Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 CIENCIAyFUTURO MEDIO AMBIENTE LUNES 25 s 2 s 2008 ABC HÉROES DEL MEDIO AMBIENTEs FREDERIC HAUGE Los españoles convertimos en UN ECOLOGISTA A FAVOR basura más de 300.000 toneladas DEL SISTEMA de ropa al año EFE MADRID. Más de 300.000 toneladas de ropa usada, mucha en perfecto estado, acaban cada año en la basura o en los contenedores que han proliferado en las calles de muchas poblaciones españolas. Ropa y calzado que, en un porcentaje elevado, se venderá después en los mercados del África más pobre. Esa importante cifra es sólo una parte de los residuos de origen textil- -otra procede de la industria- -que se generan en España y que suponen casi el 4 por ciento del total de los desechos que tienen origen doméstico, según estimaciones del Ministerio de Medio Ambiente. Las mismas fuentes estimaban en 2004 que cada español produce al año más de 520 kilos de residuos. El citado 4 por ciento tiende a crecer ya que cada vez compramos más prendas de vestir y las utilizamos durante menos tiempo, aunque también es mayor la concienciación sobre la necesidad de reciclarlas. Modos de hacer Frederic Hauge, presidente de la Fundación Bellona, que él mismo fundó junto a un amigo en el año 1986, es un activista ambiental peculiar. Así, a instancia de la Comisión Europea, no vaciló en ir, en el seno de una plataforma de reflexión denominada Zero Emission Plants (ZEP) a un encuentro junto a petroleras como Shell así como también con científicos e industriales, para buscar soluciones al cambio climático. Este noruego no odia ni combate obsesivamente a la industria sino que trabaja con ella, a fin de que produzca combustibles más limpios POR RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. El aire está sucio y alguien debería limpiarlo. Así que Frederic Hauge decidió hace décadas ser el basurero y ahora ha sido elegido héroe del medio ambiente por el semanario Time, al que dice que la sola cosa que me preocupa más que el medio es la apatía de la gente Su proyecto no es atacar ni acabar con nadie sino encontrar soluciones. Hauge, nacido en 1965, es un naturalista noruego comprometido con la preservación del medio ambiente y fundó Bellona en 1986, que en las décadas siguientes se ha granjeado el respeto de muchos en el plano internacional, incluido de la gran industria a la que trata de domesticar. Pese a su largo activismo Hauge tiene poco que ver con otros militantes más visibles y, por ejemplo, por Greenpeace alberga escasas simpatías, son ecologistas de asfalto que han visto muchas veces Bambi dice de quienes atacan la caza de la ballena, tan tradicional en su país, no entienden nada Pero no hay patriotismo interesado en quien ha elegido luchar contra las emisiones en una Noruega, cuyo PIB lo constituyen en un 25 sus ventas de petróleo y gas. Para Hauge toda esta riqueza, más que venenosa, era una gran oportunidad Así que no odia ni combate obsesivamente a la industria sino que trabaja con ella, a fin de que produzcan combustibles más limpios. Habla de la inmensa deuda moral de su pequeño y bonito país de egoístas adictos al petróleo y las posibilidades financieras que tamaños ingre- La industria respeta el modo científico de Haugue y su equipo de 60 expertos, donde hay ingenieros y físicos Textil chino La irrupción en el mercado español, como en otros muchos del mundo, del textil chino, más barato aunque de muy baja calidad, ha influido en ese incremento y en el hecho de que en ciudades como Madrid organizaciones humanitarias como Traperos de Emaús hayan decidido hace tiempo no recoger ropa usada. No tiene salida, porque quien la necesita la puede comprar nueva y a muy bajo precio dicen desde esta organización. Los Ayuntamientos no tienen de momento la obligación de recoger los residuos textiles, pero muchos han suscrito ya acuerdos con ONG y otras organizaciones para que puedan instalar en las calles contenedores en los que depositar la ropa usada, junto a los destinados a papel, cartón y vidrio. En el Plan Nacional Integrado de Residuos para 2008- 2015 se prevé una dotación de contenedores para la recogida selectiva de ropa vieja en la proporción de al menos uno por cada tres mil habitantes. La realidad hoy en día está muy lejos de ese objetivo. Estudios de la Unión Europea concluyen que los ciudadanos comunitarios- -y los españoles no somos una excepción- -nos desprendemos al año de entre 7 y 10 kilos de ropa, lo que ha dado pie a un negocio solidario a escala mundial sobre el que no escasean las críticas. sos por energía producen. Él consigue que una parte revierta en la investigación de combustibles más verdes y aceptables para el medio ambiente. Por ejemplo, Bellona ha conseguido que la compañía de motores y automoción sueca Saab proyecte y lance en Noruega un vehículo que consume bioetanol. Y la industria respeta el modo científico de Haugue y su equipo de 60 expertos, donde hay más ingenieros y físicos que militantes antisistema. Para Bellona, la nueva política medioambiental de la industria debe dirigirse a la captura y almacenamiento de carbono, lo que es una de las tres medidas absolutamente necesarias para cumplir los compromisos y desafíos del cambio climático, junto a la mejora de la eficiencia energética y la investigación intensiva en energías renovables. Recientemente ha sido nombrado por la UE, junto a varios de su equipo, vicerresponsable de la plataforma de renovación tecnológica Zero Emission Platform (ZEP) una iniciativa destinada a desarrollar toda una nueva cultura industrial basada en la creación y aplicación en toda Europa de políticas tecnológicas e industriales sin emisiones o más respetuosas con el medio, que esperan ser ejemplo luego para el resto del mundo. Sus dos colaboradores Paal Frisvold y Beate Kristiansen también fueron incorporados a varios grupos de trabajo de ZEP. Bellona ha contribuido con varias sugerencias concretas a la política climática de la UE y uno de sus miembros, Aage Stangeland, preparó el documento para la reducción de un 56 de emisiones de dióxido de carbono, en la industria energética y de manufacturas europea, para el año 2050. También en la creación de entre 10 y 12 proyectos pilotos para la producción de energía con la captura y almacenamiento de carbono, o el proceso de extracción y conservación del dióxido de forma que no pueda escapar a la atmósfera. En la tradición de Bellona, ZEP da entrada a representantes de la industria como la británico- holandesa Shell, la noruega Statoil, la sueca Vattenfall y la francesa Alstom, así como a un puñado de científicos, junto a representantes de la World Wildlife Fund (WWF) el Climate Action Network (CAN) y Greenpeace. Hauge es conocido por sentarse a tomar café con los ingenieros de la industria y ponerse a buscar soluciones a los problemas, en lugar de mantener discusiones ideológicas, como su proyecto de almacenamiento en el subsuelo de los restos de carbono capturado de la atmósfera. Pero también es capaz de enfrentarse a Moscú y suyo es el informe sobre la contaminación ambiental de la decadente flota nuclear rusa, por la que uno de sus colaboradores rusos fue condenado a prisión por alta traición. Buscar soluciones Frederic Hauge, en uno de los barcos de su organización ecologista BELLONA Más información sobre su organización: http: www. bellona. org