Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 DEPORTES Primera división s Vigésima quinta jornada LUNES 25 s 2 s 2008 ABC El enemigo está en casa El Real Madrid despilfarra su botín y ya sólo aventaja en dos puntos al Barça s Un grave fallo propicia el gol del Getafe, que se lleva la victoria del Bernabéu ENRIQUE ORTEGO MADRID. De ocho a cinco. De cinco a dos... y trece jornadas por delante. ¡Hay Liga! ¡Hay más Liga que nunca! El Barça sueña despierto con ser el Real Madrid de Capello y el Real Madrid huye de la fatalidad de ser el Barça de la temporada pasada... pero lleva la misma dinámica. Imposible encontrar razones exactas a este vuelco en tan pocas jornadas, aunque hurgando se encuentran razones más o menos explicativas. El Bernabéu hasta ayer resultaba inexpugnable, pero bien es cierto que era una auténtica ruleta rusa saber qué Real Madrid veríamos en cada partido. No había dos iguales. Ni en resultado ni en juego. De los siete al Valladolid a la derrota ante el Betis. Y no sirvió tampoco el duelo de Roma para definir situaciones. El Madrid jugó bien, pero perdió. Norma que se ha repetido esta temporada, aunque menos que al contrario. También ganó muchos partidos en los que no fue mejor. Como por ejemplo en Getafe en la primera vuelta. Vaya aquello por lo de anoche. Sea como fuere, ya es una constante que los rivales le jueguen sin excesivo respeto. La amenaza del miedo escénico parece haber pasado a mejor vida. El Getafe de Laudup no se distingue tanto del Getafe de Schuster, que ya comprobó la temporada pasada cómo se frenaba al Madrid en su estadio, y ayer, a pesar de las bajas, demostró tener el discurso mejor aprendido que un político en elecciones. La consigna era tener el balón cuanto más tiempo mejor y asegurar bien los pases para no dar opciones a ese contragolpe blanco que hace estragos. El Madrid salió a lo suyo. Como siempre. Montó la ofensiva y como no encontró puerta en sus primeros escarceos no le importó recostarse en su campo a la espera de su turno. Laudrup debió poner a sus chicos el vídeo del Valladolid para que hicieran todo lo contrario de lo que hicieron los de Mendilibar. No atacaron tanto, pero tampoco dejaron a la espalda de su defensa los huecos de entonces. Real Madrid Getafe 0 1 Real Madrid (4- 3- 3) Casillas; Sergio Ramos, Cannavaro, Heinze, Torres (Soldado, m. 81) Guti (Higuaín, m. 75) Gago, Baptista (Drenthe, m. 60) Raúl, Van Nistelrooy y Robben. Getafe (4- 4- 2) Abbondanzieri; Cortés (Mario, m. 7) (Albín, m. 53) Belenguer, Cata Díaz, Licht; Cotelo, Casquero, Celestini, Pablo Hernández; Manu del Moral (Tena, m. 66) y Uche. Árbitro: Daudén Ibáñez. Tarjeta a Celestini, Casquero, Belenguer, Cannavaro e Higuaín. Gol: 0- 1. m. 64: Uche. Laudrup no picó Las líneas muy juntas y un repliegue absoluto en su campo cada vez que el rival tenía el balón fue la táctica. Les costó a los de Schuster más que otras veces llegar al área. Robben intentó ensanchar el campo con constantes cambios de banda, pero siempre tenía un par de azules cerca para cerrarle los caminos. Las llegadas de Baptista desde la segunda línea se convirtieron en la mejor alternativa ofensiva, pero llegaba siempre forzado al remate. Al descanso se fue Casillas inédito y Abbondanzieri, casi. Ni una parada como tal. Mucho centrocampismo, pocas llegadas y menos remates. El Getafe se sentía cómodo en esa fase de intrascendencia futbolística y le bastaba con su orden defensivo para mantenerse a flote. A la hora de partido Schuster decidió que tenía que hacer algo para romper aquella monotonía y sacó a Drenthe para jugarse definitivamente la baza del juego exterior. Lo que no podía imaginar era que se iba a agitar tanto que su equipo saldría mal parado. De una clara ocasión que acabó en gol de Robben anulado por anterior posición de fuera de juego de Raúl, se pasó al tanto del Getafe. Se quedaron los blancos- -ajenos a lo que el árbitro había señalado- -celebrando el supuesto tanto y con diligencia los getafenses montaron la contra como se ensaya en los entrenamientos. Cuatro para dos... y remate final de Uche. Del 1- 0 al 0- 1... y la Liga en dos puntos. Enloquecido por cómo había recibido el gol, el Madrid se fue del partido descaradamente. Para colmo perdió a Guti, lesionado, y Schuster se tiró sin paracaídas. Primero sacó Higuaín y después a Soldado. El Madrid atacaba con seis. Sí, seis. Robben- Higuaín- Raúl- Soldado- Van Nistelrooy- Drenthe... pero apenas tuvo ocasión para el empate. Su mente aún estaba en el gol del Getafe y no fue capaz de reaccionar. El aliento del Barça en el cogote hizo el resto. ABC. es La resaca de la jornada en Primera división y la Liga BBVA en http: www. abc. es deportes Así jugó el Real Madrid Casillas: bien. Sergio Ramos: bien. Cannavaro: bien. Heinze: bien. Torres: bien. Guti: regular. Gago: regular, Baptista: regular. Raúl: regular. Van Nistelrooy; regular. Robben: regular. Drenthe: regular. Higuaín: regular. Soldado: sin calificar. El técnico. Bernd Schuster: bien. No es precisamente culpabilidad del banquillo que su equipo reciba un gol como ese. Intentó dar la vuelta al encuentro con la entrada de Drenthe, pero justo entonces llegó la acción fatídica y los suyos se fueron del partido, mientras él metía más delanteros. Lo mejor: la paciencia para buscar unos huecos en la defensa rival que nunca terminó de encontrar. Lo peor: la falta de reacción en la jugada del tanto. Nadie se quiso dar cuenta de que el árbitro había señalado el fuera de juego y cometieron un error impropio de unos jugadores de Primera. Al equipo le faltó ritmo en el medio campo y velocidad arriba. CON EL FORTÍN BLANCO UN ERROR INFANTIL ACABA El Real Madrid había ganado los últimos 18 partidos que había disputado en su estadio. Había empatado el último año con el Getafe y con Schuster en el banquillo Uche celebra eufórico el gol marcado a Casillas JULIÁN ÁVILA MADRID. Siempre se ha dicho que el fútbol es para listos. Los jugadores del Madrid cometieron un error infantil. Se despistaron celebrando un gol cuando la jugada estaba anulada por fuera de juego de Raúl previo y los jugadores del Getafe aprovecharon el éxtasis de seis futbolistas blancos para montar un contragolpe desde su área pequeña de siete contra tres. El resultado, el lógico. Gol de Uche y desesperación blanca. Los jugadores se comían al colegiado y al asistente, que había levantado la bandera la bandera antes del remate a portería de Robben, sin ningún tipo de razón. Fue una jugada desgraciada para los blancos. Raúl fue incapaz de impedir el saque; Guti, uno de los dos de la cobertura junto a Heinze, se resbaló en el peor momento y Casillas no pudo hacer nada ante el ajustado disparo. La fortuna le dio la espalda El conjunto azulgrana ha sumado 13 puntos sobre 15 posibles y los madridistas se han contentado con seis