. Demoledor el usted no tiene una idea de lo que es España o la insistencia en recordar que el dirigente socialista ha engañado a los españoles en sus tratos con ETA. El presidente del Gobierno sí que supo aguantar el acoso de Rajoy en el primer bloque, el económico, con sus propios gráficos y cifras. Pero quedó desbordado en materia de política social y lucha contra el terrorismo. Los principales hitos de la legislatura, que son los que necesita eludir, salieron a relucir pese al escaso sitio que tenían en el guión pactado. Zapatero se acabó por sumir en esa tensión que busca para movilizar a la izquierda a toda costa, pero un Rajoy solvente y hábil dialéctico no le conviene nada para meter el miedo en esos sectores sociales a la derecha extrema un requisito imprescindible para que acudan a la urnas en masa como en 2004. Rajoy convenció a sus suyos, crecidos en moral y argumentos para que cale la idea de que está en condiciones de ganar. Es la tensión que no interesaba al PSOE, la del tensador tensado.